«La música antigua también puede ser para gente joven»

Ensemble ECOS de Sierra Espuña / Miguel Martínez
Ensemble ECOS de Sierra Espuña / Miguel Martínez

Sierra Espuña se prepara para la cuarta edición del Festival de Música Antigua ECOS, que arrancará el día 19

GEMA MORENOMURCIA

Música del Renacimiento, del Clasicismo y el Barroco armonizará en Sierra Espuña durante más de una semana para evocar, en un ambiente natural, un pasado no tan lejano. Bajo la dirección de Jorge Losana, todo aquel que lo desee podrá viajar a otro siglo a través de las melodías de diferentes artistas españoles e internacionales, e incluso de la mano de la gastronomía, así como con actividades turísticas e infantiles. Y es que la cuarta edición del Festival de Música Antigua de Sierra Espuña vuelve este año más consolidada que nunca: nuevos artistas y nuevos espacios, más adaptados al aforo y con mejor acústica.

Es el caso de las componentes del conjunto polaco Quartetto Nero, que repetirá en este festival, protagonizando el concierto de apertura en el Estrecho de la Agualeja el día 19, una zona de difícil acceso pero de inmensa belleza, que permitirá con su quietud que las melodías de Mozart, Kurpiński y Mendelssohn fluyan con la naturaleza y se asienten en un ambiente de reposo y tranquilidad. Este cuidado entorno también se reflejará en el concierto, el día 20, de la soprano navarra Raquel Andueza, quien actuará con vistas al palacio de Alhama de Murcia.

Interesa saber

19 de julio
Concierto de apertura con los polacos de Quartetto Nero en el municipio de Aledo a las 21.30 y 23.00 horas. Entradas agotadas.
20 de julio
La Galanía, Raquel Andueza y Jesús Fernández Baena, en Alhama de Murcia a las 22.00 horas.
21 de julio
Ensemble ECOS de Sierra Espuña en la localidad de Totana a las 20.30 horas.
25 de julio
L'Aquilegia actuará en Librilla a las 21.00 horas.
26 de julio
Serendipia en Pliego a las 20.30 y 21.30 horas.
27 de julio
Early Music Night tocará en la localidad de Mula a las 20.30 horas.

Tratando de buscar un nuevo escenario para el espéctaculo, en el que mejorar la resonancia de las voces, hace un año y medio y casi por casualidad, los organizadores repararon en un manuscrito que había en la parroquia de Santiago El Mayor en Totana. «Estaba expuesto en una especie de museo que tiene la parroquia, pero la gente de allí no tenía idea del valor que posee», explica el director del evento.

«Intentamos hacer un festival lo más sostenible posible. Tratamos de que nuestra huella sea cero»

Fue entonces cuando los expertos de la formación vocal Cantoría, entre los que se encuentra Losana, descubrieron que el libro poseía canciones inéditas y decidieron comunicarlo al Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) para que lo estudiase. Después del análisis de la pieza y de constatar su veracidad, se presentó este mes de julio en un Congreso en Basilea. «Se trata de música que se interpretaba seguramente en el territorio de Alhama o de Totana».

La Ensemble Ecos, una agrupación compuesta por profesionales y estudiantes de música antigua de diferentes lugares de la península, entre ellos Losana, se encargará de interpretar, el día 21 en Totana, aquellas obras del manuscrito de las que se tenía constancia con anterioridad al descubrimiento. Por el contrario, las melodías que se desconocían no se podrán disfrutar aún: «El año que viene queremos presentar una edición crítica en la que podamos explicar de dónde viene esta música y enseñarla por todo el país», afirma el director murciano.

Sin embargo, no todo será íntegramente música antigua, sino que el festival ha decidido, con el fin de animar al público más reticente a conocer este género, incorporar el último día -el sábado 27-, durante la Early Music Night, una sesión DJ que fusione música antigua con otros géneros más actuales como el jazz.

A pesar de no ser música comercial, según asegura el organizador, el festival se vive con especial interés desde el primer año y ha tenido muy buena acogida, tanto por los vecinos como por los melómanos de la Región, e incluso a nivel internacional: «Hay muchos extranjeros que veranean en la costa y se sienten atraídos por esta diferente oferta musical». Según Losana, la cita no tiene un público específico, sino que atrae a gente muy diversa y de todas las edades: «La música antigua también puede ser para gente joven», asegura.

Aunque aún se pueden reservar entradas -los conciertos son gratuitos-, la mayoría de actuaciones ya han completado su aforo. Y es que, aunque este año se haya aumentado el número de localidades, estas no dejan de ser muy limitadas: «Intentamos hacer un festival lo más sostenible posible. Tratamos de que nuestra huella medioambiental sea cero realizando actividades pequeñas». El festival pretende así incentivar el gusto por esta música, a la vez que pone en valor el paraje en el que se celebra: «Esperamos que la gente disfrute del ambiente y conozca mejor el patrimonio que tiene Sierra Espuña».