Lole Montoya: «Lole y Manuel abrió el camino»

La cantaora sevillana Lole Montoya. / silvia sánchez
La cantaora sevillana Lole Montoya. / silvia sánchez

La cantaora, mitad del legendario dúo con Manuel Molina, actúa el sábado en el festival de San Pedro del Pinatar

ANTONIO RIVERA MURCIA

Lole Montoya (Sevilla, 1954) renovó el flamenco en los años setenta como integrante del dúo Lole y Manuel, y sigue en activo tras cuatro décadas en los escenarios. La cantaora, reconocida como una de las más importantes voces del flamenco, participará el sábado en el XXIII Festival de Flamenco de San Pedro del Pinatar.

Tome nota

Dónde
Parque de la Aduana. San Pedro del Pinatar.
Cuándo
Sábado 14 de julio a las 22.30 horas.
Precios
20 euros la entrada anticipada. 22 euros en taquilla.
Completan
El Cabrero, 'Potito' y Alba Heredia.

-Hemos conocido a la Lole Montoya que era la mitad de Lole y Manuel; también a la reconocida con el título de Patriarca Flamenco, que fue, por primera vez, Matriarca, en la Cumbre Flamenca de Murcia; y a la Lole que ponía su voz a temas de Sinatra. ¿Qué Lole Montoya es ahora?

-He estado muy abierta a todo tipo de cosas. Cuando yo era una niña adolescente, ya se oía a Manuel de Falla en la radio, y siempre decía «ay, qué bonito». Yo era una cría, pero se me quedaba en el oído. Y después, con lo de Sinatra, hice canciones como 'Something stupid', que se oían tanto por la radio, también canciones románticas muy bonitas... Entonces, si me dices que qué Lole soy ahora, te contesto que la misma, la que ha crecido con eso.

«El nuevo flamenco lo hizo Lole y Manuel, eso lo puedes poner bien grande»

-¿Y qué vamos a ver en el festival de Flamenco de San Pedro del Pinatar? ¿Qué tiene preparado?

-Allí haré flamenco: las cosas que yo hago. Algunas alegrías de Cádiz, pero un poco especiales, muy musicales. Usamos tiempos de alegrías, van a ritmo de alegrías, pero con otra forma, como muy poética. También metemos algún tipo de bulería lenta, y bulería tradicional como 'Romero verde' o 'El regalo', que ya hice con Vicente Amigo. En fin, un poco de todo. Haremos unos tanguitos donde metemos algún estribillo como introducción árabe, que también lo aprendí cuando era muy chiquitilla, cuando era adolescente. La música que se hace en Egipto, concretamente. Y también poemas muy especiales. Todo eso, desde chica, lo he vivido yo en mi casa. Y hombre, cuando ya he sido mayor, lo he podido expresar.

-El último de sus discos es 'Metáfora', de 2008. Ha pasado una década, ¿hay planes de sacar otro?

-Sí, me gustaría. Aunque ten en cuenta que en la situación de hoy día, y desde hace ya muchos años, todo lo tiene que poner el artista. Se ha vuelto muy costoso, ha cambiado tanto la situación del mercado discográfico... Pero siempre es bonito sacar un disco. A la gente le gusta, y es una conexión a la hora de las galas, ¿no? Tener un disco en la calle. Al público le gusta tenerlo.

«Las discográficas sacan lo que les interesa a ellos, nada más. Ahora todo lo pone el artista»

-¿Encuentra más problemas ahora para sacar un disco que cuando empezó su carrera?

-Claro, claro. Nosotros, como Lole y Manuel, antes hacíamos la música, el disco, y lo ensayábamos. Y una vez que teníamos el material, las puertas estaban más abiertas. Era otro tiempo. Es lo que te digo, ha cambiado todo tanto...

«El flamenco se lleva en la sangre; es una expresión del pueblo gitano y del pueblo andaluz»

-¿De qué tipo son esos problemas? ¿Financieros? ¿De promoción?

-Sí, de todo. Tú estarás enterado de lo que está pasando. Las casas discográficas sacan lo que les interesa a ellos, y ya está. Nada más.

-Tuvo unos padres que hicieron del flamenco su vida, Juan y Antonia; un marido en el flamenco, y Alba (Molina), su hija, que también está ahí. ¿El flamenco hay que llevarlo en la sangre?

-Sí, sí. Hombre, hay otra gente que aprende, pero no es igual. Eso es como lo de Mariah Carey, o Whitney Houston: ellas lo llevan. Pues, con el flamenco, lo mismo. Además, el flamenco es un poco especial, en los ritmos, la expresión... Mis padres vienen de cantaores y gente de arte.

-¿Entonces se puede aprender, pero no del todo?

-No, «no del todo» no. El flamenco es una expresión del pueblo gitano, y del pueblo andaluz; es, como yo diría, netamente del pueblo gitano (risas). Ya te he dicho, un negro canta de una manera, y un gitano igual. Y lo hace con un sentimiento que en otras personas no está. Es lógico, ¿no? Si yo hubiera nacido en Londres, pero resultase que mis padres son gitanos, lo llevaría en la sangre. Hay también gitanos que no saben tocar ni las palmas, gente muy sosa. Hombre, no hay regla sin excepción; pero de eso hay muy poco.

-Se le reconoce como una de las figuras de lo que en su momento fue el nuevo flamenco -no en vano el primer disco de Lole y Manuel se tituló 'Nuevo día'-. Ahora que el suyo está perfectamente consolidado, ¿surgen otros nuevos flamencos?

-Bueno, mi opinión personal es que Lole y Manuel abrió ese camino, para que otros pasaran. No sé si hay otro nuevo flamenco, pero yo me quedo con lo que tú has dicho. Ya está consolidado, y es como decía Manuel, «nuestro pa' nosotros». Pero, la verdad, aquello marcó una época, hasta ahora. Hombre, a la gente joven le gusta, quieren meter cosas nuevas en la música y, de hecho, tienen su estilo. Pero ya, si es nuevo o si es viejo... No sé qué decirte. Yo no quiero etiquetar; pero eso sí, Lole y Manuel abrió el camino.

-Se dice de su nuevo flamenco que, por primera vez, estaba enfocado a un público no exclusivamente flamenco. ¿Aún hace falta falta apertura en el flamenco?

-Cuando te digo que Lole y Manuel abrió la puerta, la abrió así. Lo llevábamos ya [el flamenco] a otros públicos. Eso no lo ha hecho nadie. Lole y Manuel es antes que Camarón en ese aspecto. Después, Camarón empezó a cantar otras cosas, como García Lorca, pero hasta entonces hacía cante tradicional con Paco de Lucía; eso era puro. Pero el nuevo flamenco lo hizo Lole y Manuel, ellos mismos lo decían. Eso lo puedes poner bien grande.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos