Jazzazza se consolida con la grabación del primer disco en directo en Murcia

Jota Baeza, gerente de Jazzazza, en el interior del local donde han dejado su huella músicos como Jerry González, Javier Colina y Jorge Pardo. / enrique martínez bueso
Jota Baeza, gerente de Jazzazza, en el interior del local donde han dejado su huella músicos como Jerry González, Javier Colina y Jorge Pardo. / enrique martínez bueso

Enric Peidro Swingtet, con Glenn Crytzer, se enfrenta al reto en acústico y con público los próximos 8 y 9 de febrero en el club de jazz de Algezares

JAM ALBARRACÍN MURCIA

Los próximos 8 y 9 de febrero tendrá lugar en Jazzazza, el club de jazz ubicado en Algezares (Murcia), la grabación en directo de un disco de Enric Peidro Swingtet. Pero más allá de la indiscutida calidad del 'ensemble', que vendrá con invitados de la talla del guitarrista norteamericano Glenn Crytzer, o de la condición de iniciativa pionera en la Región de Murcia, al menos en el ámbito del jazz, esta grabación supone la consolidación de Jazzazza dentro del circuito nacional de clubes.

Un espacio que cumple 15 años desde su apertura en 2004 y en el que han dejado su huella músicos de la talla de Jerry González, Larry Martin, Walter Malosetti, Roberta Piket, Ignasi Terraza, Javier Colina, Jorge Pardo, Perico Sambeat, Scott Hamilton, Raynald Colom, Greg Osby o Mark Turner, entre otros. Con este disco, que se grabará completamente en acústico y con público «no solo para conseguir resultados óptimos en la grabación sino también para preservar la pureza de la música», asumen una vieja tradición de la historia del jazz, la de los discos en directo en clubes, lo que le equipara con referentes nacionales como el Jamborée, de Barcelona, o el Café Central, de Madrid. Por no acudir a legendarios como el londinense Ronnie Scott's, el californiano Lighthouse o el mítico neoyorkino Blue Note. «Con respecto a lo de ser pionero, lo mejor es aparcar los egos y disfrutar con lo que haces», señala a 'La Verdad' Jota Baeza, gerente del jazz club junto a su hermano Alejandro. «Creo -continúa- que está más relacionado con la trayectoria y el trabajo hecho. Llega un momento en que hay que ampliar metas y enfrentarse a nuevos retos, proyectos que te hagan crecer e ilusionarte y cuando te entiendes y hay buena química con músicos en los que crees, las cosas fluyen y surgen este tipo de proyectos».

Jazzazza es un club de jazz a la vieja usanza. Un local con sabor a madera, donde se respira jazz ya desde la entrada y donde los conciertos se degustan con esa placentera singularidad que tiene enfrentarse a escasos metros a un contrabajo, apreciar cómo se inflaman los carrillos del trompetista, cómo acarician los platos las escobillas. Desde un túnel proustiano cinematográfico -que no real, obviamente-, casi se puede notar el aroma de los cigarrillos. Es jazz, amigo. Tócala otra vez. «Cuando abrimos el local -advierte Jota- las intenciones eran muy modestas, con lo cual están más que superadas, sobre todo en lo emocional. Es cierto que el jazz seguirá siendo minoritario y no conozco a ningún colega de otros clubes que se haya hecho rico programando conciertos de jazz. Pero uno nunca imaginó que Juan Claudio Cifuentes, 'Cifu', pudiese estar en Jazzazza presentando un festival. Imagínate si están satisfechas las expectativas».

«En Murcia hay público para el jazz, nuestra labor es hacerlo atractivo con una buena programación»

Momentos vividos

A Jota, amante de la música por encima de todo, se le ilumina la mirada cuando recuerda algunos momentos vividos en su club. «Ha habido muchas noches mágicas, cientos de anécdotas. Quizá el concierto que más recuerdo fue el de Greg Osby, una leyenda norteamericana que comenzó hace más de 30 años a fusionar el jazz con el rap y la cultura urbana. Tampoco puedo olvidar la personalidad envolvente de Jerry González, su carisma y entrega, era pura música, puro ritmo. No sabía estar quieto ni cenando, todo el rato marcando con las manos o los cubiertos sobre la mesa, como si fueran unas tumbadoras». Tampoco faltan aquellos tocados por el factor emocional. «También recuerdo que el día que falleció Bebo Valdés actuaba Javier Colina en Jazzazza y claro, estaba tocado, eran grandes amigos, juntos habían grabado varios discos como el célebre 'Lágrimas negras'. Esa noche se le dedicó el concierto a Bebo».

«Llega un momento en que hay que ampliar metas y enfrentarse a nuevos retos que te hagan crecer»

Baeza, quien considera que «hay público en Murcia para el jazz, nuestra labor es hacerlo atractivo con una buena programación», nos acerca a la figura del Enric Peidro Swingtet. «Enric Peidro es un pedazo de músico, con un sonido que recuerda a los más grandes saxos clásicos, como Lester Young o Ben Webster. Además, es un gran líder, capaz de rodearse de grandes músicos y poner en marcha una maquinaria tan compleja como son las personas y sacar lo mejor de cada una de ellas. Una locomotora del jazz. Con Glenn Crytzer como invitado, disfrutaremos de un octeto de lujo, que nos hará viajar en el tiempo a los clubes neoyorkinos de los años 50».