Crudo Pimento: «La idea era hacer un disco de música popular, algo que se pueda cantar»

Inma Gómez y Raúl Frutos son Crudo Pimento. / inma g. pardo
Inma Gómez y Raúl Frutos son Crudo Pimento. / inma g. pardo

El dúo murciano formado por Raúl Frutos e Inma Gómez entrega un cuarto álbum en el que por vez primera hay espacio para la influencia anglosajona

JAM ALBARRACÍN MURCIA.

Un caballo muerto, con el singular trazo del murciano Cascales -responsable del arte de todos sus discos-, nos saluda desde la portada de 'Pantame', el cuarto álbum de Crudo Pimento. El insólito imaginario sonoro del no menos inaudito dúo formado por Raúl Frutos e Inma Gómez va a deparar sorpresas en su nuevo trabajo, que presentarán en el festival Warm Up Estrella de Levante el sábado 4 de mayo. Se sigue manteniendo su peculiar mezcla de tradición y experimentación, sus temáticas de oscuridad, muerte y desolación, así como la negritud y el ritual antillano. Pero el flamenco gana terreno y por primera vez entra en juego lo blanco, lo anglosajón. El blues pierde presencia y aparecen las melodías pop. Pop con muchos matices. El pop según Crudo Pimento.

Un disco registrado en Nueva York y con la novedad de un productor ajeno al grupo (Marco Buccelli). «Fue una experiencia estupenda. Nueva York es cultura por todos lados, nos fuimos una semana antes, para adaptarnos a la ciudad y para disfrutarla. Desde el Bowery con el nacimiento del punk hasta el Bronx y Queens, con el hip hop», confiesa Inma. «Ha sido un sueño doble, por la parte cultural y por poder trabajar con alguien como Marco, que es un ciclón. Un tío que está dentro de la escena del free jazz, del hardcore, de la música experimental... Para nosotros estar en contacto con esa gente es una pasada. Después nos hicieron cumplir otro sueño, si cabe, que fue presentar el disco en Nueva York, hicimos un 'listening' para compañías discográficas y periodistas en el mítico Warsaw», añade Raúl. ¿Quiere decir esto que el disco se va a editar allí? «Pues están mirándolo en la compañía, porque a raíz del concierto del Warsaw y también de una reseña que apareció en 'Pitchfork' -la biblia musical digital los ha puesto por las nubes-, parece que hay interés y se va a intentar distribuir».

Decía en la introducción que el blues ha perdido protagonismo y que por primera vez lo anglo pide paso. «Sí, quizás un poco, aunque tampoco ha sido premeditado. La idea para este disco era quitarnos muchos sambenitos, desde el blues hasta la música experimental, y hacer un disco de música popular. Un disco que se pueda cantar, de ir a la melodía y al 'groove' puro y duro. Y por esa parte, quizá tengas razón y tienda un poco más a lo anglosajón o a lo que significa pop. Intentar que cuando escuchas una canción, esa melodía tenga un gancho. No sé si lo hemos conseguido, pero es una buena apreciación», admite Frutos.

«Tenemos un sistema curioso de autosampling: nos grabamos y después los temas se cortan y sobre ellos volvemos a grabar»

La canción 'D.E.L.L.A.S.' es un homenaje a De La Soul, pioneros del rap melódico. ¿Son 'samples' suyos lo que suena? «Es un homenaje a De La Soul y a J Dilla, pero en este disco no hay ningún sampler externo. Tenemos un sistema curioso de 'autosampling': nos grabamos temas enteros y, una vez grabados, se cortan en trocitos muy pequeños y por medio de un proceso casi de orfebrería vamos generando 'loops' y volvemos a grabar encima de ellos. Es un proceso de retroalimentación muy raro, pero mola», explica Raúl. Crudo Pimento son singulares hasta para el uso del sampler.

Que 'Pantame' sea el disco más abierto y melódico de Crudo Pimento no quiere decir que se trate de un disco de lo que habitualmente entendemos como pop, ni de un trabajo amable. Hay menos infierno, pero del purgatorio no se libra nadie. Las letras lo delatan. «Normalmente las letras son improvisadas, es ponerse delante del micrófono y empezar a lanzar frases y luego seleccionar. Claro, después atamos cabos y nos damos cuenta de que hacen referencia a cosas bastante duras que hemos pasado estos dos últimos años. Referencias una vez más a la muerte, al dolor, a la destrucción y a cosas no demasiado luminosas, precisamente. Yo qué sé... [Raúl se encoge de hombros como diciendo: el subconsciente es así].

Hay una historia bien curiosa con respecto a 'Con sangre de quien te ofenda', la canción que abre el disco tras la intro inicial, donde se mezclan elementos clásicos en Crudo Pimento como flamenco, rock, blues y negritud con esa improvisación señalada. «Ese tema originalmente tenía una letra en inglés así muy oscura, pero pasó algo en el estudio. Fue el último tema que registramos y faltando 45 minutos para terminar el último día de grabación, Marco, el productor, me dijo que el texto le sonaba como a letra tonta de Brian Adams. E Inma, para acabar de arreglarlo, añadió que a ella le sonaba a Bon Jovi [Inma sonríe: «a mí tampoco me gustaba»]. Claro, me pillé un rebote importante. Me salí a fumar un cigarro, me di una vuelta por Brooklyn, y cuando quedaban unos minutos para terminar, le dije a Marco que borrara la pista de voz y me puse a improvisar unos fandangos tradicionales, que había escuchado en peñas flamencas. Se grabaron en cinco minutos y así se quedaron. Fue fruto de la casualidad».

-'Pantame', la canción, recuerda un tanto a Mano Negra.

-Admiramos a Manu Chao y en cada disco fantaseo con colaborar con él. Se le ha ridiculizado como ejemplo de perroflauta, pero la gente no es consciente de lo que fue Mano Negra. Fueron el 'do it yourself' total.