Nito: «La fórmula de la Coca-Cola ya está inventada, otra cosa es con qué la combines»

Nito, en una imagen reciente. / KIKO ASUNCIóN
Nito, en una imagen reciente. / KIKO ASUNCIóN

El músico y periodista murciano solventa su primer trabajo con diez trallazos de aquello que gustaba a Mick Jagger: es solo rock'n'roll, pero...

JAM ALBARRACÍN

Llevaba un tiempo dándole vueltas. Tocando con su banda -Paco Espada (bajo), Quike Ruiz (teclados) y Gushy Drums Alcaraz (batería)- en garitos e hipotecando su tiempo libre en el local de ensayo. Y por fin es una realidad. Me refiero a 'Haciendo rock'n'roll', el álbum de debut de Nito. Lanzado a través de la colección 'Apoya tu escena', del diario 'La Verdad', y que se puede adquirir a un precio más que razonable (2,95 €) con un ejemplar del periódico durante todo este fin de semana. Un disco producido por Miguel Bañón, que cuenta con la colaboración de Pájaro y cuyo título es toda una declaración de principios: se trata de diez canciones de puro rock'n'roll, con base en el blues y derivaciones hacia el surf o el pop-rock. Nito, periodista y compañero de 'La Verdad', explica el porqué de sus peinados.

-'Haciendo rock'n'roll'. Las cosas claras desde la parrilla de salida.

-Sí. Nosotros venimos un poco del blues y en el disco hay mucho blues, pero al final las canciones hacen que sea un disco de rock'n'roll. A fin de cuentas el blues es el padre del rock'n'roll, la base de todo.

-Llevaba ya unos años tocando y componiendo. ¿Por qué ahora?

-Llevo tocando desde los 14 años, dando conciertos desde que era jovenzuelo, siempre liado con la guitarra. Pero hubo un tiempo en que, aunque seguía tocando en casa, me alejé un poco de la música para centrarme en mi trabajo. Luego hubo un punto de inflexión, porque pasé una época algo jodido, y después de salir de ese bache fue el momento de decir: 'Voy a retomar esto'.

-Y se puso manos a la obra.

-Sí, Gushy [el baterista] y yo decidimos desechar lo anterior que teníamos y hacer canciones nuevas, empezar de cero. Todos los domingos de noviembre, diciembre y enero [2017-18] nos íbamos a la playa, a Mazarrón, con alguna idea en la cabeza para trabajarla y convertirla en canción. Nos volvíamos con una maqueta de una canción grabada. De ahí salieron unas veinte canciones, de las cuales diez son las que están en el disco.

-El disco está producido por Miguel Bañón (Los Marañones, etc.). ¿Buena sintonía?

-Muy buena onda. Llamamos a Miguel porque es un musicazo de aquí y siempre habíamos sentido cierta admiración por su trabajo y su trayectoria profesional. Los primeros días de estudio llegamos con un concepto erróneo. Entramos con la idea de grabar un disco en directo a trío, sin más arreglos, algo muy crudo. Pero las canciones pedían más instrumentación, arreglos... aunque la base sí está grabada en directo. Miguel conoce a la perfección el blues y el rock'n'roll. Los coros que ha metido son impresionantes.

-El sonido es de vieja escuela, pero hay creación, no recreación.

-Si es que, como dijo aquel, la fórmula de la Coca-Cola ya está inventada. Luego depende de con qué la combinas. Nuestro estilo es clásico. Estuvimos preparando los temas durante diez meses en el local de ensayo, pero, sin embargo, muchos de los arreglos del disco se nos fueron ocurriendo sobre la marcha, en el estudio. Es un estilo clásico pero con la idea también de crear un sello propio. Que lo escuches y digas: es rock'n'roll pero suena a Nito.

-En la canción 'Cabaret' colabora Andrés Herrera 'Pájaro', gran guitarrista sevillano y uno de los músicos más apreciados por la crítica. ¿Cómo surge esta colaboración?

-Somos buenos amigos. Es un músico del que me mola mucho su sonido western y su forma de tocar. Lo conocí ya con sus discos en solitario, no como guitarrista de Silvio, Pata Negra o Kiko Veneno. Fuimos a verlo a un concierto en Cox, estuvimos charlando con él y a raíz de ahí empezamos a entablar una buena amistad. Acabamos hablando casi todas las semanas y tocando la guitarra por Skype. El tema en el que toca salió a última hora. Esa noche le llamé y le propuse que grabara, porque pensaba que la canción le iba muy bien, y me dijo que sí. La colaboración es espectacular, lo que hace con la guitarra es acojonante. Aparte, él en el fondo es flamenco y aquí no toca una guitarra eléctrica, sino flamenca. Es un tema muy gypsy jazz, con un toque Django Reinhardt.

Sexo, guitarras y rock'n'roll

-Mis preferidas creo que son 'Haciendo rock'n'roll', 'Cabaret' y 'Muérdeme'.

-Las canciones al final son un poco conversaciones con uno mismo. Ninguna letra está pensada para ser lo que acaba siendo. Son textos que salen en el momento. 'Muérdeme', por ejemplo, es una historia de adicciones. Y 'Haciendo...' es justo eso. Al final se trata de reflejar vivencias y pensamientos.

-Rock, guitarras y sexo. Buena mezcla.

-Pero es que el sexo siempre está en el rock'n'roll. El R'N'R es gamberro por naturaleza y esto es R'N'R. Y también te permite hablar de lo que está prohibido, de lo que nadie se atreve a decir. Normalmente, le escribes una canción a una chica y es 'cuánto te quiero, cuánto te echo de menos'. Eso se puede decir con otras palabras y con otro tono más atrevido y canallesco.

-No es el típico disco de guitarrista que abrasa con sus largos punteos. Miedo me daba.

-No, porque estamos hablando de una banda. Aunque la estética sea de solista, al final Nito es una banda. Es un disco de canciones, no de punteos.

-¿Dónde encaja Nito en la escena musical murciana? Mire que aquí (casi) toda la huerta es orégano indie.

-Porque es lo que está de moda. Al pop-rock ahora se le llama indie, pero para mí no lo es. Indie es lo realmente independiente, lo que no suena en la radio, lo que escuchan solamente unos pocos. En Murcia hay muchos grupos buenos de todos los estilos y para todos los gustos. Nosotros encajamos donde nos llamen.

-¿Qué le parece la colección 'Apoya tu escena?

-Creo que es una iniciativa que fomenta la música murciana, más que buena, y me parece necesaria.