«Faltan referentes femeninos»

Julia Torres (i) y Sofía Ortigosa, durante el ensayo de su concierto, el pasado miércoles en la Muralla de Verónicas. / vicente vicéns / agm
Julia Torres (i) y Sofía Ortigosa, durante el ensayo de su concierto, el pasado miércoles en la Muralla de Verónicas. / vicente vicéns / agm

El «folk experimental» de Komorebi ganó el certamen CreaMurcia Otras Tendencias

NATALIA BENITO MURCIA

A pesar de la riqueza del castellano, existen palabras apasionantes en otros idiomas que no tienen traducción exacta. Como la 'saudade' portuguesa o el 'wanderlust' alemán. Otro de estos términos es 'komorebi', una palabra japonesa con la que se identifica «la luz del sol cuando se filtra a través de las hojas de los árboles». Así lo explica Julia Torres (Murcia, 1988), la mitad del dúo Komorebi. Sin embargo, alejadas de teorías filosóficas trascendentales, el porqué de su nombre responde a algo más simple: «Encontramos esta palabra y nos gustó su significado, no tenemos contacto con la cultura japonesa», explica Sofía Ortigosa (Murcia, 1987), el otro cincuenta por ciento de la formación que inauguró con un concierto, en la Muralla de Verónicas, el ciclo Miércoles Más Jóvenes, una nueva propuesta del Ayuntamiento de Murcia para dar a conocer el talento joven murciano y de paso amenizar y refrescar las noches de los miércoles de julio y agosto a través de un concierto al aire libre -cada semana en un emplazamiento diferente de la ciudad- y la posterior degustación de un dulce granizado de limón.

Como aquellos niños que acudían de forma intuitiva, según cuenta la leyenda, a la melodía de la música del Flautista de Hamelín, decenas de espectadores, jóvenes y no tan jóvenes, se reunieron en torno a los restos de la muralla para descubrir el vibrante sonido de Komorebi, que las artistas definen como «folk experimental», junto a otros seguidores, conocedores del espectáculo. Este dúo formado por Julia y Sofía -no son ese grupo francés compuesto también por dos jóvenes mujeres que aparece al buscar Komorebi en Youtube- ganaron, el 29 de junio, el certamen CreaMurcia en la categoría Otras Tendencias, tras vencer a los finalistas Quía, Alberto García y Hike.

Amigas y violinistas desde hace más de dos décadas, decidieron probar más allá de la música clásica hasta llegar a este proyecto nacido en 2016 en el que los violines -acústico y eléctrico- comparten protagonismo con otros «juguetitos», como define cariñosamente Julia a los sintetizadores, loops, pedales, shakers, panderetas Y ukeleles, además de sus voces.

«Aunque ahora mismo suenan más el indie y el pop, la gente tiene ganas de escuchar algo diferente»

Julia y Sofía miran la música con cariño y desde una perspectiva optimista. Compaginan su labor artística con su trabajo en los campos de la física y la medicina, y consideran que hay espacio suficiente para propuestas de su estilo en la Región: «Aunque ahora mismo suenan más el indie y el pop, la gente tiene ganas de escuchar algo diferente». No obstante, puntualiza Sofía, «no es algo que nos haya preocupado a la hora de crear». Con sueños humildes, ven la posibilidad de vivir de la música como una quimera y sería todo un éxito para ellas poder realizar conciertos fuera del país y viajar con su proyecto. Actualmente están trabajando en el lanzamiento de su primer EP, que esperan que salga pronto a la luz.

Iniciativa y compromiso

Ganadoras en un certamen claramente dominado por la presencia masculina, puesto que de doce formaciones que llegaron a la semifinal solo dos de ellas -Komorebi y Orégano- contaban con mujeres, han puesto su granito de arena en el impulso de la creación artística femenina en diferentes ámbitos como música, moda, danza o artesanía con el evento MAM de mujeres artistas, realizado en el espacio alternativo La Postiza (Monteagudo), junto a la bailarina Begoña Ruiz y Aurora Pina -con quien realizaron un espectáculo conjunto- y que ya lleva dos ediciones. Aunque no cree necesario «ir constantemente con la bandera del género, reivindicando», Sofía explica que en ocasiones «sí ha sentido la necesidad de tener que demostrar algo más por el hecho de ser mujer». No obstante, confía en que llegará un momento en el que no hagan falta estas iniciativas y que, aunque «no hay suficientes» referentes femeninos en la música, pronto «las chicas jóvenes comenzarán a tocar la guitarra y no será algo raro», coincide en afirmar el dúo.

Temas

Murcia

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos