'Amaiers' frente a la lluvia

Primeros compases del festival, con público hasta la bandera en el escenario Warm Up. / JAVIER CARRIÓN/ J. CARRIÓN

Entre chispeos y chaparrones, jóvenes y familias lucieron buenas caras y camisas hawaianas

NATALIA BENITO MURCIA

Minutos antes de las seis de la tarde, en La Fica, la mirada, más que dirigida al escenario, estaba en el cielo: ¿Lloverá, no lloverá? De momento, chispea. «No lloverá, porque estamos en Murcia, ya sería mala suerte», se atreve a vaticinar David a su grupo de nueve amigos, siete de ellos procedentes de la Región, que han animado a Elena, madrileña, y Alejandro, de Sevilla: «Esperamos mucho del festival, nos gustaría ver a La Casa Azul, que son increíbles en directo y han sacado un discazo, y a 2ManyDjs, y mañana a Axolotes Mexicanos, además de descubrir nuevos grupos», explican tomando cervezas. Ya de noche, la lluvia reaparecería.

Los que no han querido perderse ni un solo minuto del Warm Up han sido los 'Amaiers'. Algunos de los fans incondicionales de la ganadora de OT 2017, Amaia Romero, hicieron cola desde mediodía para poder coger sitio en primera fila del escenario Warm Up, donde la pamplonense realizaría su esperada aparición a las 20.50 horas. Desde Madrid, Mallorca y Barcelona llegan Joana, Ester y Ana, quienes, junto a siete amigos, no han dudado en acercarse al Warm Up ante esta oportunidad de disfrutar de la artista, justo el día que había publicado su nuevo sencillo 'Relámpago': «Nos ha encantado, por supuesto». Y todos cumplieron el sueño de ver juntos a Amaia, Carolina Durante y al murciano Marcelo Criminal -uno de los primeros en actuar-, interpretando el éxito 'Perdona (ahora sí que sí)'.

Punto violeta
Por primera vez, se dispone de este espacio destinado a concienciar sobre la violencia sexista y a prestar ayuda y atención en posibles agresiones.
Pulseras para niños
Los más pequeños, que no pagan entrada, cuentan con una pulsera en la que llevan el número de teléfono de sus padres o acompañantes escrito. Por si se pierden.
Degustaciones gratuitas
Se pueden probar variedades de sidra The Good Cider y ginebra Gordon's.
Ecovidrio
Concienciando de la importancia de reciclar, Ecovidrio realiza fotografías a los asistentes comprometidos con la causa.
Consumir sin acercarse a la barra
Cargados con mochilas y un grifo, algunos empleados se pasean por las filas más cercanas al escenario, para poder recargar el vaso sin alejarse del concierto.

Los precios de las consumiciones, pese a ser similares a la media en estos festivales, siempre duelen. Este año, los chupitos valen 1 Tuent -2,5 euros-, lo más barato es el agua, a 0,5 € el Tuent, y las copas a 3 y 3,5 Tuents.

Durante la tarde el cielo respetó y permitió una entrada ordenada y sin altercados. «¿Se pueden meter paraguas?», preguntaban los asistentes. «Si son pequeños, sí», respondían desde la organización. Pero al mal tiempo, buena cara y camisas hawaianas, como las de Paul, de Sunderland (Reino Unido), y el resto de sus amigos: «Siempre vestimos igual en los festivales, porque así es más fácil encontrarnos». Encantados por el ambiente murciano, cuentan que vinieron principalmente a ver a los cabeza de cartel, Two Doors Cinema Club. Seguidoras de los irlandeses también son Noe, Violeta, Ramón y Cris, de Orihuela, Zaragoza y Valencia, que han encontrado en el Warm Up Estrella de Levante la excusa perfecta para volver a verse las caras.

Su primer Warm Up

Con la dulce voz de Zahara y el cielo dando tregua, el Warm Up ya gozaba de un ambiente envidiable al final de la tarde. Público de todas las edades decidiendo cuál será la próxima parada. Entre concierto y concierto, curiosos se acercan a visitar las últimas novedades en moda y complementos de marcas regionales y nacionales como Las Culpass, Bamboos o Pintaderas. Otros andaban probando suerte en el 'stand' que Clipper, en el que, simplemente con tirar de la ruleta, se pueden ganar diferentes premios de la marca conocida por sus encendedores. La ginebra Gordon's y The Good Cider, sidra de manzana con diferentes sabores afrutados, ofrecen degustaciones gratuitas de sus productos solo con acercarse al puesto.

Los que disfrutan de lo lindo de los conciertos en sus primeras horas son los más pequeños. Teo, de 15 meses, con unos cascos de protección auditiva sobre sus orejas, baila cogido de su madre, Beatriz. «Nos han dejado meter su comida y le han puesto una pulserita con nuestro número de teléfono, está todo muy bien organizado», asegura sobre esta edición, de momento sin decepciones -solo la lluvia, que reapareció por la noche- y la mejor noticia: «Todo funciona como otros años». Hoy, nueva oportunidad para bailar y dejarse llevar. Por la música. Y todo lo demás.