Rubén Blades: «Aferrarse al pasado no tiene sentido»

Rubén Blades actúa esta noche en Cartagena. /LV
Rubén Blades actúa esta noche en Cartagena. / LV

El festival La Mar de Músicas arranca con el concierto de todo un referente de la música latina gracias a temas como 'Pedro Navaja'

NATALIA BENITO MURCIA

«La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida», dice a ritmo de salsa la canción 'Pedro Navaja', a la que Rubén Blades (Panamá, 1948) ha puesto voz innumerables veces y presumiblemente así lo hará esta noche en Cartagena, en el Auditorio Parque Torres, a las 23.00 horas. Su concierto es hoy el plato fuerte de la jornada inaugural de La Mar de Músicas. El artista asegura a 'La Verdad' no haberse cansado del tema que tantas alegrías le ha dado, el más emblemático quizás de una amplia trayectoria dedicada a los ritmos latinos, con más de 200 composiciones propias.

Con una larga lista de proyectos en los que explorará diferentes estilos y continuará con su faceta interpretativa, y una posible candidatura a la presidencia de Panamá en 2019 que no confirma -anteriormente fue ministro de Panamá-, el definido por la prensa como «intelectual de la salsa» tratará de hacer mover las caderas al público cartagenero junto a Robert Delgado y su Salsa Big Band.

«Sin oportunidades nada ocurre. Sin salud, nada ocurre. Sin la colaboración de muchos que ayuden, nada ocurre» | «Jamás me desespero por cosas que no puedo controlar. Trato de utilizar mi tiempo de manera efectiva, siempre lo hice»

-El año pasado anunció que dejaba las giras de salsa pero el Grammy a Mejor Álbum le hizo cambiar sus planes. ¿Cree que encontrará el momento de dejar apartada la salsa?

-No es «dejar apartada a la salsa». Eso suena a renunciar por molestia y eso no es lo que me ocurre. Cuando uno llega a los setenta tiene que empezar a organizar el tiempo porque los meses transcurren con mayor rapidez y hay cosas que aún quisiera intentar. En 1969 grabé mi primer disco de salsa. Creo que hay un trabajo hecho, después de 49 años. Mientras tenga salud y oportunidad para hacerlas, intentaré otras cosas.

-Ha dicho usted, tras recibir el Grammy, que la salsa recibe una nueva y considerable atención, ¿por qué lo siente así ahora?

-El Grammy a Mejor Álbum del año no se le había concedido nunca a un disco de salsa. Eso hace que de pronto se le otorgue más atención al género. No es el momento para desaprovechar esa oportunidad.

-¿Quiénes son ahora mismo, además de usted, los grandes impulsores de la salsa en el panorama musical?

-El gran combo de Puerto Rico, Papo Lucca y la Poncena, Oscar de León, Victor Manuel, Gilberto Santa Rosa, Willie Colon, Conjunto Niche, Marc Anthony, Tito Nieves, Tito Rojas, Willie Rosario, Roberto Roena, Bobby Valentin... hay muchos y muy buenos. Pero el repertorio que estamos presentando con Roberto Delgado es mucho más ecléctico en cuanto a la oferta musical.

-Revolucionó el movimiento de la salsa en Nueva York, ¿qué recuerda de ese tiempo?

-Fue un periodo difícil porque no a todo el mundo le gustaba lo que hacía. Había mucha resistencia hacia el contenido de mis letras. Pero fue un periodo excepcional en la música. Los grandes estaban en su apogeo, algunos como Ismael Rivera, Héctor Lavoe, Ray Barreto, Eddie Palmieri, Richie Ray, Celia Cruz, y muchísimos más. En el jazz, Miles Davis, Woody Shaw, Max Roach, Oscar Peterson, Billy Taylor, Dizzie Gillespie, Dexter Gordon... fue un placer continuo el vivir y trabajar en esas décadas.

-Gabriel García Márquez le definió como «un cronista» de su generación más que un cantante ¿ya no se cuentan historias con la música?

-Claro que sí, solo que quizás la radio o la gente no les presta atención.

-En su vida, ¿hay espacio para la nostalgia?

-La nostalgia, como la sensación de algo que se ha perdido y solo puede regresar a través del sentimentalismo, no es algo que me ocurre. No he perdido nada. Lo que se hizo se hizo, se disfrutó y tuvo un lugar en su momento. Quedarse aferrado al pasado no tiene sentido porque impide disfrutar el presente y sus oportunidades.

-¿Qué proyectos tiene en mente para el futuro?

-Tengo un álbum con Boca Livre, ya grabado, que quizás salga a finales del 2018, al igual que otro con Wynton Marsalis y el Lincoln Center Jazz Orchestra. En proceso está el álbum de boleros con Editus, de Costa Rica, que terminaremos en 2019. Además, el álbum con Roberto Delgado y Big Band Orchestra, segunda parte, ya se esta grabando, esperamos tenerlo para 2019. Otro proyecto es el álbum con Paraíso Road Gang, un proyecto de mixtura, con rock, pop, jazz y reggae, y artistas invitados y por último, un álbum de jazz standards, con Luba Mason, para 2020. Por otra parte, el rodaje de la quinta temporada de la serie de televisión 'Fear the Walking Dead', con mi personaje, Daniel Salazar.

-¿Hay algo que le frene?

-Hay muchas cosas que pueden impedir que uno satisfaga sus deseos. Sin oportunidades nada ocurre. Sin salud, nada ocurre. Sin la colaboración de muchos que ayuden, nada ocurre.

-¿Nota que se le escapa el tiempo?

-No. Jamás me desespero por cosas que no puedo controlar. Trato de utilizar mi tiempo de manera efectiva, algo que siempre hice. Por eso, en 51 años obtuve dos títulos universitarios en Derecho, he filmado 35 películas, ayudé a formar un partido político, me presenté a presidente en 1994, trabajé como Ministro en mi Panamá por cinco años, del 2004 al 2009; he grabado más de veinte álbumes de música, he escrito más de 200 canciones, y estoy ahora mismo trabajando en mi segunda serie de televisión y en cinco álbumes en distintos géneros de música. Todo eso lo empecé a los 19 años y han sido 51 años bien usados y donde recibí mucho apoyo y ayudas que agradezco y agradeceré siempre.

-¿Qué desvela en el documental 'Yo no me llamo Rubén Blades'?

-No lo he visto aún. Creo que esa pregunta debe ser respondida por el creador del documental. O le pregunta al público cuál es su opinión sobre lo que vio.

-Nunca ha ocultado su opinión y su involucración en el ámbito político, ¿qué les diría a los que piensan que un artista no debe opinar sino limitarse a hacer música o actuar?

-El artista es ciudadano, es parte de la realidad de la ciudad y tiene un deber cívico que no desaparece por ser artista. Su responsabilidad es informarse de lo que habla y hacerlo con propiedad y el conocimiento requerido, eso también le corresponde al que no es artista. Es mi país, mi antecedente y razón, mis impuestos. ¿Cómo no participar?

- ¿Cuáles son las claves para que la situación de Panamá mejore?

-Es un asunto muy complejo pero propongo dos cosas: por un lado, un cambio constitucional, que anule las actuales avenidas que protegen a la corrupción y le dan impunidad al corrupto, tanto del sector público como del privado. La ley en Panamá fue diseñada para alcahuetear y proteger a la trampa. Por eso está jurídicamente protegida la impunidad del crimen político. Por otra parte, es necesario un cambio de actitud de la población, que produzca el fin del clientelismo y eleve la autoestima nacional, para anular las dependencias sociales que hoy sostienen a la corrupción política y garantizan la mediocridad y venalidad administrativas.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos