El Misteri d'Elx vuelve a la ciudad para aunar tradición, historia y fervor religioso

Los apóstoles y distintos ángeles rodean a la Virgen en una escena de la representanción. Fotos: Patronato del Misteri d'Elx/
Los apóstoles y distintos ángeles rodean a la Virgen en una escena de la representanción. Fotos: Patronato del Misteri d'Elx

La obra, que se divide en dos actos, es una de las mayores muestras culturales de Elche y se representa el 14 y 15 de agosto en la basílica de Santa María

EFQ.Elche

El Misteri d'Elx es el mayor símbolo identitario de la ciudad alicantina. Esta representación, divida en dos actos, es para todos los ilicitanos un tesoro cultural del pueblo y una de las joyas más valoradas del patrimonio valenciano. Prueba de ello es su declaración como Monumento Nacional en 1931 y su inclusión, en 2001, en la primera proclamación de las obras maestras del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad de la Unesco. Esta obra se representa cada agosto en la conocida basílica de Santa María con motivo de la Virgen de la Asunción. Como cada año, el próximo día 14 tendrá lugar el primer acto, La Vespra, que dará paso, al día siguiente, al segundo, La Festa. Además, para aquellos que deseen descubrirla al completo, los días 11,12 y13 la basílica es escenario de los ensayos generales en los que se representan ambas partes.

El Misteri d'Elx es en la actualidad uno de los principales eslabones culturales de Elche. Patrimonio de la Unesco junto con el Museo Pusol y el Palmeral, es una obra cantada en valenciano en la que se combina el repertorio gregoriano y profano de la Edad Media con polifonías y ornamentos posteriores. Su representación también se vale de una escenografía caracterizada por una compleja tramoya situada en el centro de la basílica.

A pesar de ser la tradición más valorada y reconocida de Elche, la historia de su origen todavía está difusa debido a la falta de documentación de la que se dispone. Las investigaciones llevadas a cabo en los últimos años señalan la segunda mitad del siglo XV como sus inicios, debido al auge en ese momento del teatro asuncionista. En este sentido, en sus orígenes fue organizado por un grupo de familias nobles de la zona.

Su origen es incierto, pero se cree que es del siglo XV Fue declarada Patrimonio Inmaterial de la Unesco en 2001

La referencia documental más antigua se encuentra en el testamento de Isabel Caro, de 1523, en el que legaba algunos fondos para continuar una 'fiesta' que los religiosos de la zona realizaban en la iglesia de Santa María. La falta de recursos y las desavenencias entre la autoridad civil y la eclesiástica llevaron al Misteri a estar en peligro de desaparición varias veces durante los siglos XVI, XVII y XVIII. Precisamente como modo de mantener esta tradición, el cronista Pere Ibarra fundó en 1924 la 'Junta Protectora de la Festa de Elche', lo que hizo posible una revisión escénica y musical de la pieza. Este periodo restaurador, que culminó en 1931, permitió que la obra fuese declarada Monumento Nacional por parte del Gobierno de la II República.

Tras la Guerra Civil, se elaboró una organización denominada Junta Nacional restauradora del Misteri d'Elx, centrados en la reconstrucción de la iglesia de Santa María y la puesta en marcha de las representaciones, que habían sido suspendidas durante la guerra. En 1948, la Junta fue transformada en lo que actualmente se conoce como el Patronato Nacional del Misteri d'Elx, encargado de organizar la obra asuncionista desde la aplicación, por parte de las Cortes Valencianas, de la Ley del Misteri d'Elx en 2005.

Esta representación divida en dos actos tiene un carácter eminentemente religioso y es objeto de gran fervor e interés por parte de turistas y visitantes.

En la primera parte, La Vespra, la Virgen María y su cortejo, María Salomé, María Jacobe y algunos ángeles, todos ellos representados por niños debido al impedimento de la participación femenina, entran por la basílica y ascienden por el andador. Desde la cúpula de la iglesia, adornada por una simulación del cielo, desciende un ángel que anuncia a María su muerte y le entrega una palma dorada para que sea portada en su entierro. Siguiendo los deseos de la Virgen, los apóstoles entran en el templo para asistir a sus últimos instantes.

Tras su muerte, el niño que representa a la Virgen es sustituido por la imagen de la Asunción, patrona de Elche. Desde el cielo, una estructura se abre paso, ocupado por tres adultos y dos niños, y desciende desde lo alto de la iglesia para recoger el alma de la Virgen, lo que produce la finalización de este primer acto.

Por su parte, La Festa se inicia con los momentos posteriores al sepelio de María, cuando unos judíos entran para intentar impedir el entierro. Tras una lucha con los apóstoles, uno de ellos intenta tocar el cuerpo de la Virgen y queda paralizado, tras lo que manifiestan su fe en ella. Tras ser bautizados por San Pedro, el hombre recupera la movilidad y se unen todos para el entierro. Posteriormente, el araceli desciende de nuevo para unir el alma de María a su cuerpo y coronarla como Reina de la creación. El canto emocionante del Gloria Patri, organizado por la escolanía del Patronato, pone fin al Misteri d'Elx.

Su celebración y mantenimiento de esta celebración a lo largo de los años siempre ha requerido la presencia de numerosos ilicitanos que, en muchos casos, han transmitido su saber hacer de generación en generación. Entre los miembros que lo hacen posible, los más destacados son aquellos que componen la Escolanía del Misteri, formada por cantores adultos y niños.

La intervención de voces blancas en el Misteri d'Elx cuenta con más de quinientos años de tradición ininterrumpida. Desde el nacimiento del drama asuncionista ilicitano en el siglo XV, 'els infants de cor' o niños de coro de la iglesia de Santa María eran los encargados de interpretar los papeles de la Virgen María, María Salomé, María Jacobe y de los diferentes ángeles.

Es en los años sesenta cuando se constituye formalmente la Escolanía del Misteri d'Elx para nutrir de voces la obra, que participan junto a los adultos en los conciertos celebrados dentro y fuera de la ciudad y, muy especialmente, para solemnizar los cultos dedicados a la Virgen de la Asunción, patrona de Elche.

Actualmente está formada por 55 voces de niños de entre 9 y 14 años y por un coro juvenil de 20 voces con chicos y chicas de entre 15 y a 17 años que refuerzan el repertorio mixto. La escolanía está dirigida en la actualidad por Francisco Javier Gonzálvez Valero.

Más