Los médicos creen «muy poco probable» que Ureña recupere la visión de su ojo

El torero Paco Ureña, acompañado, tras la grave cornada recibida el viernes en Albacete. / María Vázquez
El torero Paco Ureña, acompañado, tras la grave cornada recibida el viernes en Albacete. / María Vázquez

«Estable dentro de la gravedad», los médicos lograron salvar el globo ocular del diestro tras una larga operación

F. OJADOSMurcia

El torero Paco Ureña, que sufrió el viernes una cornada en su ojo izquierdo, fue operado hasta altas horas de la madrugada de ayer. El diestro seguirá ingresado en el Hospital General de Albacete a la espera de ver cómo evoluciona y, debido a la gravedad de la lesión, con visitas restringidas, según reza el parte emitido a mediodía de ayer por el servicio de Oftalmología.

Los médicos que lo atendieron en el coso albaceteño, Pascual González Masegosa, cirujano jefe de la plaza de toros, y el anestesista del equipo, Jesús Cuesta García, quien también participó en la intervención realizada en el hospital, daban a esta Redacción cuenta de la gravedad de las heridas.

Más de tres horas duró la intervención quirúrgica, que se inició minutos antes de las once de la noche y que tenía como principal objetivo salvar el ojo del torero. En la enfermería, lo poco que se pudo hacer fue preparar con celeridad el traslado al hospital, avisando al mismo de lo ocurrido en la plaza. Realizadas las pruebas de diagnóstico por la imagen, se comprobó que el pitón del astado de Alcurrucén había entrado en el globo ocular. Ayer mañana se emitía el primer parte médico desde el hospital, un escueto comunicado de la Gerencia de Atención Integrada de Albacete que textualmente rezaba: «El paciente Francisco José Ureña Valero permanece ingresado en el Hospital General Universitario de Albacete, estable dentro de la gravedad, tras ser intervenido quirúrgicamente en la madrugada de hoy [ayer] por un traumatismo severo en el ojo izquierdo por lesiones graves en el globo ocular, que comprometen seriamente la visión y funcionalidad del mismo».

Los galenos de la plaza añadían que iba a ser «muy difícil que Paco Ureña recupere la visión por ese ojo», que actualmente dan por perdida, aunque serán los especialistas en Oftalmología quienes deberán valorar en el futuro las secuelas definitivas. Desde el primer momento, familia y profesionales que conforman el entorno del torero han estado informados de la gravedad del percance.

El coapoderado del diestro, el torero retirado Juan Diego, sí pudo ver a Paco Ureña en el hospital. Juan Diego le recomendó entrar de inmediato a la enfermería, pero Ureña, en un gesto de casta torera, quiso terminar su faena. «No quiso entrar cuando era lo más razonable», afirma. Juan Diego, además de poner en valor las cualidades profesionales del diestro de Lorca, estaba admirado por la entereza con la que Paco asumía este contratiempo. «Tiene unos valores humanos excepcionales», aseguró. Y el doctor Cuesta reforzaba esa afirmación y contaba como entró al quirófano dando ánimos a los médicos y a las enfermeras, en lo que calificó como «una actitud increíble». Según informa su apoderado, una de las llamadas recibidas por el torero de Lorca que más le ha impactado ha sido la de Juan José Padilla, el torero jerezano que pasó por un trance similar y ha sido un ejemplo de superación.

Horas claves

Según los médicos, las próximas 48 o 72 horas serán claves para evitar infecciones y comprobar la evolución del ojo. Sobre la posibilidad de que recupere la visión de ese ojo, lo consideran «muy poco probable. Será una cuestión a valorar en un futuro».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos