Javier Cacho: «Marte es un reto muy grande, quizá demasiado»

El investigador y divulgador científico Javier Cacho. /
El investigador y divulgador científico Javier Cacho.

El científico y divulgador participa hoy en Murcia en la Semana Mundial del Espacio con una ponencia sobre la exploración del universo y de los polos

Rosa Martínez
ROSA MARTÍNEZ

Afirma Javier Cacho, integrante de la primera expedición española que puso rumbo a la Antártida, que hay algo que no ha cambiado en este remoto e inhóspito lugar a pesar del transcurso de los años: «La generosidad y el compañerismo» de quienes habitan allí. Llegó a bordo de la goleta 'Idus de marzo' en 1983 y ha vuelto en varias ocasiones. «Me enamoré», confiesa Cacho: «Hay quien va y no es capaz -añade- de aguantar la presión de estar aislado, de que te pase algo y no puedas llamar al 112, y, hay otros, que nos enamoramos».

El investigador y divulgador científico (Madrid, 1952) ofrece esta tarde -19.00 horas- la conferencia 'Exploración polar y espacial. Dos épocas, el mismo espíritu', incluida en la programación de la Semana Mundial del Espacio que, desde el pasado jueves y hasta el miércoles, acoge el Museo de la Ciencia y el Agua de Murcia, organizada por la Asociación de Divulgación Científica de la Región (ADC Murcia). La jornada de hoy prevé también, a las 12.00 horas, la ponencia 'Solar Órbiter: Instrumentación Made In Spain', de María Balaguer.

Conviene saber

Qué:
Conferencia 'Exploración polar y espacial. Dos épocas, el mismo espíritu', a cargo de Javier Cacho. Semana Mundial del Espacio.
Dónde y cuándo
En el Museo de la Ciencia y el Agua de Murcia, esta tarde, a las 19.00 horas. A las 12.00 horas, María Balaguer ofrecerá la ponencia 'Solar Órbiter: Instrumentación Made In Spain'. Entrada libre hasta llenar aforo.

Búsqueda de conocimiento

«En los polos ya lo hemos explorado todo o casi todo. Ya no vivimos momentos tan impresionantes como aquellos a los que asistieron generaciones anteriores, cuando los mapas eran espacios en blanco», apunta Cacho, quien en su intervención de esta tarde tratará de trasladar al público los puntos en común que rigen y rigieron la exploración espacial y las expediciones a las zonas más al norte y al sur de la Tierra. Distan en el tiempo pero comparten «varios aspectos». El primordial, según cree, sería «la búsqueda de conocimiento». «Decía Nansen, el gran explorador noruego (1861-1930), que el ser humano necesita saber, y que, cuando pierde esa necesidad de saber, deja de ser humano», recuerda el investigador, quien agrega a la lista «la tecnología punta» -«esa imagen que vemos de unos perros tirando del trineo como exploración polar no es exactamente así», aclara- y «una cosa muy bonita, que es el riesgo».

«Existían teorías que decían que en los polos habían unos agujeros por los que te colabas»

Sobre la primera, afirma Cacho, autor de la trilogía 'Los héroes de la conquista de los polos', además de otros títulos de divulgación científica -a finales de mes sumará 'Yo, el Fram' a los catálogos de las librerías-, que «nos ha permitido llegar a lugares desconocidos». «Los primeros exploradores avanzaban sin saber si se iban a encontrar otro mar, unas montañas, una corriente gigante o un agujero. Existían algunas teorías que decían que en los polos habían unos agujeros por los que te colabas. Desde la primera visita al Polo Sur, en 1912, hasta la segunda, en el 57, cuando ya un avión guiaba a los vehículos de la expedición, pasó más de medio siglo. Era diferente, y ahora más: con todos los satélites que tenemos dando vueltas a la Tierra sabes dónde estás en cada momento. El gran cambio han sido las comunicaciones. Si [Robert Falcon] Scott [uno de pioneros que llegaron al Polo Sur] hubiese tenido un teléfono conectado a un satélite no hubiera muerto», mantiene Cacho.

Grandes gestas

Al contrario de lo que ocurre más allá de la atmósfera terrestre, en la exploración de los polos «ya no asistimos a grandes gestas», porque, señala Cacho, «desde el punto de vista geográfico ya se sabe todo», pero, enfatiza, «yo me empeño en hablar de los antiguos exploradores para que no se pierda su ejemplo de perseverancia y constancia en la consecución de un objetivo».

«Me empeño en hablar de los antiguos exploradores para que no se pierda su ejemplo de perseverancia y constancia»

El estudio del universo, sin embargo, sí es, reconoce el investigador, responsable durante varios años del Laboratorio de Estudios de la Atmósfera en el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), una fuente constante de nuevos hallazgos e hitos, entre los que figuran las aproximaciones a Marte. El planeta rojo, sostiene, es uno de los «retos» que tiene por delante la exploración espacial, un reto, dice Cacho, «muy grande, quizá demasiado». «Tenemos unos problemas de radiación con las naves que viajan allí, y tenemos otro gran problema: hacer volver a los astronautas que mandemos. Ahí hay demasiadas fantasías, esas listas de quiénes quieren ir a Marte... La exploración polar nos ha enseñado las dificultades psicológicas que tiene que afrontar una persona cuando se siente aislada. Hay que ver la forma de enviar astronautas y que estos puedan volver. Y hasta que no lo hagamos, lo demás son tonterías», afirma el investigador. «Otra cosa serán todos los subproductos que desarrollaremos intentando alcanzar esa gran meta».

«No podemos seguir con este nivel de consumo»

En la memoria de Javier Cacho todavía se dibujan las siluetas de unas cuevas de hielo que vislumbró durante sus primeros viajes a la Antártida. Ya no existen. El deshielo las ha hecho desaparecer fruto del calentamiento global, que, cree Cacho, tendrá también consecuencias sobre la base española en el continente helado, ubicada en una zona que «se va a ver muy afectada por el cambio climático». Las alarmas por la subida de la temperatura del planeta «ya se han disparado, como también lo hicieron con el agujero de la capa de ozono. Entonces se vio que la causa eran los gases contaminantes que se estaban vertiendo en la atmósfera. Conseguimos que los gobiernos reaccionaran, se pusieron los medios, y poco a poco ese ozono se está recuperando. Es un proceso lento, pero estamos viendo los primeros resultados», pone Cacho como ejemplo de cómo es posible actuar sobre los problemas que atañen al planeta. «No podemos seguir con este nivel de consumo, no solo de combustible, sino a todos los niveles. Este consumismo exacerbado que tenemos no se puede mantener, tenemos que hacer algo, porque, además, vivir en esta abundancia de bienes materiales no nos hace más felices», lanza como mensaje.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos