MAPAS SIN MUNDO (14/07/2019)

MAPAS SIN MUNDO (14/07/2019)

Pedro Alberto Cruz
PEDRO ALBERTO CRUZMurcia

La genética y la política no son lo mismo. Con solo un 4% de diferencias genéticas, surgen especies diferentes. En cambio, cuando los representantes de PP, Vox y Cs reconocen un 95 % de coincidencias entre sus programas, lejos de surgir especies distintas, lo que se manifiesta es un gobierno monocolor.

***

¿Alguna vez los aseos de los establecimientos públicos variarán sus distintivos de género? El otro día entré a los servicios de un restaurante, y el de hombres venía indicado con el David de Miguel Ángel, y el de las mujeres con el de la Venus de Milo. Difícil encontrar dos imágenes más rancias y estereotipadas de género. Ciertamente, me enerva estar meando y sentir que estoy contribuyendo a la perpetuación de la violencia patriarcal. Uno solo quiere desahogarse y, a cambio, vuelves a la mesa reconcomido por la culpa. No quiero miccionar asumiendo el rol del David de Miguel Ángel. Y mucho menos creo que una mujer se sienta cómoda interpretando el estereotipo de la Venus de Milo. Déjennos mear en paz, por favor. Apostemos por los cuerpos disidentes, los cuerpos otros. Los fluidos son para transgredir, no para legitimar.

***

Quizás sea por efecto tardío del milenarismo, por los pactos entre Cs y Vox, o yo que sé por qué, pero las idas de olla de la gente alcanzan proporciones resistentes ya al análisis serio. Hace unos días, Twitter se incendió por el comentario de una usuaria que decía: «Las niñas negras crecemos sin representación alguna en los medios. Siempre hemos sido las sirvientes, las esclavas, las nanas, las amantes, las putas. Hoy miles de niñas negras tienen la posibilidad de soñar con una sirena». Primer desbarre: cuestionamos un arquetipo racial reclamando el derecho a asumir un arquetipo de representación de género, uno de los más sexuados y machistas como es el de la Sirena, parte pez y parte cuerpo erótico, a mayor gloria y satisfacción del voyeurismo masculino. La cuestión es que, en lugar de derivar el debate por estos derroteros o por el de la subsanación de la violencia étnica y racial en la cultura visual, la discusión se trasladó a una arena insospechada: otra usuaria emergió furibunda atacando a la primera por frivolizar con estos asuntos de la exclusión, ya que ella era pelirroja y también se sentía marginada. A partir de aquí, el abismo. Preveo el inminente surgimiento de un sentimiento de orgullo pelirrojo que conduzca a su constitución como minoría racial o sexual, eso ya dependerá de sus preferencias.

***

El grupo argentino Escombros realizó, en 1988, un grafiti que vale por mil poemas: «Somos artistas de lo que queda. Nos sorprende seguir vivos cada mañana, sentir sed, e imaginar el agua». Conmueve el texto y conmueve que, 30 años después, rezume una escalofriante actualidad. Las crisis no se superan, se acumulan. Y esto hace que lo cotidiano se viva a contrapelo, con un afán de supervivencia más que de goce. Los días se cruzan a pulmón. Porque las bombonas de oxígeno hace tiempo que se agotaron.

***

En plena negociación con PP y Vox, Cs ha afirmado que no necesita apoyo alguno para gobernar. Su transformación crística se ha consumado. Detrás de estas palabras resuena aquello de «yo soy el que soy», autoevidencia y plenitud, pura esencia que no carece de nada, revelación mesiánica. Prometo que cada semana me hago el propósito de no escribir de Cs, pero es que no me dejan: son una maquinaria estajanovista de decir sandeces, hacen turnos y guardia. Son lo que son, efectivamente.

***

Somos una vergüenza de país. La apabullante cobertura mediática -mucha de ella pagada con dinero público- que se ha dado a una 'fiesta' torturadora y asesina de animales como los sanfermines dice mucho de nuestra catadura moral. Lo de los toros son crímenes de estado, por consentirlos y promocionarlos. Si esto es ser español, que no cuenten conmigo.