Los jóvenes poetas toman impulso

Elena Trinidad Gómez, ganadora del Premio La Montaña Mágica, y Anabel Úbeda, autora de 'Visiones del refugio azul', ayer en Cartagena. GIL / ANTONIO
Elena Trinidad Gómez, ganadora del Premio La Montaña Mágica, y Anabel Úbeda, autora de 'Visiones del refugio azul', ayer en Cartagena. GIL / ANTONIO

Conversación con Anabel Úbeda, Elena Trinidad Gómez y Saúl Lozano para celebrar con la nueva generación el Día Mundial de la Poesía

Rosa Martínez
ROSA MARTÍNEZ

Es más directa, más expresiva y más inmediata. La poesía consigue, en unas pocas líneas, sostiene la joven poeta cartagenera Anabel Úbeda (1994), «abordar un amplio abanico de ideas sin necesidad de extenderte», y eso, cuenta Úbeda, engancha; al menos a ella, y a quienes, como ella, encuentran en un verso mucho más que simples palabras.

El planeta celebra hoy el Día Mundial de la Poesía, un género que tradicionalmente ha dado cobijo a la belleza, de formas y lenguaje; al miedo y al amor, como sentimientos principales; y a toda inquietud capaz de convertirse en letra. La poesía también es un género al que cada vez se suman más autores en la Región, y al que se ha rendido toda «una generación que viene pisando fuerte», señala Elena Trinidad Gómez, última ganadora del III Premio de Poesía que organiza la librería cartagenera La Montaña Mágica gracias a su obra 'Afectos de largo alcance'.

A esta generación de voces jóvenes y emergentes pertenecen tanto Úbeda, con el poemario 'Visiones del refugio azul', de Boria Ediciones, ya en el mercado, como Gómez (Cartagena, 1997), cuya primera obra -'Afectos de largo alcance'- verá la luz el próximo mes de abril de la mano de Balduque. Pero también otros nombres que poco a poco se están haciendo un hueco en este terreno, como Saúl Lozano (Murcia, 1995), firma del poemario 'Made in: la bestia' (Boria Ediciones), y destinatario de uno de los tres accésits concedidos por el último certamen CreMurcia en su categoría literaria por 'De fuego eran los pájaros', '¿Te caigo bien?' y 'Brindis'.

«La poesía es una vía más rápida y fácil para analizar lo que nos rodea», defienden

«La poesía -coinciden los tres- es una vía más rápida y fácil para analizar lo que nos rodea» y, al mismo tiempo, un modo para «conocernos y reconocernos», matiza Gómez. Es «impulsiva», «estimulante» y una válida herramienta «para ordenar ideas». Cada uno las suyas.

Úbeda comenzó a escribir «en serio» hace solo dos años. Antes había coqueteado con otros géneros sin encontrar en ellos el impulso necesario para convertirse en autora. En la poesía, sin embargo, halló una vía de expresión que le convenció casi desde el principio por la diversidad de temas que puede llegar a tocar en apenas unas pocas líneas, «desde el amor a los problemas sociales, la espiritualidad, la situación política o el crecimiento personal». Su primer poema publicado formó parte de la antología 'Siete menos veinticinco', coordinada por el poeta cartagenero Antonio Marín Albalate y editada en 2017 por Raspabook y Asociación Cultural El Diván. En ella participaron otros seis jóvenes autores, entre los que figuran Helena Pagán, Ana Valero, Mery Salem, Jesús Sanmartín Pérez, Pablo Serrano y Elena Trinidad Gómez, esta última también componente -al igual que Anabel Úbeda- del colectivo cartagenero Bálamo del Arte, que da cobijo a escritores, músicos y creadores plásticos, y cuyo próximo proyecto es un fanzine que «pronto» verá la luz bajo el título 'Mirada periférica', adelantan Úbeda y Gómez.

«Necesidad»

La ausencia, la pérdida de la niñez y la aceptación del perdón hacia uno mismo son los temas que aborda 'Afectos de largo alcance'. Son parte de la biografía personal de Elena Trinidad, pero también de la vida reflejada de otras personas en la que ha inspirado su trabajo. Ella empezó a escribir con 15 años, por «necesidad» y, al principio, con «mucha inseguridad». Necesitaba, dice, «poner en orden mis ideas» y «expresar lo que sentía». Comenzó con la novela, pero no funcionó; «no tenía constancia».

El próximo proyecto del colectivo Bálamo del Arte es el fanzine 'Mirada periférica'

Con la poesía fue distinto. Entre sus referentes cita a Jaime Gil de Biedma y a Blanca Varela, por su sencillez e impacto el primero, y la sonoridad y riqueza de imágenes de sus versos la segunda; pero también a jóvenes autores como Rodrigo García y el cartagenero Pablo Velasco. «Ojalá no lo fuese, pero la poesía va a ser siempre un arte marginado porque requiere un entendimiento más allá de las palabras», cree Gómez, a pesar de la «visibilidad» que las redes sociales le han otorgado en los últimos tiempos. «Es más fácil leer a voces emergentes, pero no todo vale, la calidad es importante», como también, añade, «no olvidar a los poetas adultos; tener 35 años no tiene que impedir que puedas publicar tu primer poemario».

Para Saúl Lozano lo importante es «el impulso», el deseo de escribir, que no llega cuando uno quiere, sino simplemente surge. En 'Made in: la bestia' a veces saca, dice, su súper yo, otras se esconde: «Llegar a la esencia de uno mismo es complicado», responde. Él también cree que la poesía en la Región tiene cantera: «Hay mucha gente con ganas de hacer cosas», con impulsos. Estudiante de Dirección Escénica, y en plena escritura de su próximo poemario, Lozano abraza la poesía como la vía perfecta para analizar y analizarse. «En general, debería leerse más», coincide con Úbeda.