Raspabook lanza cuatro novedades

Natalia Borges Polesso, José Carlos Sánchez, Alberto Caride y Natalia Carbajosa. /
Natalia Borges Polesso, José Carlos Sánchez, Alberto Caride y Natalia Carbajosa.

La editorial murciana amplía su catálogo con los poemarios de Natalia Carbajosa y Alberto Caride. Publica en español la colección de cuentos sobre relaciones entre mujeres de Natalia Borges, autora brasileña de gran proyección

Manuel Madrid
MANUEL MADRID

murcia. La editorial murciana Raspabook, con Rocío Sánchez y Juan Rubio al frente, sorprende este verano con el lanzamiento de cuatro novedades: 'Cuando tomábamos café', de J. C. Sánchez (Madrid, 1976); 'Lugar', de Natalia Carbajosa (El Puerto de Santa María, 1971); 'Amora', de Natalia Borges Polesso (Rio Grande do Sul, 1981) y 'La rama nunca se desgaja limpia del leño' de Alberto Caride Brocal (Alcantarilla, 1982).

Cuenta el editor Juan Rubio a 'La Verdad' que 'Amora' es «un libro extraordinario del que recientemente compramos los derechos para España. Es una aparición maravillosa que habla del amor entre mujeres. Relatos cargados de ternura, absolutamente inspiradores. Un libro con una calidad narrativa extraordinaria». Publicada en Brasil en 2015 en Odelia, Borges Polesso explora en 33 cuentos «los matices de las relaciones homoafectivas entre mujeres». Autora versátil en el cuento y la crónica, la brasileña fue seleccionada para la colección Bogotá39, promovida por el Hay Festival de Cartagena de Indias para autores de ficción del continente menores de 40 años, en la que figuran Samanta Schweblin (Argentina) y Valeria Luiselli (México).

Sobre la idea de «la libertad de poder elegir cómo queremos vivir nuestra vida» ha construido J. C. Sánchez su novela 'Cuando tomábamos café', con Madrid convertido en escenario de esta historia «que escenifica a la perfección la sociedad de los últimos años del régimen de Franco y la conquista por la libertad de una generación de mujeres valientes que lucharon por hacerse oír», cuenta Raspabook. «Es un canto a la libertad, a cómo sobrevivir entre tanta incertidumbre, pero, sobre todo, al empeño de esas mujeres y hombres que nos inspiran a luchar por nuestra identidad, a no rendirnos y a ser libres».

J. C. Sánchez construye 'Cuando tomábamos café' sobre la libertad de elegir cómo queremos vivir

Natalia Carbajosa, un nombre que cotiza en oro en el panorama literario español, con gran proyección y resonacia como escritora y como traductora -uno de sus últimos trabajos es 'Si llegamos a eso', de Dorothea Tanning, en Vaso Roto-, propone 'Lugar', un libro que Juan Rubio recomienda «absolutamente». La autora, asentada en Cartagena y profesora de inglés en la Universidad Politécnica, habla en su octavo poemario de la poesía como manera de articular el mundo y de explicarnos a nosotros mismos, con evocaciones a literatos predilectos como María Zambrano, Tomas Tranströmer, Clarice Lispector, Kathleen Raine o Czeslaw Milosz. Dice Carbajosa en 'Por qué amar/odiar el western': «I. La muerte de un apache no se venga/ con una sola muerte/ en Sonora, en Arizona/ solo el polvo guarda exacta noticia de aquel exterminio/ pero esos lugares proclamaron su inventario de mitos:/ Gerónimo,/ John Wayne como coronel X,/, un río grande o bravo/ en el papel estigio/ una Troya en el desierto,/ su crónica oscura en celuloide. II. Matorral de espinas/ retorcido sobre una última gota/ fotograma final/ de un desierto tan vasto/ y tan sangriento/ como el Egeo».

El libro del poeta Alberto Caride 'La rama nunca se desgaja limpia del leño' cuenta con un prólogo del fraile dominico y también poeta Antonio Praena: «Es un libro carnal y metapoético a la vez. Telúrico y personal. Sabe del desamor, de los golpes del corazón, y en ello deja para nosotros constancia precisamente de las cosas del corazón. Por eso no es tópico el corazón en estas páginas». Con un estilo, según Praena, «épico y nostálgico», Caride conforma un poemario muy potente, con una madurez y una fuerza tremenda, según suscribe Juan Rubio. Dice Caride, promotor de 'Los lunes literarios', un espacio de promoción de la poesía que en su última temporada ha tenido como refugio el bar 'El Sur', en su poema prólogo: «Soy consecuencia de la doble articulación/ de los cuerpos, fundamento estructural/ de por qué la vida carece de límites explícitos/ sobre lo que se puede expresar en ella./ Tengo también dos caras porque soy/ signo lingüístico, y mi significante/ y significado serán constituyentes algún día/ de secuencias nuevas dotadas de sentido,/ de secuencias nuevas generadas/ con mi descomposición en unidades mínimas (...)». Con alusiones a José Hierro, Claudio Rodríguez y Machado, este libro se compone de cuatro partes: 'Floración a deshora', 'Virus de la tristeza', 'La poda de emergencia' y 'Falso epílogo'. Un trabajo sobrecogedor acerca de las soledades desprendidas y los tiempos deshabitados, sobre «el eco que la belleza deja», sobre la potencia del deseo y sus frutos, sobre el inesperado brotar de la vida, sobre los «regueros de recuerdos» que dejan los cambios de estación...