Fernando Fernández Villa: «Publicar obras inéditas de Miguel Espinosa ha sido mi mayor éxito»

El editor Fernando Fernández Villa, en Diego Marín, con los títulos publicados de Miguel Espinosa. / Vicente Vicéns
El editor Fernando Fernández Villa, en Diego Marín, con los títulos publicados de Miguel Espinosa. / Vicente Vicéns

El miércoles llega a las librerías la reedición corregida de 'Escuela de mandarines', una obra capital de la narrativa española, explica el editor de Alfaqueque y La Fea Burguesía Ediciones

Manuel Madrid
MANUEL MADRID

Fernando Fernández Villa (Cieza, 1959) está convencido de que la edición de 'Escuela de mandarines', la novela referida a veces como «el Quijote del siglo XX», es «la mejor» que se ha publicado hasta la fecha, según los herederos de Miguel Espinosa (1926-1982), el escritor de Caravaca de la Cruz. El volumen que llega a las librerías este miércoles (10 de octubre) es una reedición «con algunas correcciones respecto a la edición de Alfaguara». Según su hijo, Juan Espinosa, «que se las conoce todas a la perfección, esta es la mejor edición hasta el momento», confirma, orgulloso, el editor de Alfaqueque y La Fea Burguesía Ediciones. Sin duda, una de las novedades que más satisfacción va a dar a los críticos y a los lectores.

Porque 'Escuela de mandarines' muestra, como dice el propio autor, infinidad de accidentes con los que se llegan a crear todas las condiciones de la realidad. Así lo escribió el propio Miguel en un trabajo inédito redactado por él y presentado en la Universidad de Murcia por cierto alumno, para cumplir con una asignatura, y recogido en 'La vuelta al logos', de Luis García Jambrina. Juan Espinosa va más allá y reflexiona con que 'Escuela de mandarines' «enseña que en el infierno todos los condenados andan preocupados de sí, en un ensimismamiento». Miguel Espinosa, en cambio, optó «por cultivar la disciplina del alma, con su introspección y su autoexamen, con sus experiencias anímicas y su eterno proyecto formativo en relación con el carácter. Él repudiaba esta práctica del espejo, y esa complacencia, torpe, que el sujeto encuentra en lo suyo, sea un vanidoso, o un atormentador de sí mismo».

«Una novela, o una utopía, o una sátira de la sociedad toda», pensaba Miguel Espinosa sobre su propia obra, impregnada por la «sabiduría del vivir» y a la que él mismo reconocía que daba vértigo asomarse. Narra, en esencia, el viaje mítico de un eremita desde sus tierras hasta la capital de un reino imaginario, la Feliz Gobernación, repleto de personajes y encuentros. Una crítica atemporal al poder y a sus mentiras.

«Queramos o no, es a nivel nacional una de las figuras más importantes que ha dado la literatura del siglo XX y es el sello en literatura de la Región», insiste

Mayor proyección

Los propietarios de los derechos de 'Escuela de mandarines' son Juan y Maravillas Espinosa, los dos hijos de Miguel Espinosa, «un escritor 'maldito' aplaudido por los críticos», rezaba un titular de la prensa nacional en 1989, que ya por entonces hacía hincapié en que continuaba inédita buena parte de su producción.

El editor de Alfaqueque y La Fea Burguesía Ediciones recuerda que en el año 92 se organizó un congreso coordinado por Victorino Polo, «y muchísima gente habló de Miguel, pero a partir de entonces decayó su figura, algo que deberíamos seguir promocionando, porque queramos o no Miguel Espinosa es a nivel nacional una de las figuras más importantes que ha dado la literatura en el siglo XX, y es el sello en literatura de la Región de Murcia».

Para reparar este olvido y contribuir a la difusión de la obra de una voz indiscutible del panorama narrativo español se han cruzado por el camino muchas voluntades. Fernando Fernández Villa recuerda que fundó Alfaqueque Ediciones en 2008, y en 2010 se planteó hablar con el hijo de Miguel Espinosa. Tuvieron una pequeña reunión en el desaparecido bar Ipanema de Murcia, junto a La Merced. «Quería ver si había alguna posibilidad de publicar la obra inédita de su padre, que todavía queda». Juan se lo pensó, y en el siguiente encuentro le empezó a gustar el proyecto y así empezaron a trabajar.

«Para mí como editor -reconoce sin tapujos Fernando- publicar obras inéditas y reediciones de obras publicadas de Miguel Espinosa es el mayor éxito en estos 10 años que llevo como editor. ¿Quién me iba a decir a mí hace 15 años que sería el editor de 'Escuela de mandarines' o de 'Cartas a Mercedes'? Yo estoy muy feliz, la edición de estas dos obras supone llegar a lo más alto de mi carrera como editor. No sé qué me queda ya aquí, estoy muy contento de que en el catálogo de Alfaqueque y de La Fea Burguesía Ediciones tengamos obras de Miguel Espinosa».

De los tres manuscritos -porque casi todas sus obras tienen varias versiones- de 'Escuela de Mandarines', el primero fue 'Historia del eremita'. «El segundo era el que Miguel iba a publicar, pero alguien le dijo: 'Déjalo, olvídate, porque no vas a pasar por la censura'. Y entonces siguió escribiendo, y es 18 años después cuando gana el premio Ciudad de Barcelona [en 1975] cuando por fin se publica 'Escuela de mandarines', que tantísimo éxito ha dado».

Todo el universo literario de Miguel Espinosa merece, después de tantos avatares, una relectura para alumbrar las oscuridades del mundo actual. El editor recuerda cuando se decidieron a trabajar sobre los cuadernos manuscritos. «Empezamos a sacar todo lo que había escrito sobre lo que Miguel Espinosa en un primer momento tituló 'Historia del eremita'. Estuvimos trabajando un año y medio, yendo a un rincón de la cafetería El Pórtico del Arco de San Juan, horas y horas los viernes por la tarde corrigiendo y proponiendo cosas». En el prólogo se decía que faltaban capítulos que no se habían encontrado. «Cuando ya estaba cerrado el proyecto de 'Historia del eremita' y estaba a punto de ser enviado a la imprenta, Juan me llama y me dice que los ha encontrado entre cajas y cajas de archivos. Los ordenamos y por fin publicamos en 2012 'Historia del eremita', obra inédita después de muchos años sin publicarse nada».

Colaboradores necesarios

En 2014 surge una propuesta con el escritor Paco López Mengual y el editor de Gollarín, Paco Marín, para crear el sello La Fea Burguesía Ediciones, «en honor precisamente de otro de los libros de Espinosa». El primer título que publican es una antología de la poesía en la Región de Murcia, de Luis Bagué, y una edición en tapa dura con 100 ejemplares numerados de 'La fea burguesía'. Dos años después, con idénticas características, aparece 'Asklepios', y el año pasado, en La Fea Burguesía Ediciones, aparece una versión rústica, y 'Cartas a Mercedes', en este caso con Alfaqueque. «Es una obra que ha impresionado al mundo de la literatura, con reseñas y artículos en diarios nacionales. Juan Espinosa y yo hemos tenido dos grandes colaboradores, Mari Carmen Carrión, y José Antonio Lucas. Sin ellos hubiera sido imposible, han dedicado la vida a corregir y editar todo cuanto llegaba».

Carrión, de hecho, es una investigadora devota de la obra de Miguel Espinosa, y es la responsable de la página web del escritor, que se alimenta de forma permanente, y es la referencia más apropiada para conocer cada nuevo descubrimiento. «Es que Mari Carmen se ha ido a Madrid a investigar a los colegios, está comprando todo lo que encuentra de Miguel Espinosa, aunque sea una fotografía o un papel... Está haciendo una cosa maravillosa, y ojalá que algún día todo eso que se está recopilando, con el permiso de Juan Espinosa, que le aporta todo lo que tiene, se pueda hacer algo, llámese una fundación o un museo, lo que sea, sobre la obra de Miguel Espinosa».

 

Fotos

Vídeos