Óscar Montoya retrata los cambios sociales del tardofranquismo en 'De otro lugar'

Óscar Montoya retrata los cambios sociales del tardofranquismo en 'De otro lugar'

El inspector Tojeira, un policía sin vocación, protagoniza la novela negra del escritor alicantino

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

En España, con la transición, se produjo un cambio en el régimen político, pero también mutó la mentalidad de la gente. Por ejemplo, se produjo un boom de la parasicología. Todos esos cambios políticos y sociales aparecen en 'De otro lugar', la segunda novela del escritor alicantino Óscar Montoya, publicada por AdN y protagonizada por el peculiar inspector Tojeira, un policía sin vocación que huye de Madrid a Alicante en los años de la transición tratando de evitar problemas, un objetivo que no consigue.

En la ciudad mediterránea se encontrará una España que no acaba de romper con el franquismo y en la que la violencia de ETA se mezcla con la de los grupos de extrema derecha y policiales. «En 1982, de las doce jefaturas de Policía, nueve estaban dirigidas por exjefes de la Brigada Político-Social. Es cierto que muchos antiguos franquistas se recondujeron, pero también hubo una minoría que metió caña. Fueron años de palizas y asaltos y organizaciones como Fuerza Nueva convocaban a más gente que los sindicatos. Por suerte, en aquella época el miedo estaba siendo sustitudo por la ilusión», cuenta Montoya.

«La novela negra debe tener personajes complejos, no basta con la sangre», dice el escritor. 'De otro lugar' cumple con el objetivo de explicar un tiempo y un lugar, pero también funciona como retrato de un personaje, el inspector Tojeira, atormentado por su pasado «Miedos interiores y el miedo de su propio país se superponen», asegura. «Las decisiones de una persona las marcan sus miedos y sus frustraciones de la infancia», continúa Montoya. Tojeira es también un fan de la parasicología, que penetró en los hogares españoles con fuerza en aquella época. «En el resto de Europa lo había hecho tras la Segunda Guerra Mundial. Aquí, aquellos programas sobre apariciones extrañas y ovnis tenían grandes audiencias. ¿Por qué un policía no podía creer en lo paranormal? Es un hombre imbuido por esa subcultura», asevera.

La primera novela de Óscar Montoya fue 'Últimos días de maternidad', autopublicada por el propio escritor, publicitada sólo a través de las redes sociales y un éxito de ventas en Amazon. «Yo llevaba toda la vida escribiendo y mi primer libro lo autopubliqué casi como un juego. Me puse el seudónimo de Montoya Jackson (La Toya), en honor a la hermana de Michael Jackson, y la cosa empezó a crecer», recuerda el autor, que trabaja en una empresa de exportación e importación en Vigo y que por ahora, no se plantea convertir al inspector Tojeira en el protagonista de una saga. «Tengo una máxima: mi objetivo es escribir una novela distinta cada vez», concluye.

Temas

Libro