Blas Ruiz Grau : «Es un momento dulce para la novela negra»

El autor alicantino Blas Ruiz Grau (Rafal, 1984), en una imagen reciente, con un ejemplar de su nueva novela. / LUIS ENDERA
El autor alicantino Blas Ruiz Grau (Rafal, 1984), en una imagen reciente, con un ejemplar de su nueva novela. / LUIS ENDERA

El escritor alicantino presenta mañana en Educania su última obra, 'No mentirás'

Manuel Madrid
MANUEL MADRID

Ha visto cumplido el sueño de cualquier escritor novel: convencer a un grupo editorial, nada más y nada menos que a Penguin Random House, la multinacional surgida de la unión de las editoriales Random House, de que su firma es garantía de éxito. Blas Ruiz Grau (Rafal, Alicante, 1984) no da crédito a lo que está sucediendo. Su última obra, 'No mentirás (Ediciones B, 2019) se puso a la venta hace cinco días, y ya va por su segunda edición. Un fenómeno que, dado el tirón que tiene la novela negra, tendrá continuidad, y no es casualidad. Sus dos anteriores novelas, 'La verdad os hará libres' (2012) y 'La profecía de los pecadores' (2013), autoeditadas, ya rompieron moldes, superando en el segundo caso las 80.000 copias en sus versiones en digital y en papel. Ruiz Grau es autor también de 'Kryptos' y 'Siete días de marzo' (2015) y de un ensayo sobre investigación criminal, '¡Que nadie toque nada!' (Oberon), con el que aborda los mitos y realidades del procedimiento policial y forense. En ese universo nada 'No mentirás', la historia que presenta mañana, a las 19 horas, en Educania (calle Sociedad, Murcia), la librería regentada por Ana Sánchez.

Autoeditó sus primeros libros, que fueron 'best seller' digitales, hasta que Penguin Random House sucumbió al tirón del inspector Nicolás Valdés

-'No mentirás' es la historia de un abogado de éxito que debe acudir a un pueblo de Alicante cuando le comunican que su padre, con quien llevaba años sin hablar, ha aparecido ahorcado. Todo apunta a un suicidio, pero esa misma noche alguien roba los ojos del cadáver y Carlos encuentra en la casa una torre blanca de ajedrez con un mensaje oculto. ¿Cómo están recibiendo los lectores su nueva novela?

-Pues, de momento, demasiado bien, porque hace nada [el 14 de marzo] que salió a la venta y ya vamos por la segunda edición. El primer día se agotó entera la primera edición. Es una locura, no sé muy bien cómo explicarlo. La gente está respondiendo muy bien, se está leyendo y está gustando, que es lo que yo esperaba, porque más que venderlo quería que gustase, y estoy contento.

«La serie negra funciona muy bien, la gente es muy morbosa, le encantan los asesinos y lo truculento»

-Con sus anteriores libros había pasado más o menos lo mismo, ¿no?

-Lo que pasa es que una cosa es internet, el libro digital es muy barato, y hay veces que se vende solo, como quien dice. Pero esto era una prueba de fuego para mí, porque el libro ha salido en las librerías. Me comentan que en Valladolid, por ejemplo, se agotó, y se habían enviado un montón de ejemplares.

-¿A qué atribuye esta expectación?

-La verdad es que soy muy activo en redes sociales, y yo entiendo que eso, al final, trae gente que te sigue, y que sabe de ti, y que está esperando cosas de ti. También los libros anteriores han generado una serie de lectores que ya son fieles, y sé que al final, pase lo que pase, van a comprar el libro. Es un compendio de cosas que se juntan y ha salido bien.

Arturo Pérez-Reverte: «Me llamó un día cuando saqué mi anterior libro, '¡Que nadie toque nada!', para decirme que le había gustado mucho, que de dónde había sacado tanta información de la policía»

-Cómo fue la escritura de 'No mentirás', un 'thriller' «diabólicamente adictivo» porque lo que empieza como una sencilla investigación se convierte en peligrosa cacería.

-Empecé a escribirlo hace cuatro años, hice una primera versión muy rápida. Y en este tiempo he estado investigando con la Policía, con la Guardia Civil, con forenses... para poder hacerlo más veraz, y lo he ido mejorando, hasta que al final se quedó como yo quería. Este libro tiene más de 40 revisiones, y en ellas iba añadiendo, quitando, volviendo a cambiar... y, sin parar, la verdad.

-El salto desde la autoedición de libros a ser editado por el grupo editorial más potente, ¿cómo lo vive?

-Las editoriales saben quién eres, qué haces, si vendes mucho o poco, y cuando ya ven que realmente hay un buen producto, lo compran y lo leen, analizan los puntos fuertes y los puntos débiles, y llega un momento en que deciden ponerse en contacto contigo para ver cómo funcionaría ese autor en el mundo editorial. En este caso, a mí me llama el mayor grupo editorial del mundo entero, Penguin Random House, y con ellos estoy muy bien. No es lo mismo estar tú solo que tener a un grupazo de profesionales contigo de la mano. Se nota mucho, sobre todo, en el resultado final.

Sucesos en Levante: «No se sabe bien lo que tenemos en esta zona»

-¿Estamos ante su mejor libro?

-Sí, sin duda. Siempre decimos que el último es el mejor, pero yo nunca había trabajado un libro durante tanto tiempo como en 'No mentirás'. Lo tengo claro, es el mejor porque lo he mimado muchísimo, pero también por toda esa gente que está detrás y que ha hecho que el resultado sea el mejor que puede salir de mí.

Antes se dedicaba a la informática. -

-Sí, tuve que dejarlo por una serie de enfermedades que me apartaron del trabajo, y tuve que reinventarme. Y como siempre había querido escribir, lo intenté y me he ido perfeccionando a lo largo de estos años.

Trilogía

-'No mentirás', en realidad, son dos historias paralelas.

-Sí, la de Carlos, el abogado de éxito que encuentra que su vida no es tal como creía, y tenemos a un inspector de policía, que es mi personaje fetiche en varias novelas, el inspector Nicolás Valdés, de la Policía Nacional, que ya conocíamos cómo funcionaba, pero que en esta novela retrocedo unos años y muestro su génesis como inspector. Es interesante porque llega novato, inseguro, se muestra cómo se forja el camino que le lleva a ser el inspector que es, con un caso muy gordo de por medio. Esta es la tercera novela en la que aparece, y no se va a detener ahí. Porque ya tengo escrita la segunda parte de 'No mentirás', que la hemos concebido como una trilogía, y estoy terminando ya la tercera. La serie negra funciona muy bien, porque la gente es muy morbosa, le encantan los asesinos en serie y lo truculento, y aparte es que ahora es un momento muy dulce para la novela negra en España. Y como a mí me llena, estoy súper contento.

-¿Tiene ya el cuerpo preparado para la gira de presentaciones que le espera por festivales del subgénero?

-Sí, voy a ir a todos los que pueda, a algunos iré a dar charlas sobre asesinos en serie, como al Club de Novela Negra de Cuenca 'Casas Ahorcadas', y contando lo que yo sé, y la experiencia que he ido cogiendo.

-En el Levante hemos visto casos tremendos, muy inspiradores para los escritores de su estilo. ¿Tiene esto alguna posible explicación?

-La gente no sabe lo que tenemos aquí, lo que se ve aquí es mucho más grande que lo que se ve en otros lugares de España, porque tenemos muy buen clima y eso invita a vivir, y aquí puede venir gente buena y gente mala, como en cualquier sitio, pero al darse tanta concentración de gente hay muchas más posibilidades de que venga gente mala.

-Arturo Pérez-Reverte, fundador de la revista 'Zenda', en la que usted colabora, se deshace en elogios hacia su forma de escribir. ¿Cómo recibe estas muestras de compañerismo?

-Es raro para mí, que gente grande de la literatura empiece a hablar bien de ti. No sé cómo reaccionar. Porque es como un sueño que gente a la que admiras se lea tu novela y, además, hable bien de ella. A mí se me cae la baba. Yo he hecho cuatro blogs en 'Zenda' y soy colaborador asiduo. Arturo me llamó un día cuando saqué mi anterior libro, '¡Que nadie toque nada!', para decirme que le había gustado mucho, me preguntó cómo había conseguido tanta información. Está encantado con lo que hago.

Temas

Libro