Antonio López Pina: «He hecho de mis maestros y amigos mi galería de inmortales»

López Pina, ayer, tomando notas en la intervención de Jarauta. / n. G.
López Pina, ayer, tomando notas en la intervención de Jarauta. / n. G.

El catedrático de Derecho Constitucional presenta en el Gaya 'La inteligencia excéntrica'

A. C.Murcia

De modales exquisitos y trayectoria profesional admirable, Antonio López Pina, catedrático de Derecho Constitucional y exconsejero de Estado, presentó ayer en el Museo Gaya su nuevo libro, 'La inteligencia excéntrica' (Marcial Pons Historia). Nacido en Murcia en 1937, acompañaron a López Pina en el acto amigos como Francisco Jarauta, García Martínez, Ignacio Gutiérrez y Manuel Fernández-Delgado.

«Al paso del tiempo, he hecho de mis maestros y amigos mi galería de inmortales», reconoce López Pina, quien se la brinda, a través de su libro, «a los juristas que trabajan en lengua española en búsqueda de una visión de ideas, no menos personal que panorámica, sobre el Estado y el Derecho público del último medio siglo». «Más que nada», añade el intelectual murciano, «mi destino se explica por la fortuna de haberme cruzado en mi camino con unos cuantos maestros y una infinidad de amigos excepcionales». Su intención con 'La inteligencia excéntrica' es «intentar ofrecer a los lectores una suerte de historia de un sector de la Inteligencia, española y europea, cuya vida y azares de excepción he tenido la ventura de compartir».

El libro, de enorme interés, se centra, por un lado, en figuras como Salvador de Madariaga, Carlos Ollero, Raúl Morodo, Manuel García Pelayo, Fernando Morán, Landelino Lavilla, Luis Gómez Llorente, Rodrigo Fernández-Carvajal y Francisco Tomás y Valiente, asesinado por ETA en 1996. La segunda parte del libro está dedicada a sus maestros y amigos alemanes. «Mi círculo -indica López Pina- está poblado de gentes que cubren de uno a otro polo todo el espectro ideológico». «Configuran -añade- el espacio crítico del foro público», y siempre ha primado en ellos la «voluntad de servicio» y no la ambición de ser «hombres de poder».

Temas

Libro