«Caí casi por inercia en la novela negra»

El escritor canario Alexis Ravelo, autor de 'La ceguera del cangrejo' (Siruela). / Ángel Medina G. / EFE
El escritor canario Alexis Ravelo, autor de 'La ceguera del cangrejo' (Siruela). / Ángel Medina G. / EFE

El autor canario Alexis Ravelo participa hoy en las conversaciones del festival de literatura Cartagena Negra, que se desarrolla toda la semana

GEMA MORENOMURCIA

Un joven de un barrio humilde de Las Palmas de Gran Canaria trata de evadirse de la realidad a la vez que ansía comprender la violencia que gobierna y se perpetúa en las calles. Parece una vida de novela, pero es la vida de Alexis Ravelo, uno de los autores que participa en el ciclo de literatura Cartagena Negra. Comenzó a curtirse en un ambiente conflictivo que, lejos de arrojarlo a una conducta autodestructiva, le llevó a encontrar su propia terapia para asimilar estos problemas. «Me crié en un ambiente muy desestructurado, muy canalla. Además, por circunstancias familiares comencé a trabajar muy pronto y en la noche, en discotecas. Creo realmente que la literatura me salvó de terminar bastante peor de lo que podía haber terminado. Este género me ayudó a entender el fenómeno de la violencia, tanto física como económica», cuenta a 'La Verdad'.La inspiración de las novelas de Alexis Ravelo ha ido surgiendo así, de su realidad más cercana y de sus reflexiones: «A veces no hay que salir de tu pueblo para mostrar el mundo, se trata de encontrar los temas universales y contarlos en la lengua que se habla en tu barrio».

Ejercicios

Estos comienzos del autor en la novela negra se verían predecidos por la escritura de cuentos fantásticos, que fueron duramente criticados por la fuerte influencia que ejercía el escritor Julio Cortázar en él. Su pasión por este género llegaría poco después: «Caí casi por inercia en la novela negra. Fue un día haciendo pequeños ejercicios de estilo, intentando describir mi ciudad. Surgió una primera historia muy realista ambientada en los barrios más humildes y me di cuenta de que me había salido este tipo de literatura».

«La literatura me salvó de terminar bastante peor de lo que podía haber terminado»

A través del tiempo y la práctica, Ravelo fue descubriendo los beneficios que le aportaba este género nuevo para él: «Es un estilo que te permite hacer literatura a la vez que reflexionar y preocuparte por problemas éticos». El malestar que le provocan las injusticias lo reflejaría por última vez, hasta el momento, en la obra que protagoniza su participación en Cartagena Negra: 'La ceguera del cangrejo' (Siruela). «En esta novela fusiono dos inquietudes: un atentado que se está llevando también a cabo en la realidad contra el medio ambiente y la corrupción política que, en el caso de España, siempre ha ido de la mano».

«Se han descubierto muchísimas voces narrativas que el día de mañana seguirán ahí»

El canario reniega de ser optimista sobre el impacto que puede causar una obra crítica como la suya, y se muestra intranquilo con la situación actual del ecosistema. «He escrito una novela que invita a reflexionar sobre la posibilidad de desarrollar una industria turística sostenible en España. Algo en lo que nos jugamos la vida, pero mi libro lo leerán cuatro personas bien intencionadas. Sin embargo, los 'malos' no van a leerla y, mucho menos, se van a plantear hacer lo que yo cuento en ella», asume con naturalidad.

CONVIENE SABER

Qué
Conversación con Alexis Ravelo en Cartagena Negra.
Cuándo
Hoy, a las 19.15 horas.
Dónde
Auditorio El Batel. Cartagena. Entrada gratuita

Manifiestos

Las personas que ocupan cargos de poder tratan de «adormecer» y «desmovilizar» a la población para evitar los cambios que no les puedan resultar beneficiosos, según el autor. «Yo al año firmo una media de tres o cuatro manifiestos para diferentes causas y sé que no sirven para nada. Mi conciencia parece que se queda tranquila, pero en realidad no estoy haciendo más que formar parte del sistema». Por ello califica de «inútil» la acción individual para lograr una modificación palpable en la sociedad. «Es cierto que se ha creado una conciencia medioambiental, pero si al final esto se queda en hacer un parón de vez en cuando o en cambiar simplemente tus hábitos de consumo no hacemos nada. Los que gobiernan son los que pueden cambiar las cosas y, en vez de eso, se dedican a deslegitimar el cambio climático y a ponerlo en duda. Lo que me parece absolutamente monstruoso».

«Este género sirve para desvelar las contradicciones del sistema»

A partir de estas crisis sociales, la lectura de novela negra suele sufrir un despegue en los diferentes países, según observa el autor de 'Las flores no sangran' o 'La estrategia del pequinés': «Creo que este género se vuelve muy interesante para los lectores inteligentes en los periodos de cambio porque ayuda a explicarlo. Esta literatura sirve para desvelar las contradicciones del sistema». En el caso de España, Ravelo sitúa la crisis económica como principal impulsora de esta literatura que, desde la Transición, siempre ha sido bien acogida en el país. «Se ha popularizado más en los últimos años, ahora lee novela negra gente que no es especialmente adicta al género. Y, de este modo, también han surgido grandes fenómenos de masas que quizá no sean de una calidad exquisita. Aunque, a su vez, se han descubierto muchísimas voces narrativas que el día de mañana seguirán ahí. Además, también se ha transformado en los últimos veinte años con la irrupción de las voces femeninas. Tanto como autoras como en la creación de personajes de mujeres fuertes que lideran las novelas».

En Cartagena Negra también se hablará acerca del trato que reciben en la literatura el feminismo, el medio ambiente o la política. Por ello, Alexis Ravelo anima a los murcianos a acudir a este acontecimiento y no quedarse callados: «No concibo una reunión de este tipo sin que se participe en el debate y se genere conversación. Además, los lectores van a poder descubrir otros autores que también les enriquezcan y conocer a aquellos que les gustan».