«Imprimir un libro religioso en el siglo XVI era una actividad de alto riesgo»

La escritora Begoña Valero junto a su último libro. / tono camps
La escritora Begoña Valero junto a su último libro. / tono camps

Begoña Valero relata en 'La casa del compás de oro', que esta tarde acerca a Murcia la vida del pionero en la impresión de obras eclesiásticas

NATALIA BENITO

De Lyon a Orleans, Caen, París y Amberes. El francés Christophe Plantin se movió, en un tiempo marcado por los conflictos religiosos entre católicos y protestantes, a donde fuera necesario para convertirse en pionero en la impresión y difusión de libros religiosos en el siglo XVI. Begoña Valero (Banyeres de Mariola, Alicante) recoge esta historia en 'La casa del compás de oro', su segunda novela tras snatalia

u debut con 'El trabajo de los libros', que esta tarde -a las 19.30 horas- presenta en la Sala de Ámbito Cultural de El Corte Inglés.

-¿Qué cuenta en 'La casa del compás de oro'?

-Es una novela muy atractiva para el lector a dos niveles: por un lado, para el que solo quiere disfrutar, y por otro, para los que les gusta la historia. Es una delicia porque está muy bien documentada. Cuenta la historia de Christophe Plantin, el impresor más importante de libros religiosos en el Imperio español. Se puede vivir un momento histórico espectacular de la mano de mi protagonista. Imprimir un libro religioso en el siglo XVI era una actividad de alto riesgo, el impresor se jugaba la vida.

-¿Cuánto hay de realidad y de ficción en el relato?

-De la historia del protagonista es casi todo cierto salvo algunos aspectos de los que no se tienen datos. Hay cosas que no puedes saber, pero casi te lo imaginas. Hay mitad de realidad y mitad de ficción.

-¿Christophe Plantin ha pasado desapercibido en la historia?

-Sí. Nadie había escrito sobre él y por eso en el Museo El Compás de Oro, en Amberes, el taller del protagonista del que tomo el nombre para la novela, están encantados, y quieren que se traduzca la obra al neerlandés. Yo me enteré de la historia gracias a un amigo, y me pareció fantástica.

-¿Cómo se ha documentado?

-Hice un recorrido turístico por algunos de los lugares que aparecen en el libro. Aunque obviamente no están igual, algo queda para la inspiración. El proceso de documentación suele ser de tres años.

-¿Tiene previsto indagar más en el desarrollo de la imprenta?

-No tanto sobre la imprenta, porque ya he escrito dos libros sobre ello, pero sí en el siglo XVI, ¡me encanta! Ahora estoy en la línea de la leyenda negra española.

-¿Encuentra similitudes entre la sociedad del siglo XVI y la actual?

-Por desgracia, sí. No aprendemos de la historia. La persecución todavía sigue existiendo en temas religiosos. También tenemos problemas de separatismo... todo se repite.

-¿Cree que la aparición de la imprenta y la de internet están al mismo nivel de revolución?

-La imprenta fue el invento más importante de la Humanidad porque, realmente, la cultura estaba en manos de unos pocos. Es un avance increíble. Internet nos conecta con todo el mundo, pero es que la imprenta permitió difundir cualquier pensamiento a toda la población, con sus ventajas y sus inconvenientes.

-¿Se imagina el mundo sin papel?

-Creo que no ocurrirá. Es difícil que la gente se adapte a eliminar completamente el papel. Los libros te dan una visión distinta. El olor, el tacto... Hay que disfrutarlo.

 

Fotos

Vídeos