Pedro Touceda: «Los de mi generación somos un poco Peter Pan»

El periodista y escritor madrileño Pedro Touceda. /
El periodista y escritor madrileño Pedro Touceda.

El periodista de 'ABC' firma hoy ejemplares de su obra 'Los elefantes andan descalzos y no llevan paraguas'

Rosa Martínez
ROSA MARTÍNEZ

Tenía claro que quería escribir un libro, pero no sabía cómo empezar ni qué volcar en él. Comenzó entonces a confeccionar pequeños textos, relatos familiares en su mayoría, plagados de recuerdos y curiosidades. Los colgó en internet, en concreto, en su muro de Facebook. Un día tras otro. Llegaron los 'me gusta', 'me encanta' y los comentarios pidiendo más entregas de aquella ficción extraída directamente de la memoria. Y por fin, se hizo el libro. Así relata, a grandes rasgos, la génesis de 'Los elefantes andan descalzos y no usan paraguas' (Letrame, 2019) su autor, Pedro Touceda, quien hoy firmará ejemplares de su obra de relatos novelados (el título discurre a caballo entre uno y otro género literarios, matiza el escritor) en la II Feria del Libro de Murcia. Periodista en 'ABC', y director del Festival Iberoamericano de Cortometrajes FIBABC, impulsado por este diario nacional, Touceda (Madrid, 1958) es autor también de 'Un solo de calle', 'Caramelos envenenados' y 'Mucho cuento', títulos que publicó a principios de los años 80.

-¿Qué le ha permitido rememorar este libro?

-Lo escribí en mi muro de Facebook. Fue un poco un experimento, sabía que quería publicar algo, pero no el qué. La respuesta del público fue lo que me animó a seguir. No es un libro autobiográfico, porque mezcla realidad y ficción, pero a medida que escribía fueron aflorando escenas que había olvidado un poco con el paso de los años; volví a rememorar muchas enseñanzas de mi madre, que es una de las grandes protagonistas del libro. Y también de mi abuela, que era una persona muy alegre y nos transmitía sus ganas de vivir.

-¿Le ha supuesto esta publicación un reencuentro con su yo de niño?

-Creo que los de mi generación somos un poco Peter Pan. Cuando era niño, veía a mi padre y a mis tíos como señores mayores con 40 años. Yo tengo 60, y sigo teniendo un espíritu muy juvenil e infantil.

-¿Qué pretendía con cada uno de los capítulos?

-El libro está escrito casi como se ruedan las películas, e incluso sin el 'casi'. En una cinta nunca se empieza rodando la primera escena. Yo comencé escribiendo con disciplina y con la dinámica de hacerlo todos los días, pero no sabía qué iba a pasar. Son capítulos independientes pero tienen un escenario común: mi barrio, mi colegio, la Casa de Campo de Madrid. Aunque no es una novela al uso, tampoco es al cien por cien un libro de relatos; se puede leer por capítulos o no.

-Ha dicho en alguna ocasión que su vida bien podría haber sido una película, ¿por qué?

-Aunque es algo que puede pensar todo el mundo, en mi caso, hay una serie de datos muy curiosos, historias relacionadas con la casualidad que te llevan de un sitio a otro. Por ejemplo, de pequeño vivía con mi abuela, que tenía demencia senil, y podía ocurrir que se levantara por la mañana, se pusiera unos collares y comenzara a bailar charlestón. Luego, una gran parte de mi carrera, como periodista y crítico musical, la desarrollé fruto del azar. Una persona que conocí en la Feria del Libro de Madrid, en los 80, me entregó unos impresos para hacer prácticas en 'ABC' después de leer mi libro, y justo ese mismo día, mi padre me animó a hacer esas prácticas, de las que también le había hablado un amigo con el que había estado comiendo. Finalmente me presenté y al poco de estar allí me hicieron crítico musical; iba a ver los conciertos de los grupos de la Movida, y de repente, empecé a hacer entrevistas a gente de la que yo era fan.

-¿Qué satisfacciones le está dando este libro?

-La primera fue comprobar que lo que estaba escribiendo le gustaba a la gente. Y la segunda, publicarlo. Autoeditarse siempre es costoso. También me he reencontrado con mucha gente de mi pasado a través del libro y eso es una satisfacción.

-¿Murcia es especial?

-Sí, porque mi padre, aunque era malagueño, pasó parte de su infancia acogido por una familia de la huerta durante los años de guerra. Cuando he ido a Murcia me ha gustado pasearme por esa zona.

Temas

Libro