Paul Pen: «Nos contamos mentiras para que la vida sea como queremos»

Paul Pen, ayer, en Murcia. / MARTíNEZ BUESO
Paul Pen, ayer, en Murcia. / MARTíNEZ BUESO

El autor promociona en Murcia 'Un matrimonio perfecto', su última novela, tras vender 150.000 ejemplares de sus anteriores trabajos

Rosa Martínez
ROSA MARTÍNEZ

A Paul Pen (Madrid, 1979) se le conoce más en Estados Unidos que en España, a pesar de que es desde la costa mediterránea -actualmente reside en Alicante- desde donde escribe sus historias: tres novelas, 'La casa entre los cactus', 'El brillo de las luciérnagas' y 'El aviso', y una colección de relatos, 'Trece historias'. Todas suman más de 150.000 ejemplares vendidos, entre otros lugares, en Alemania, Italia, Reino Unido, Rusia y Estados Unidos, donde sus textos han sido traducidos. Ayer estuvo en Murcia. Plaza & Janés acaba de publicar su última novela, un 'thriller' literario que titula 'Un matrimonio perfecto'. Como guionista, prepara para Netflix la serie 'Alma', cuyo estreno está previsto para 2020. La adaptación al cine de su primera novela fue, reconoce, «un sueño». Protagonizada por Raúl Arévalo, 'El aviso', contó con la dirección de Daniel Calparsoro ('Cien años de perdón').

-¿Qué relata 'Un matrimonio perfecto'?

-Cuenta, sin revelar ninguno de sus secretos, la mudanza convertida en viaje de una familia, formada por un matrimonio y dos hijos, que está pasando una mala racha, con ciertos accidentes domésticos extraños y algunas situaciones un poco raras, por lo que decide cambiar de casa para cambiar un poco de aires a la espera de que las cosas vayan a mejor. Y lo hacen trasladándose desde Seattle, que es una ciudad al Oeste de Estados Unidos, a Boston, que está en la otra costa. En el viaje, que ellos se prometen muy feliz, va a surgir un imprevisto que va a cambiarlo todo.

«No sé si en todas las novelas de suspense el secreto es necesario, pero a mí me parece un elemento fundamental»

-¿Cuál es su punto de partida?

-Como me ha ocurrido ya en otros de mis trabajos, empecé por el escenario. Llevaba tiempo pensando en situar una novela en una autocaravana. Me parecía un elemento muy potente para escribir una historia: tienes una familia en una casa que se mueve, y puedes situarla en cualquier parte. Esto ya era lo suficientemente interesante como para escribir toda una novela. Después busqué el conflicto familiar.

-Su obra se construye sobre una serie de mentiras; ¿cree que son la base de toda novela negra?

-No sé si en todas las novelas de suspense el secreto es necesario, pero a mí me parece un elemento fundamental al que le he sacado mucho provecho. Además, me gusta que se adivine que la mentira está ahí, aunque sin llegar a revelarlo. Aprovecho los secretos familiares, gente que esconde un dato o una información que cambia totalmente la naturaleza de lo que creemos, o el lector cree, que ese personaje es.

-¿Por qué se miente?

-Para mantener una realidad que nos gustaría que fuera lo que no es. Casi siempre pensamos en las mentiras que contamos a los demás, pero el engaño empieza con nosotros mismos. Nos contamos mentiras para poder seguir o para que la vida sea como queremos que sea, y de todas esas mentiras que nos contamos a nosotros mismos, creo que parten todas las demás.

«El amor hay que entenderlo con todos sus defectos, más allá de ideales románticos»

-¿La perfección existe?

-No, yo creo que no, aunque se puede alcanzar si te mientes a ti mismo y a los demás durante toda la vida; en ese caso, de cara a los demás habrás logrado esa perfección, pero habría que valorar si merece la pena vivir una vida que no es honesta contigo mismo.

-¿Y en el amor?

-En el amor tengo una visión optimista, el modelo que yo tengo es el modelo de mis padres, que llevan muchos años juntos y han dedicado la vida el uno al otro. Lo que no es real es el amor romántico. Hay que entenderlo con todos los defectos y sacrificios que conlleva, más allá de ideales románticos, que quizá son los que no existen.

-¿Le divierte la escritura?

-Me divierte escapar del mundo real. Escribo historias oscuras y feas, pero aún así me aportan esa parte de escapismo. Mis historias suelen estar llenas de detalles tiernos y bonitos. Me cobijo en ellos para que la experiencia de escritura sea agradable. Cuando intentas entender a tus personajes, lo que estás haciendo es intentar entender al ser humano, y al final aprendes de la vida; escribir te obliga a analizar a las personas y las motivaciones que pueden tener.

-¿Lo consigue?

-Sí, creo que sí. Mis novelas las protagonizan los teóricamente malos, pero no suelo estar de acuerdo con esa clasificación de lo que está bien o mal, o al menos de manera absolutista. En mis novelas intento entender al malo. En ellas, el malo hace cosas malas, pero motivado por el amor. Salvo excepciones, creo que si empatizas un poco con la otra persona puedes llegar a entender por qué ha hecho lo que ha hecho.

Cine

-Usted vende más en Estados Unidos que en España, ¿le sorprende?

-Sí, me gustaría que en España tuviera la misma respuesta, pero supongo que llegará el momento en el que la conexión con el público español sea igual. La verdad es que es curioso que esté vendiendo más allí que aquí.

-¿Cuál cree que es la razón?

-No lo sé. Es cierto que a pesar de que escribo en español, mis novelas, salvo la primera, no están situadas en España. He ido cambiando de localización. Una está en México, esta está en Estados Unidos, y en el caso de 'El brillo de las luciérnagas', no hay una localización geográfica, porque el escenario es un sótano y nunca se dice dónde está. Quizá por esta amplitud geográfica ha sido más sencillo.

-¿Y el cine? ¿También fue una sorpresa?

-En mi caso era un objetivo y cuando ocurrió fue un sueño cumplido. He conocido a muchos autores por las versiones cinematográficas de sus novelas; creo que las películas tienen un público más masivo y muchas veces nos llega la película antes que la novela. Yo he hecho siempre ese ejercicio: he visto una película que me ha gustado mucho, he visto que estaba basada en un libro, he leído la novela, y a partir de ahí he conocido al escritor y he podido seguir su trayectoria. Es una forma de llegar a más público y lo veo como algo positivo.

Temas

Libro