Cinco novelas de intriga y una costumbrista compiten en la próxima edición

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLES

Cinco novelas en las que la intriga, la peripecia detectivesca, la fantasía y la ciencia ficción son el núcleo de la acción son las finalistas, junto a otra de claras raíces costumbristas y nostálgicas, en la próxima edición del certamen literario Mandarache de Cartagena, que será la decimoquinta.

'El dolor de los demás,', de Miguel Ángel Hernández; 'La memoria del árbol', de Tina Vallés; y 'Kentukis', de Samanta Schweblin, son las obras finalistas del Premio Mandarache, para lectores de hasta 30 años. 'Desconocidos', de David Lozano Garbala; 'Invisible', de Eloy Moreno; y 'La reina negra', de Llanos Campos, optarán al 'Hache', para adolescentes.

Tras la incursión en el cómic, este año el comité organizador ha decidido regresar a la narrativa convencional, en el premio Mandarache, y mantener ese mismo formato en el Hache. «Nos ha quedado muy buen sabor de boca este año. Regresamos a lo que hemos hecho siempre para tomar fuerza y buscar algún nuevo camino en el futuro», explicó Alberto Soler, que capitanea el equipo que coordina el certamen organizado por el Ayuntamiento de Cartagena.

Misterio y nostalgia

El ciclo en el que los comités de lectura formados en los institutos y clubes literarios tienen el poder de elegir al ganador vuelve a la novela. En el premio Mandarache compiten un relato detectivesco presidido por un ambiente inquietante y claustrofóbico ('El dolor de los demás') y uno de ciencia ficción ('Kentukis'). El contrapunto lo pone 'La memoria del árbol', una narración en la que la forma de ver las cosas de un niño pone al lector delante de una crónica familiar y nostálgica.

En el caso del certamen para los más jóvenes, el misterio, el suspense y la intriga impregnan de una forma u otra la acción de las tres novelas candidatas, incide la organización.