«Lo que más me gustaría es que, al cerrar la última noche, no quedase ni un libro»

A. RIVERA MURCIA.

Asensio Piqueras (Albacete, 1956) se siente «murciano de elección». Tras pasar por multitud de ciudades a lo largo de su vida, decidió establecerse en la Región, porque quedó «enamorado de Murcia». Fue ese afecto por la ciudad, unido a su gran pasión, la lectura, lo que despertó en él la necesidad de que volviese a celebrarse en la capital una feria del libro.

Piqueras, además de presidir de la asociación Palin, ha publicado tres libros: 'Cosas de mi cabeza' (2013), 'Dentro, intimidades' (2015) y '50 pensamientos, poemas íntimos' (2016). Para él, más allá del reconocimiento que pueda recibir por la organización de esta convocatoria o el esfuerzo que esta empresa se le cobre, lo más importante es «poder ver en los ojos de los asistentes la ilusión de la lectura». Él, que de trabajar con las palabras las mide y maneja como un orfebre, manifiesta con seguridad su mayor deseo para las fechas señaladas: «Que el domingo por la noche, cuando acabe la feria, no quede ni un libro».

LAS CASETAS

Palin, ONCE, Asociación de Escritores de Alicante, Casa del Libro, Bohodon Ediciones, Pluma Verde, Taller de Prensa, Professional Direct Sales (Grupo Planeta), Librería Encuéntame, FNAC, Ediciones MCRC, Asociación de Escritores Murcia Romántica, El Corte Inglés, Malbec Ediciones, Editorial Corazones Solidarios, Soportales Catedral, Ediciones Alfaqueque, Grupo Editorial Tres y Libros, Raspabook Editorial, Childrensbookmurcia, Círculo Rojo, Editorial Tres Columnas, Dokusou Ediciones, Editorial MurciaLibro, Librería Educania, Distribuidora Miguel Sánchez, Ecu Librería y Ecu Editorial
Estas son las confirmaciones hasta el momento; ya se ha realizado el sorteo de los puestos en la feria.

Cuando comenta su amor por la literatura, y la monstruosa velocidad a la que consume obras en la pantalla de su móvil, se hace evidente que nadie está más convencido que él, o de forma más sincera, de que en Murcia hacía falta una feria del libro. Pero Piqueras no es el único en este frente. Él y otros con esta misma preocupación se reunieron en 2016 junto a la librería Ramón Jiménez, la más antigua de la ciudad, y bajo la piedra de los soportales de la Catedral de Murcia, para organizar una reivindicación cultural con esta vocación.

'La voz muerta' es el título de la publicación y entre los invitados a la puesta de largo estará Enrique Gallud, nieto del escritor

Todo el proceso creativo

Lo que ellos preveían como un encuentro de apenas diez escritores resultó reunir a unas 70 personas, todas comprometidas con el apoyo a la literatura murciana. De esa voluntad común nació la asociación que el próximo mes, al fin, organiza la Feria del Libro: Palin. El colectivo, que cuenta con seis socios en la junta directiva y más de un centenar de afiliados, cumple la función del cemento entre los distintos elementos que componen el proceso de publicación de un libro.

«Muchos escritores piensan que el trabajo se acaba cuando terminan de escribir la obra, pero no es así», añade Piqueras. «Una vez acabas de escribir, empiezan las correcciones, maquetaciones, buscar un editor o incluso autoeditarlo...». Palin trata de ejercer de matriz entre todas esas paradas en el camino hacia el lector, el consumidor final: «A través de la asociación, se ha creado en Murcia un vínculo entre las partes».

Aunque Palin nació con el fin último y exclusivo de que la feria del libro regresase, apoya también a todo tipo de creadores y artistas: fotógrafos, bailarines, pintores...

 

Fotos

Vídeos