Gran faena de Javier Orozco al cortar un rabo en Blanca

Javier Orozco da un pase con la muleta. / paco sastre
Javier Orozco da un pase con la muleta. / paco sastre

Ruiz Muñoz también salió a hombros en una interesante novillada del hierro de Virgen María

FRANCISCO OJADOS

blanca. Una brava y seria novillada de Virgen María se lidió en la segunda de abono de Blanca para los novilleros José Ruiz Muñoz y Javier Orozco. Éste último realizó lo más importante de lo que va de feria. Cuajó de principio a fin a un gran novillo de Virgen María, lidiado en tercer lugar, para el que se pidió el indulto. Ya de capa cargó la suerte el novillero de Ronda, con prestancia y pureza. Con la muleta firmó un faenón. Toreó a cámara lenta, incluso cuando se echó de rodillas para ligar una tanda excelsa. Además, tuvo la dignidad de matar al novillo de una gran estocada sin forzar el indulto, que pedía con fuerza el respetable. Dos orejas y rabo incontestables y la vuelta al ruedo para el gran novillo en el arrastre fueron premios adecuados. No pudo redondear triunfo al pinchar al último, un astado encastado, con el que dio la cara.

Le acompañó en la salida a hombros Ruiz Muñoz, que paseó una oreja de cada novillo. Su primero tuvo movilidad, pero recibió dos puyazos, castigo que acusó en la muleta, y el cuarto dio dos volteretas que no le hicieron bien. El sobrino nieto de Curro Romero mostró sus buenas maneras con la capa y con intermitencias también con la muleta y se tiró a matar muy derecho a su segundo, que le propinó un pitonazo a la altura de la ingle, que por fortuna no tuvo consecuencias.

Abrió plaza el rejoneador mexicano Cuahtémoc Ayala ante un buen eral de Juan Tassara. Falló con las banderillas, mató de un rejonazo en los bajos. Paseó un generoso trofeo.