Futurismo en Archena

El vivero de empresas de Archena, diseñado por Alberto Gil y María José Guillén. / carm

Los arquitectos María José Guillén y Alberto Gil consiguen el Premio Regional de Arquitectura por un edificio poliédrico de planta poligonal

Manuel Madrid
MANUEL MADRID

Los arquitectos Alberto Gil y María José Guillén, autores del futurista vivero de empresas de Archena, han merecido el Premio Regional de Arquitectura 2017-2018, según hizo público ayer el jurado de este concurso bianual, en su vigésima edición, convocado por la Comunidad Autónoma y el Colegio de Arquitectos de la Región de Murcia, en colaboración con la Fundación Cajamurcia. «Su generosidad y su integración en el paisaje, además de su volumetría, que responde perfectamente al uso interior». Este fue el argumento empleado por el jurado, con Juan Antonio Molina Serrano y María Hurtado de Mendoza entre otros, para justificar el fallo. Ubicado en el Pago del Barranco, en la calle Felipe II, este inmueble poliédrico de planta poligonal tiene una superficie total de 346 metros cuadrados y cuenta con zona de coworking (16 puestos); dos despachos para cuatro empresas, sala de reuniones, 'office' con microondas, cafetera y frigorífico, graderío-sala de conferencias, recepción y espacio común para almacenamiento y otros servicios. Fue inaugurado en octubre de 2017. La obra costó 425.000 euros, de los que el 80% fueron aportados por Fondos Feder, a través de la Fundación INCYDE; el resto correspondió al consistorio archenero.

A esta edición de los Premios de Arquitectura de la Región se han presentado 83 trabajos, y el consejero de Fomento e Infraestructuras, José Ramón Díez de Revenga, desveló la lista de galardonados por el jurado. En total, se concedieron diez premios y dos menciones. El arquitecto -y poeta- jumillano Salvador Moreno Pérez recibirá el galardón a la labor profesional «por su meritoria trayectoria».

El proyecto titulado 'El espesor vacío. Capilla funeraria. Panteón familiar', en la pedanía murciana de Lobosillo, de Pedro García Martínez, fue reconocido en el apartado de nueva edificación; Javier Peña Galiano y Lola Jiménez Martínez se alzaron con el de rehabilitación por 'Vivir frente al mar', en Los Urrutias (Cartagena), una obra que ya descubrieron en 'La Verdad' en la sección 'La Casa de Tu Vida'.

En arquitectura interior fueron reconocidos Juan Antonio Pérez Mateos y Juan Pedro Sanz Alarcón por una reforma de una vivienda en Murcia. El trabajo '#C12506 Exposición colectiva de proyectos urbanos', de Cartagena, de los arquitectos Andrés Viedma Guiard, Benito García-Legaz García y Carmen Tamboleo López-Brea, fue el más votado en la categoría de actuación efímera. 'La olimpiada de Arquitectura de la Región de Murcia' celebrada en Cartagena, y organizada por Fernando Miguel García Martín y Ricardo Carcelén González, resultó distinguida en la categoría de divulgación, al igual que la obra 'A 2 pasos: paseando con Tonucci', en Murcia, de Ana Belén López Plazas y Ana Fernando Magarzo.

El edificio Tívoli (22 viviendas, local y aparcamiento), en Cartagena, del arquitecto Martín Lejarraga, es el 'rey' de la sostenibilidad, mientras que el galardón de accesibilidad ha sido para el arquitecto Javier Sánchez Merina por 'Vivienda: arquitectura terapéutica para el trastorno del espectro autista (TEA)', en Cabezo de Torres (Murcia).

Las 'Nuevas oficinas Cynara', en Mula, de los arquitectos Carlos Abadía Suanzes-Carpegna, Ignacio Bautista Ruiz y Pablo García Mora, y la 'Rehabilitación de la iglesia de San Pedro', en Lorca, del arquitecto José Manuel Chacón Bulnes, se llevaron las menciones del jurado.

Los premios se entregarán próximamente en un acto público.