Faenón de Ureña, que sale a hombros con Ferrera en Almería

Antonio Ferrera y Paco Ureña son sacados a hombros este sábado de la plaza de toros de Almería./EFE
Antonio Ferrera y Paco Ureña son sacados a hombros este sábado de la plaza de toros de Almería. / EFE

El torero lorquino triunfa en la segunda corrida de la Feria de la Virgen del Mar, en la que participó en sustitución de Pablo Aguado

FRANCISCO OJADOS

La segunda corrida de la Feria de la Virgen del Mar de Almería contó con la presencia del torero de Lorca Paco Ureña, que justificó de sobra su inclusión en sustitución de Pablo Aguado.

Su primero fue un Zalduendo con romana y el de más presencia del festejo. Toro de vuelta al ruedo al que Ureña cuajó de principio a fin, desde los delantales a pies juntos de saludo hasta la última tanda. Derribó el toro al piquero antes de un quite por gaoneras ajustadísimo y no podía tener mejor destinatario el brindis que su hombre de confianza Curro Vivas, que lidió fenomenal y saludó en banderillas en el último de la tarde.

El inicio de faena de Ureña, por estatuarios en el mismo centro del anillo, y los naturales siguientes fue un primor. Faena de toreo grande y de naturales rotundos, hasta los que abrocharon el faenón con las dos rodillas en tierra. Su premio quedó en dos orejas al tener que usar el descabello, pero la faena fue de rabo. Otra oreja pudo pasear del sexto, el peor toro de un buen encierro de Zalduendo, pero la espada privó al de Lorca del trofeo. Un quite por chicuelinas dio lustre a su quehacer de capa y la faena, brindada al público, tuvo empaque y ajuste.

Salió en hombros junto a Antonio Ferrera, torero en sazón, que se las vio con un primero que, pese a buscar la querencia, tuvo buen son y embistió largo y por abajo. Lo aprovechó Ferrera en una faena de bonitos detalles, acertando en los terrenos. Mató en la suerte de recibir y paseó la primera oreja del festejo. Otras dos obtuvo del bravo cuarto en una obra preñada de inspiración y torería, que subió en intensidad cuando mandó parar la música y se deshizo del ayudado para torear la natural con la diestra. Volvió a matar recibiendo y tuvo que usar el verduguillo.

Completó terna Diego Urdiales, que firmó una labor seria ante su primero, que sacó algo de genio, en una faena de buena técnica. Mató de casi entera y se le pidió la oreja, dando una calurosa vuelta al ruedo. Saludó una ovación al acabar con el quinto, al que toreó con gusto y buenas maneras, pero en el que se pasó faena.

Oreja para Filiberto en Tafalla

Filiberto paseó una oreja en la corrida celebrada en Tafalla. El torero de Calasparra intervino en una corrida mixta en la que se lidaron toros de Rosa Rodríguez para rejones y de Buenavista para la lidia a pie, con el siguiente resultado: Guillermo Hermoso de Mendoza, silencio y oreja, Joaquín Galdos, pitos y dos orejas, y Filiberto, oreja y silencio