La estenopeica vuelve al Archivo Regional

Estenopos de Carlos Lupiáñez (Almería, 1969). Iglesia de Santa María, Sigüenza. / CARLOS LUPIÁÑEZ
Estenopos de Carlos Lupiáñez (Almería, 1969). Iglesia de Santa María, Sigüenza. / CARLOS LUPIÁÑEZ

El fotógrafo israelí Ilan Wolff apadrina hoy la muestra 'Limítrofes', que incluye al abanillero Damián Lajara

Manuel Madrid
MANUEL MADRID

Los fotógrafos José Damián Lajara, Francisco Javier Gómez, Carlos Lupiáñez y Gabriel Díaz demuestran desde hoy en el Archivo Regional de Murcia que la fotografía estenopeica, la forma más primitiva de captar imágenes con cámara oscura, con cámaras hechas a partir de cajas o latas, mantiene un tirón increíble. 'Limítrofes' es el título de esta muestra, que hoy será apadrinada por uno de los grandes nombres que ha dado esta técnica, el fotógrafo israelí Ilan Wolff, establecido desde hace más de una década en Almería. Lajara (Abanilla, 1952), que ejerce las labores de comisariado de esta exhibición, cuenta a 'La Verdad' que quería celebrar de una forma especial el 28 de abril, Día Mundial de la Estenopeica, «y como yo solo me veía un poco pobre», dice con modestia, «lo que hice fue contactar con un fotógrafo de Almería (Carlos Lupiáñez), otro de Alicante (Gabriel Díaz) y otro de Albacete (Francisco Javier Gómez)». En esta confluencia geográfica de artistas hay un hecho innegable: la mágica luz del Sureste peninsular, que no es cualquier cosa. «Murcia tiene una luz especial -asiente Lajara-. Casi todos los pintores y fotógrafos podemos opinar lo mismo. Y sin luz no hay estenopeica. Se puede hacer, pero para mí, que hago figura humana, es más complicado, porque cuanta menos luz tengas más larga es la exposición y, automáticamente, las imágenes quedan borrosas».

Entre las 66 imágenes realizadas con cámaras hechas con cajas y latas hay trabajos de Carlos Lupiáñez, Gabriel Díaz y Francisco Javier Gómez

Ese borroso natural de la estenopeica es lo que hace singular a esta técnica. Solo Damián Lajara, el único murciano de la muestra, utiliza la figura humana para sus fotografías, y se ha centrado en viejos oficios de la Región, como el afilador, lañador -reparador de objetos rotos, de barro o loza-, recogedores de esparto o heladeros. Es el principio de dos exposiciones seleccionadas por el ICA (Instituto de las Industrias Culturales y las Artes de la Región de Murcia) que se verán en Ojós en septiembre y en noviembre en Santomera.

Heladero de José Damián Lajara (Abanilla, 1952). | Paisaje urbano en invierno, de Francisco J. Gómez (Albacete, 1967). | Paisaje con 'Le Soir' de Grabriel Díaz Martínez-Falero (Albacete, 1951). / DAMIÁN LAJARA | FRANCISCO J. GÓMEZ | GABRIEL DÍAZ

El fótógrafo Ilan Wolff, en conversación desde Almería, cuenta su satisfacción por que un alumno de sus cursos de fotografía, Lupiáñez, tenga proyección y pueda mostrar su trabajo en Murcia. «Lo conozco desde hace 20 años, somos ya amigos, claro, y fue cuatro veces mi alumno en mis talleres en el Centro Andaluz de la Fotografía [que hoy dirige Rafael Doctor]. Él es la razón por la que estoy en España, un poco». Wolff recuerda que su primer contacto con España fue Manuel Falces, que escribió sobre su participación en una exposición en Madrid en 1998 sobre la estenopeica. «Él escribió una crítica sobre mí en 'El País', y en 1992, con motivo de la Exposición Universal de Sevilla, invitó a 35 fotógrafos para un gran proyecto sobre fotografía en Andalucía, y me buscó. Entonces preguntó sobre mí en la Biblioteca Nacional de París, y consiguió dar conmigo, yo vivía entonces en Holanda. Y así fue mi primer contacto con Andalucía». Desde 2001, cada año imparte talleres para el Centro Andaluz de Fotografía. Tanto le gustó Almería que dejó su casa en Francia y se instaló en España hace 10 años. «Como yo trabajo con esta técnica primitiva de la estenopeica y con el fotograma, necesito mucha luz. Y en Francia, Holanda y Alemania no hay mucha. Esto para mí era formidable, era el tiempo ideal para trabajar. Y aquí acabé creando una escuela. Este paisaje es maravilloso, me toca el corazón porque es el mismo paisaje de mi país, y es para mí como volver a casa, después de vivir en París y Nueva York. Y aquí encontré a mi mujer, también, de modo que ya no hay razones para irme de aquí».

Así lo ven

Ilan Wolff. Fotógrafo
«Este paisaje me toca el corazón, es el de mi país. Después de vivir en París, es como volver a casa»
Damián Lajara. Fotógrafo y comisario
«He sido un admirador del trabajo de Ilan Wolff, es un pionero. Vi sus trabajos y empecé con esta técnica»

«Muchas posibilidades»

Wolff recuerda que ha impartido talleres en grandes formatos en el Centro de Arte Contemporáneo Puertas de Castilla, donde ha expuesto su obra. De hecho, esta exposición del Archivo Regional incluye una obra que realizó sobre el Edificio Moneo de Murcia, en el que aparece todavía la pasarela volante que unía el Consostorio nuevo y el viejo.

Volver al principio de la fotografía no es nada extraño, según Wolff. «El problema es que la gente hoy no sabe cuál es el proceso. Con la fotografía analógica tú haces el proceso con tus manos y con tu imaginación. Y es un campo muy fuerte, y todavía con muchas posibilidades. En América hay un movimiento de apoyo fuerte, y espero que llegue a Europa».

Hoy, a las 19 horas, Wolff estará en la inauguración de 'Limítrofes' con los protagonistas de esta muestra. «Es un pionero», dice Lajara del maestro israelí. «Yo he sido un admirador de su trabajo toda la vida, y después de 40 años dedicándome a la fotografía en Barcelona, vi sus trabajos y empecé con la estenopeica, cuando solo había dos páginas dedicadas a esta técnica en las enciclopedias». Asimismo, Lajara agradece al director del Puertas de Castilla, Jesús de la Peña, la colaboración para poder revelar.