La Cueva del Arco registra la prueba de ocupación más antigua en Almadenes

Excavación realizada en la Cueva del Arco, en Almadenes./D. R.
Excavación realizada en la Cueva del Arco, en Almadenes. / D. R.

R. M.MURCIA

El Barranco de los Grajos, en la Sierra de Ascoy, no es el único enclave ciezano en el que se han documentado pinturas rupestres. El Cañón de Almadenes, y concretamente la conocida Cueva de la Serreta, alberga un rico patrimonio en lo que a arte prehistórico se refiere. También la Cueva del Arco, un conjunto de cuatro cavidades, conserva pinturas en dos de sus grutas, pero además, es escenario de uno de los yacimientos paleolíticos más importantes de la Región. Dos sondeos en sendas campañas realizadas en 2015 y 2016 en las dos estancias que no cobijan arte rupestre han constatado presencia humana en una secuencia de tiempo que va desde el Neolítico hasta el Paleolítico medio. Es la prueba de ocupación más antigua en el entorno del Cañón de Almadenes y una interesante fuente de información, aún con mucho por aportar, para conocer quiénes habitaron el lugar y en qué periodos.

Las excavaciones en este punto, dirigidas por los arqueólogos de las Universidades de Murcia y Barcelona, Ignacio Martín Lerma y Didac Román, respectivamente, se iniciaron tras el incendio declarado en agosto de 2015 en el entorno del Cañón de Almadenes. Entonces se llevó a cabo una campaña de actuaciones para comprobar el estado de las pinturas -de época paleolítica, con una antigüedad de entre 14.000 y 17.000 años, y ya conocidas-, que se aprovechó para realizar las excavaciones.

Entre los hallazgos más destacados, figura un hogar gravetiense en perfecto estado de conservación y datado hace 30.500 años; asimismo se han extraído numerosos utensilios de sílex también de gran antigüedad y cerámicas decoradas de época neolítica.

Hasta ahora, las dos primeras campañas desarrolladas han sido una 'toma de contacto'. Está previsto que el próximo mes de septiembre se lleve a cabo una excavación más ambiciosa que permitiría abrir en extensión los sondeos y que podría arrojar, cree Martín Lerma, nuevos datos de gran relevancia. Para esta futura campaña, el Ayuntamiento de Cieza ya se ha comprometido a destinar una pequeña partida presupuestaria, que el equipo de arqueólogos busca incrementar con el apoyo de la Consejería de Turismo, Cultura y Medio Ambiente, con la que está en conversaciones. El estudio de la Cueva del Arco forma parte del proyecto más amplio, dirigido por Joaquín Salmerón, Joaquín Lomba y Martín Lerma, que tiene como principal objetivo obtener un mayor conocimiento de toda la Prehistoria que encierra el Cañón.

Temas

Cieza