Clase magistral de Antonio Oteiza a los alumnos de la Escuela de Arte

Oteiza, en la Escuela de Arte. / Joaquín Zamora Jiménez & Daniel Rincón
Oteiza, en la Escuela de Arte. / Joaquín Zamora Jiménez & Daniel Rincón

El escultor donostiarra y «capuchino aventurero», como se define, muestra en Murcia 26 relieves sobre la vida y obra del arquitecto Antonio Gaudí

LA VERDAD MURCIA

La exposición 'El alma de Gaudí' puede verse hasta el 18 de junio en la sala Fernando Garrido de la Escuela de Arte de Murcia. El escultor Antonio Oteiza (San Sebastián, 1926), hermano menor del también escultor Jorge Oteiza (1908-2003), visitó este fin de semana la ciudad para participar en un encuentro con los alumnos y con el Círculo de Amigos Antonio Oteiza de Murcia. Jesús de Francisco, miembro del departamento de Promoción de la Escuela de Arte de Murcia, informó de que tras la inauguración de los 26 relieves sobre la vida y obra del arquitecto Antonio Gaudí, Oteiza obsequió con una clase magistral a los alumnos y profesores del Ciclo Superior de Técnicas Escultóricas presentes en el acto. El maestro explicó, barro en mano, cómo conceptualiza la idea y trabaja la materia hasta trasladar sentimiento y emoción mediante su destreza y sabiduría a un trozo de barro. La Escuela agradece a Oteiza esta «lección magistral».

También asistieron el arquitecto Juan Figuerola; el director General de Formación Profesional y Régimen Especial de la CARM, Sergio López-Barrancos; Lola María González, vocal de la Junta de Distrito Vistalegre-La Flota; Santiago Vera, presidente de la asociación de comerciantes de Vistalegre (Acovisbe); Juan Antonio Robles, presidente de Barrios con Arte; y Julio Sánchez Alegría, director de la Escuela de Arte, así como profesores y vecinos de Vistalegre.

Los relieves cerámicos que se exponen son obra de Oteiza, célebre por su estilo expresionista, y la maestra de ceramistas Neus Segrià (1931), fruto del encuentro en 2011 de ambos artistas. «Capuchino aventurero», como se define, la obra de uno de los autores más destacados de la escultura religiosa española del siglo XX destila maestría y sabiduría.