'La llorona', terror para Semana Santa

'La llorona', terror para Semana Santa

CARLOS MARTÍNEZ

Por estas fechas siempre recuerdo que en épocas franquistas el Sábado de Gloría era el día de los grandes estrenos del año en España. Claro que era una época en la que las películas americanas llegaban con años de retraso, la música en las radios estaba prohibida desde el Jueves Santo, los nombres de los actores se decían como se leían, y la gente sabía qué se celebraba.

Por desgracia no puedo deciros que este sábado tengamos obras maestras agolpadas en nuestra cartelera peleándose por nuestra atención, pero sí algunas que pueden hacernos pasar buenos ratos.

Por ejemplo, 'La Llorona' les va a encantar a los que devoran con delectación las películas que te hacen clavar las uñas en el brazo de la butaca. Terror de los autores de los 'Expediente Warren', (que es de lo mejor realizado en este género en este siglo). Ellos saben que todo funciona mejor poniendo a niños en peligro, que es lo que aquí hacen, acosados por una maligna presencia femenina que los lleva al más allá, para no volver.

Basada en una leyenda mejicana, tiene todos los elementos para disfrutar pasando miedo, aunque tenga un título que parece de una muñeca para pedir en Reyes.

Una de las grandes de la actuación británica, Judi Dench (capaz de ganar un Oscar por una actuación de diez minutos con 'Shakespeare enamorado') es la gran atracción de 'La espía roja'.

Las películas de espías, junto con las de juicios, ya me tienen ganado antes de comprar la entrada, así que os advierto que no soy objetivo con la plasmación de la historia real de una británica que espió durante décadas para la Unión Soviética, con el agravante que no fue descubierta hasta cumplir los ochenta años.

De acuerdo, podría haber sido mejor y sacarle más partido a esa parte íntima de los espías que es lo que los hace interesantes, eso de ser capaces de llevar una doble vida sin que nadie se percate, incluso con las personas más cercanas. Pero esa parte dramática y humana, que es la realmente apasionante, es tratada con demasiada levedad. En cualquier caso id a verla, Dench siempre merece la pena. Si sois seguidores de la serie 'The americans' tampoco podéis perderla.

De España nos llega una película animada 'Bikes' (llamarla 'bicicletas' no debía tener tanto tirón). Sonrojante plagio de 'Cars' (2006) pero en vehículos de dos ruedas y con mensaje ecológico bien masticado, para que hasta a los que no nos gusta 'Juego de tronos' lo entendamos.

Como penitencia de Semana Santa me parece más adecuada que como distracción.

Y en homenaje a Francia y en solidaridad con su desgracia de esta semana, quiero cerrar con una película de aquel país, 'Dobles vidas', una delicatesen con Guillame Canet y la cada vez más completa Juliette Binoche.

Una comedia que a veces roza el drama, sobre un matrimonio intelectual de mediana edad que se enfrenta a las mismas infidelidades e inseguridades que el resto de la gente, y descubren de pronto que son tan humanos como los que no entienden a Sartre ni dialogan apasionadamente sobre el empoderamiento de los desfavorecidos. Y es que no hay nada más humano que sentirse perdido, enamorado y solo.

Os dejo en el ecuador de este enorme puente, supongo que siguiendo apasionadamente el culebrón de los debates electorales, que como todo el mundo sabe es lo que realmente le importa a los españoles. Que tengáis una semana de cine.

Títulos de crédito

Notre Dame ha ardido, por suerte tenemos un montón de películas que hablan de esa catedral que, como la Giocanda, tiene más nombre y leyenda que la fama que merece, sobre todo gracias a la archiconocida obra de Víctor Hugo.

Sobre ella podréis ver 'El jorobado de Notre Dame' (1996) de Disney, con final adulterado y un malo muy bueno; o 'Esmeralda la zingara', (1939) con los magistrales Charles Laughton y Maureen O`Hara.

Pero además, la catedral es personaje principal en '¿Arde París?' (1966), con la estupenda recreación de la liberación de la ciudad de los nazis en la Segunda Guerra Mundial; 'Medianoche en París' (2010), la más fácil y taquillera de las obras de Allen (cuando aún no era pecado que te gustara Allen); por no hablar de las veces que ha sido arrasada en alguna película de catástrofes globales, como en 'Armagedon' (1998). Como veis, una Catedral muy presente en el cine.

Temas

Cine