Adiós a José Cantabella, el poeta del amor verdadero

José Cantabella. /Carmen Cantabella
José Cantabella. / Carmen Cantabella

El escritor será recordado, entre otros títulos, por 'Cuaderno de Ibiza y otros poemas', dedicado al amor de su vida, la artista plástica Carmen Cantabella | El velatorio queda instalado en el tanatorio Arco Iris

Manuel Madrid
MANUEL MADRID

El poeta José Cantabella (Murcia, 1963), cantor de amores, afanes y sueños cotidianos y destacado activista en defensa de la cultura, falleció anoche en su domicilio en Murcia. Casado con la artista Carmen Molina Cantabella y padre de tres hijos, en los últimos meses su salud se vio deteriorada a consecuencia de un cáncer, una enfermedad que aseguraba le había hecho ser «aún más sensible», aunque en esencia no había modulado su carácter. «Soy como soy», decía, «contundente, débil, sentimental, tozudo». Será recordado por libros como 'Afán de certidumbre' (2009) y, especialmente, por su última obra, publicada en diciembre, 'Cuaderno de Ibiza' (MurciaLibro, 2018), ensalzada por la crítica y aplaudida por los lectores y por sus compañeros. Si de algo se sentía orgulloso, además de por el hecho de haber descubierto «el amor verdadero», era del valor de la amistad. Cultivador de todos los géneros, pero especialmente de la poesía, el relato y la crítica literaria, mantuvo una fructífera vinculación con diversos medios como colaborador y columnista, donde dejaba patente su carácter indoblegable y su vocación literaria, si bien no fue precoz a la hora de publicar. En los últimos meses realizó para el suplemento de letras, artes y ciencias 'Ababol', de 'La Verdad', los perfiles de la ganadora del premio Cervantes, la uruguaya Ida Vitale, y de los poetas Dionisia García y Eloy Sánchez Rosillo, a los que comparaba con los clásicos y valoraba profundamente por su natural sencillez, una cualidad que valoraba por encima de otras entre los rapsodas.

Entrevistas

Fue durante diez años director del programa de Onda Regional 'La torre de papel', codirigió la revista literaria 'Lunas de papel' (2008-2010) y fue coordinador del Premio Libro Murciano del Año en varias ediciones. Admirador de los poetas alemanes e ingleses y de los autores de boom de la literatura hispanoamericana como Gabriel García Márquez, deja una obra diseminada en diferentes periódicos, antologías (aparece en las de Francisco Javier Díez de Revenga y Luis Bagué) y revistas especializadas, contenidos que unos días antes de su muerte organizó en su web personal. Uno de sus últimas apariciones fue en la presentación del poemario de Charo Guarino 'Los márgenes del tiempo' en la Universidad de Murcia. En diciembre pasado, acompañado por la poeta Juana Marín Saura y la actriz Mercedes Imbernón, presentó en el Museo Ramón Gaya 'Cuaderno de Ibiza', un volumen dedicado al amor de su vida, la pintora Carmen Molina Cantabella, musa e inspiradora de muchos de los poemas, que se presentan como el diario sin fechar de una felicidad compartida. En noviembre pasado estuvo recitando en la casa natal de Miguel Hernández. El colectivo Bálamo del Arte de Cartagena le dedica su publicación más reciente.

Entre sus libros destacan 'Historias de Chacón' (2005) y 'Llegarás a Recuerdo' (2009), ambos de relatos; los poemarios: 'Afán de certidumbre' (2009), 'Los sueños cotidianos' (2011), 'Poemas de amor' (2014) y 'Revolución' (2014), junto a su pareja, Carmen Molina Cantabella. En los últimos años el poeta mostró públicamente su rechazo a los problemas administrativos surgidos con la gestión del Museo Ramón Gaya, cuyos trabajadores estuvieron cerca de un año sin percibir sus salarios por cuestiones burocráticas y en ningún momento abandonaron sus puestos, y contra el recorte de los horarios de apertura en la Biblioteca Regional de Murcia. En ambos casos organizó recitales abiertos a la ciudadanía para sumar apoyos y exigir el mantenimiento y la calidad de los servicios públicos.

En una entrevista a 'La Verdad' aseguró al periodista Antonio Arco que se dedicaba «a lo más importante: amar». En uno de sus últimos post en su blog, 'Afán de certidumbre', compartió este poema incluido en su 'Cuaderno de Ibiza y otros poemas', libro que el crítico de 'La Verdad' José Belmonte considera su mejor obra literaria sin ninguna duda:

«Me fui ovillando, es decir, me marché a la isla.

Entonces,

como si nada, como si todo,

nacieron los poemas para este Cuaderno, que a veces te reclaman a gritos, otras veces, en silencio,

pero siempre,

porque saben que sin ti

no serían».

Temas

Murcia