Veinte horas dando guerra

La regata marítima y la batalla púnico-romana de la Cuesta del Batel, actos centrales de una jornada en la que los museos son gratuitos

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLES

Dos batallas, la regata marítima que enfrentará a Carthagineses y Romanos (a las once menos cuarto de la mañana) y la recreación histórica (a las seis), enmarcan la jornada de hoy para tropas y legiones. Los eventos posteriores y la juerga en el campamento hasta el amanecer completan casi veinte horas de jolgorio, repartido entre el centro urbano y el recinto festero. Quienes quieran unirse a ellas podrán hacerlo en este día festivo con más facilidades, ya que los autobuses de las líneas principales circularán hasta pasada la medianoche. Por si esto fuera poco, los museos de Cartagena Puerto de Culturas (incluidos el Teatro Romano y el Barrio del Foro) no cobrarán la entrada a los visitantes.

En la regata por la dársena de Cartagena, los remeros romanos intentarán vengar la derrota sufrida el pasado fin de semana en el partido de rugby que les enfrentó. No lo tendrán fácil. A la una de la tarde está prevista la representación, en tono de comedia, de otro enfrentamiento. Es el ajedrez viviente, que tendrá lugar en la plaza de Juan XXIII. A la misma hora, comenzará a funcionar el mercadillo gastronómico instalado en la plaza de España. amenizado por el concierto protagonizado por el grupo Todo Secretos.

Agenda del día

Batalla marítima
Regata entre embarcaciones romana y púnica. 10.45 horas. Dársena de Cartagena.
Ajedrez viviente
Representación cómica de una partida. 13 horas. Plaza de Juan XXIII.
Desembarco romano
Explanada del Muelle. 17 horas.
Batalla por Qart Hadast
Cuesta del Batel. A las 18 horas. 5 euros.
Desfile de la Victoria
Salida de la plaza del Ayuntamiento. 20.30 horas. Hasta el campamento.

Para entonces, las huestes acaudilladas por los generales Aníbal y Escipión empezarán a desperdigarse por la ciudad para tomar el aperitivo y celebrar comidas de hermandad previas a la batalla de la tarde. Hoy es tradicional reunirse en torno a una buena mesa e impregnar la ciudad del ambiente previo a la contienda.

A las cinco de la tarde, el desembarco de las legiones en la explanada del puerto concentrará allí a las tropas que representan a la armada romana, a su infantería móvil y a sus fuerzas de choque. Estos soldados y sus refuerzos en tierra marcharán hacia la Cuesta del Batel, donde les aguardarán casi tres mil espectadores. La batalla cambia este año de manera radical, para aproximarse con el mayor realismo a lo que fue realmente la toma de la ciudad púnica por parte de las huestes de Escipión. Por eso, los graderíos han sido dispuestos en forma de 'U', en dirección a la muralla de Carlos III, que será el eje de todo el evento, en su papel de fortificación de Qart Hadast que un bando intenta superar y el otro, defender.

Si todo sale como está previsto, el público asistente podrá disfrutar de las estrategias y de las formaciones de ataque de los romanos y de las tácticas de resistencia de los cartagineses. La organización indicó que quien no tenga todavía una entrada, podrá adquirirla al precio de cinco euros en los aledaños de las gradas. La instalación y la venta es cosa de la empresa Sillas Gil.

Tras una hora de escaramuzas, los romanos marcharán a celebrar su victoria. Primero lo harán en el escenario del Muelle, donde entregarán sus condecoraciones ('Coronas murales'). Luego pasarán por la plaza del Ayuntamiento para izar la bandera del triunfo y proclamar la Ley Romana, antes comenzar el desfile de los vencedores, que les llevará hasta el campamento por las calles Mayor, Puerta de Murcia, Carmen, Plaza de España, Alameda de San Antón y Soldado Rosique. Tras pasar el puente del Cartagonova, entrarán en sus cuarteles para comenzar la velada. El Gran Feriae de la Victoria reproducirá el ambiente de una ejército romano exultante tras derrotar a los carthagineses.

A las once de la noche está previsto otro concierto, protagonizado por el grupo Stolen, en el escenario del campamento. Las celebraciones se prolongarán hasta el cierre del recinto, a las seis de la mañana del sábado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos