Melikatron para los Guerreros de Uxama

Fernando García, Arancha y Leire Pérez y Marce García. / P. S. / AGM
Fernando García, Arancha y Leire Pérez y Marce García. / P. S. / AGM

ÁNGELA DE LA LLANA

Es una de las tropas fundadoras de las Fiestas de Carthagineses y Romanos, y tras estos años de lucha se ha consolidado como una de las más activas, abiertas y acogedoras para todo aquel que no es festero y pasa por el campamento a tomar una copa y bailar un rato. Por si fuera poco, cada año entra sabia nueva, gente joven dispuesta a perpetuar la tradición y compartir campamento y buenos momentos con los más veteranos.

Los Guerreros de Uxama, la tropa mercenaria carthaginesa, tienen fama por el espíritu que trasmiten y el tirón que tienen sus actos. Este año, sus componentes han puesto en marcha un nuevo ritual, que representaron el pasado jueves por la noche, encaminado a invocar a los dioses, para que otorgaran más valor a los guerreros que acceden a la batalla.

Perfectamente ataviados, componentes de la tropa como Fernando García, Arancha Pérez, Leire Pérez y Marce García, pusieron en escena un ritual en el que confeccionaron una bebida, llamada Melikatron, compuesta por miel, anís estrellado, canela en rama, pimienta, cardamomo y vino tinto, un brebaje que se le da a cada guerrero y al que antiguamente se le añadían setas alucinógenas.

La novedad de este conjuro parte, según explicó el presidente de la tropa, Juan Martínez, «porque el antiguo Druida (hombre con autoridad entre los pueblos celtas) se ha ido este año y ha entrado gente joven dispuesta a hacer otras cosas. Antes se hacía una queimada y este año hemos organizado este acto que es distinto».

Acogedores y cercanos

Entre los asistentes estuvieron María García, Marisol Gistbert, Dulce y Pepe Andreo, que se acercaron a ver la representación a la que habían sido invitados por miembros de la tropa. «Son muy acogedores y nos acercamos todos los años», indicaron.

Elena Vidal y Alberto Moreno eran algunos de los visitantes de calle. Ellos tomaban una copa mientras contaban que les gusta visitar este grupo, porque es una de las más abiertas de todo el campamento. «Aquí no te sientes como un extraños». De la misma opinión eran Pilar Pleguezuelo, Antonio Palencia, Javier Soler y Belén Celdrán.

Susana Tomás, Susana Lozano, Marién Sánchez, Petri Sánchez y José Antonio Caballo, son algunos de los muchos componentes de una tropa que está compuesta por 80 personas y que se mantiene viva gracias a las actividades que organizan todo el año.

Representa a los mercenarios de las tribus arévacas provenientes de Uxama Argelae (Soria), con una gran reputación como guerreros, lo que les valió para ser contratados, en forma sucesiva, por íberos, carthagineses y, más tarde, por los romanos.

Visten túnica de color granate o negra ajustada con cueros negros, adornados en plata y oro. Se protegen el cuerpo del frío con una capa negra o sagum. Llevan la cara cubierta con tupidas barbas y la cabeza con pieles de animales cazados por ellos (zorro, jabalí y lobo). Van armados con falcata ibérica y escudo de madera.

Alejandro Bernal, Verónica Sánchez, David Caro, Diego Sánchez, Javier Izquierdo, Begoña Sánchez, Rosa Hernández, Puri Pérez, Cristina Galera, Nuria Rojo, Rosana Soto, Juana Sánchez, Antonio López, Fina García Conesa y Encarna Hernández, fueron muchas de las personas que acudieron a presenciar un conjuro que terminó con aplausos y felicitaciones a los actores.

Miguel Villena charlaba con parte de los fundadores de los Guerreros de Uxama, como Pedro Jiménez, José Luis Alcaraz, Chancho Martínez y Pepe Castellini. Este último abogaba por unas fiestas que han evolucionado muy bien y que han aportado un conocimiento de la historia a los ciudadanos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos