La cantera ruge en un desfile atronador

Dos actores de la empresa Carros de Foc, en una de las animaciones con fuego que pusieron en escena este sábado en el desfile./Pablo Sánchez / AGM
Dos actores de la empresa Carros de Foc, en una de las animaciones con fuego que pusieron en escena este sábado en el desfile. / Pablo Sánchez / AGM

Cinco mil festeros lucen sus mejores galas en un cortejo que duró tres horas y media y que fue seguido por centenares de personas durante todo el recorrido

Antonio López
ANTONIO LÓPEZCartagena

Un día después de vérselas sin cuartel en el campo de batalla, ya sin distinción entre vencedores y vencidos, tropas y legiones escenificaron este sábado en la calle la unión de dos pueblos que un día fueron los líderes del Mediterráneo. Con el fuego, los grupos de animación, el estruendoso paso de los alcabuceros de Yecla, los personajes históricos como protagonistas en gran parte de un desfile vistoso, entretenido y rápido, los cerca de cinco mil participantes mostraron a los centenares de espectadores que abarrotaban cada calle, plaza y esquina del recorrido sus mejores atuendos, armas y atrezos. La temperatura cálida, más propia de principios de verano que del otoño, que reinó durante toda la tarde noche en la ciudad ayudó a un mayor lucimiento y a que el público disfrutara de un espectáculo que estuvo en la calle tres horas y media.

Las cuatro primeras descargas de los arcabuceros de la Asociación de Mayordomos Purísima Concepción de Yecla, a las seis en punto, dio inicio a un cortejo que salió de la Plaza del Ayuntamiento, entre pasodobles interpretados por la Agrupación Musical de La Unión. Su atronador paso se dejó sentir por todo el recorrido, aunque causó miedo en alguns niños, sobre todo en calles estrechas, como la calle Mayor.

En la salida ya se agolpaba media hora antes del comienzo un público que utilizaba farolas y hasta las escalinatas del Palacio Consistorial para ver el comienzo de un desfile en el que los niños destacaron al principio de muchos de los grupos. Su rugir de un millar de ellos, también jóvenes, fue el grito de una petición de paso a los mayores y de un aviso de que hay cantera para rato. La mujeres, cada vez en mayor número, pusieron la gracia con sus movimientos ensayados.

El olor a pólvora y a parafina de las antorchas de los saltimbanquis y malabaristas de fuego pronto inundó la calle Mayor y avisó al público de Puerta de Murcia de la llegada de la comitiva.

Jolgorio y fiesta

Ya, entonces, apenas quedaba hueco en las sillas desde la Plaza del Palacio Consistorial hasta la de España, aunque no ocurrió lo mismo con las gradas, donde se quedaron plazas sin cubrir. Algo diferente fue en la parte del recorrido de la Alameda, donde también se vieron huecos sin ocupar. Parte de él se quejó de que las gradas no tenían respaldo. Pese a ello y a los continuos cortes a lo largo del recorrido, los asistentes vibraron y disfrutaron mucho. Llamó la atención también las tiendas abiertas durante gran parte del paso del cortejo histórico, pese al jolgorio y la fiesta que había en la calle.

Se escucharon palmas al paso de las Amazonas de Capadocia o de la Legio Vernácula, cuando pasaban por la grada instalada en Puerta de Murcia. Allí, numerosos concejales vieron el espectáculo. Entre ellos, la vicealcaldesa, Noelia Arroyo, y el concejal de Festejos, Juan Pedro Torralba, entre otros.

Dos comentaristas, uno en la Plaza del Ayuntamiento, Alfonso Martínez, y otro en la calle Puerta de Murcia, Gaspar Zamora, pusieron la voz a los grupos. El primero lo hizo en inglés y español. Los más vitoreados fueron el general Aníbal y la princesa Himilce a su paso por la Calle Mayor, Plaza del Icue o Calle del Carmen. Ambos iban acompañados por dos percusionistas, Gonzalo Pineda y Alejandor Solano, este último ganador Filón del Cante de las Minas de este año.

También lo fueron Escisión (Husaí de León) y Emilia Paula (Pilar García). Estos cuatro personajes lucieron sus galas sobre las carrozas más suntuosas y engalanadas, no en vano son lo cuatro personajes más importantes de las fiestas. Fue de destacar la importancia que se le dio a los personajes infantiles, sobre todo los de Escipión y Aníbal. Ambos iban sobre plataformas, escoltados por dos grupos de tamborileros juveniles.

Aplausos también consiguieron los grupos de niños de Guerreros de Uxama, Conquistadores de Iberia, Cinco Colinas, Honderos Baleares y la Legia Ara Pacis. Llamó la atención la salida de cinco miembros de Caballeros de Lusitania sobre caballos. Un barco de la época de las guerras púnicas, la efigie de la loba que crió a Rómulo y Remo, así como el águila romana en tres plataformas dieron realce el espectáculo. Como en otros años, Legión Extraordinari se llevaron ovaciones durante el recorrido por su marcha militar a un ritmo rápido, como los grupos de bailarinas, de tambores y cornetas y las bandas de música.