El frío no puede con el Carnaval de Cartagena

Desfile en Cartagena. /P. Martínez
Desfile en Cartagena. / P. Martínez

Miles de personas siguen un desfile bastante ameno, a once grados y con un viento molesto y gélido

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLESCartagena

«¡Hace un poquito de frío!», contestó Miss Originalidad, al poco de iniciar el desfile de Carnaval sobre una plataforma en la que podía moverse lo justo para entrar en calor. Con mucho entusiasmo, los más de 1.500 participantes en el pasacalles se sobrepusieron este sábado a la climatología y contagiaron suficiente calidez al público que salió con abrigo para verles pasar, desde la salida a las seis de la tarde en la Alameda de San Antón, con trece de grados, hasta su llegada a la Plaza del Ayuntamiento, pasadas las nueve de la noche, con poco más de diez.

A lo ameno del desfile contribuyeron trajes que despertaron gran admiración por su elegancia, como los de vedette de la comparsa Salgueiro, los de Carnaval de Río de Antares, los del antiguo Egipto de Divertilandia y, sobre todo, los de tribu africana de Fantasía, con unos adornos que simulaban máscaras con los ojos iluminados. Hasta llevaron dos ‘jirafas’ representadas por dos zancudos caracterizados. También dieron la talla Inquietudes, con una modernista cartagenera, cuyo traje simulaba la azulejería y la vidriería propia de este estilo, con los colores del escudo de Cartagena. Por si no quedaba clara la alusión al terruño, les acompañaban un fac símil móvil del submarino de Peral y un Pinacho, también de pequeño formato. «¡Que se note que somos de Santa Lucía!», decía una de sus integrantes, poco antes de salir.

En la salida, los miembros de las comparsas se afanaban para no coger frío. «Ponte el abrigo, hija», decían dos madres a sus pequeñas, de unos 12 años de edad. En el momento de salir, un par de movimiento y a calentarse con la coreografía. «En cuanto llevas cinco minutos de baile, se te pasa», aseguró uno de los ‘indios americanos’ coronados con plumas de Renacer. Muy acorde con las temperaturas estuvo la indumentaria de Ipanema, alusiva al hielo, la escarcha y el invierno.

También hubo quien con pocos mimbres le echó una imaginación desbordante, como Mandala Junior, carcterizada como un equipo deportivo de Juegos Olímpicos. Sorprendente fue el disfraz de medusa del Grupo Scout Imhlala-Panzi. También gustó mucho la baraja de naipes formada por la comparsa ‘Los Mickeys’. formadas por niños. Hubo bastantes grupos que lucieron vestidos y disfraces cuyos remates ornamentales iban montados sobre un mono que dejaba poca carne al descubierto, con lo que eran algo más caldeados. Sin embargo, hubo otros como Burbujas, que optaron por los vestidos clásicos de pluma y lentejuela con el tejido justo para cubrir lo imprescindible. Pero con sus movimientos sincopados conjuraron la sensación de frío.

De los noventa grupos, quince eran infantiles, lo cual demuestra que el Carnaval tiene cantera. Catorce son de fuera de Cartagena, con lo que también se nota la repercusión de esta fiesta, que opta a ser de Interés Turístico Nacional. Asimismo, las carrozas de la Reina del Carnaval de Mayores, de las Drag Queen y de las reinas en categoría infantil y absolutas fueron saludadas con entusiasmo por el público. El desfile concluyó pasadas las diez de la noche en la Plaza del Ayuntamiento, con sus participantes cansados pero felices de conjurar el frío.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos