https://static.laverdad.es/www/menu/img/aquihayciencia-desktop.jpg

¿Taponazos para combatir la tristeza?

¿Taponazos para combatir la tristeza?
Javier Muñoz.

En los últimos tiempos muchas farmacias están apostando por una serie de productos engañosos

José Manuel López Nicolás
JOSÉ MANUEL LÓPEZ NICOLÁS

Siempre he considerado la profesión de farmacéutico como una de las más importantes en la sociedad. Su labor es fundamental y las farmacias son, para muchos ciudadanos, el primer lugar al que acudir cuando tienen un problema de salud. Sin embargo, en los últimos tiempos he observado cómo muchas farmacias (que no todas) están apostando por una serie de productos que no me gustan nada y que no entiendo cómo se venden en estos lugares que tanta confianza han inspirado tradicionalmente a la ciudadanía.

En el artículo de hoy me centraré en un producto que vi hace unos días en una céntrica farmacia de nuestra ciudad y que me impactó. Se trata de un complemento alimenticio que se ingiere a base de taponazos (sí, lo que han leído) y que dice estar diseñado para esos momentos de la vida en la que nos sentimos tristes o apáticos.

Según la empresa responsable, estos suplementos «mejoran el estado de ánimo y el humor, aportando energía positiva y un empujoncito de buen rollo sin efectos adversos a aquellas personas que se sienten tristes o apáticas». Se definen como antidepresivos naturales, mejoran el estado de ánimo, disminuyen el estrés, la ansiedad, el cansancio, la fatiga y aumenta la acción de la serotonina y la dopamina... ¡¡y todo eso tomándote un solo tapón al día!!

Me resultó tan sorprendente la existencia de este producto y las propiedades que (supuestamente) aporta que decidí averiguar cuáles son los ingredientes de este tapón y su posible efectividad. Leyendo la ficha técnica observé que está compuesto por tres componentes fundamentales: triptófano, extracto de estigmas de azafrán y vitamina B3.

Veamos lo que promete el taponcito y lo que dicen los organismos oficiales sobre su eficacia basándose en las evidencias científicas existentes.

1) Triptófano

En la publicidad de los tapones se lee que L-TRIPTÓFANO (600 mg) es un aminoácido esencial cuyas acciones son, entre otras:

- Aumentar la liberación de serotonina (estado de ánimo).

- Regular el estado anímico, la ansiedad, el apetito y el sueño.

- Aumentar la producción de melatonina, dopamina y norepinefrina.

Sin embargo, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria no ha dado su visto bueno a ninguna de estas acciones. El Panel de Expertos en Nutrición, Alergias y Dietéticos ha dejado bien claro que no existe ninguna evidencia científica entre la ingesta de triptófano como suplemento y el estado de ánimo. Tampoco se ha demostrado la correlación entre el consumo de este aminoácido esencial y la función cognitiva, la inducción del sueño o la reducción de la obesidad.

2) Extracto de estigmas de azafrán

Según leí en la publicidad de nuestro maravilloso tapón, la presencia de estigmas de azafrán ayuda a:

- Mejorar el humor.

- Actúa como antidepresivo natural.

- Aumentar el vigor y reducir el estrés.

- Actúa sobre numerosos neurotransmisores mejorando el humor, la ansiedad y el estrés.

¿Y hay evidencias científicas de ello? No. La EFSA no ha reconocido ni una sola propiedad saludable al azafrán, una especia derivada de los tres estigmas secos del pistilo de la flor de 'Crocus sativus'.

3) Vitamina B3

El último componente de Tapón Happy es la niacina, también conocida como vitamina B3. Según se lee en la publicidad de este complemento, el consumo del 15% de la Cantidad Diaria Recomendada (CDR) de niacina «disminuye el cansancio y la fatiga» y «mejora la condición psicológica». ¿Y eso es cierto? Sí.

¿Estoy diciendo que el único ingrediente del Tapón que tiene alguna efectividad es la vitamina B3 y que sin su presencia no podría comercializarse con esta publicidad? Sí.

Pero una cosa es que estén reconocidas las propiedades de la vitamina B3 y otra muy diferente que la necesitemos. Para saber si debemos enriquecer nuestra dieta con suplementos de vitamina B3 hay que estudiarse la Encuesta Nacional de Ingesta Dietética. En el apartado dedicado a esta vitamina se lee que la ingesta observada de niacina es de 39 mg/día a 40 mg/día en hombres y de 35 mg/día a 36 mg/día en mujeres. En todos los casos estas ingestas están muy por encima de las ingestas diarias recomendadas españolas y es absurdo ingerir un aporte extra de esta vitamina.

¿Entonces este producto es un fraude o peligroso? Ni una cosa ni otra. Es seguro y es un producto legal porque gracias a la presencia de vitamina B3 cumple la ley, pero esa vitamina no solo no te hace falta sino que la tienes en otros alimentos en mayores concentraciones. La niacina de la dieta procede, principalmente, de los grupos de alimentos de pescados, moluscos, crustáceos y derivados (26%), del de los cárnicos y derivados (22%) y de las legumbres, semillas, frutos secos y derivados (20%). Hay una gran cantidad de alimentos que tienen muchísims más niacina que los irrisorios 2.4 mg presentes en el Tapón para levantar el estado de ánimo.

¿Y cómo están de precio estos tapones? Carísimos. Una caja de 7 tapones cuesta la friolera de 13,5 euros, un disparate al lado de lo que cuestan algunos de los alimentos anteriormente citados y que aportan muchas más propiedades saludables, como bien sabe un farmacéutico.

Estimados lectores, las farmacias constituyen uno de los lugares más respetados por la sociedad y esto no debe cambiar. Sin embargo, la presencia en estos establecimientos de infinidad de productos similares al que hoy he analizado, no ayuda. No vale escudarse en que todos estos productos son legales (faltaría más) o en que algunos médicos los recomiendan. Un farmacéutico ha estudiado una exigente carrera y debe conocer perfectamente la composición y la efectividad de los productos que ofrece en su farmacia. Además, al venderlos están obligados a estar al día de la reglamentación que hay detrás de cada uno de ellos y de las dudosas estrategias de marketing que emplean las marcas comerciales.

Con toda esta información en la mano, me cuesta entender la razón por la que se venden estos productos en un lugar tan respetable como una farmacia. A mí esto sí que me pone triste.