Miguel Ángel Hernández: Los Ramos, París, Londres

Novelista y profesor de Historia del Arte de la UMU (Murcia, 1977). Méritos: Autor de 'El dolor de los demás' (Anagrama, 2018), uno de los libros del año en España

Miguel Ángel Hernández. /Martínez Bueso
Miguel Ángel Hernández. / Martínez Bueso
JOSÉ BELMONTE

Nadie podía sospechar que este sencillo y tímido profesor, nacido en la pedanía murciana de Los Ramos, ataviado siempre con esa gorra con la que aparece fotografiado en las solapas de sus libros, iba a convertirse, a fuerza de tesón y denodado esfuerzo, sin menosprecio de su inteligencia natural, en uno de los novelistas españoles actuales más destacados. Su labor como docente en la rama de Historia del Arte de la Universidad de Murcia y autor de numerosos trabajos de investigación, por los que ha sido reconocido internacionalmente, le ha llevado a ser invitado en distinguidos centros de Francia y los Estados Unidos en donde desarrolla algunas de sus actividades.

En 2013, uno de los mejores editores españoles de todos los tiempos, Jorge Herralde, puso todo su empeño en publicar una de sus novelas con la que sorprendería a críticos y lectores, 'Intento de escapada'. Una obra en la que Miguel Ángel Hernández apostaba por la calidad, aunque esta circunstancia le pudiera restar lectores. Pero lo mejor estaba aún por llegar. Un par de años después, en 2015, el escritor de Los Ramos, es distinguido como finalista del siempre codiciado Premio Herralde de Novela por su obra 'El instante de peligro'. Se trata de un relato inquietante, originalísimo, cuyo título es extraído de una cita de uno de sus escritores predilectos, Walter Benjamin. La crítica más exigente celebró la publicación de la obra con encendidos elogios y dio la bienvenida a un escritor de un estilo muy personal, inconfundible, que rompía moldes.

La novela que vino a continuación, 'El dolor de los demás' (2018), sin bajar ni un ápice la calidad de su prosa ni el compromiso con la buena literatura, ha supuesto el definitivo abrazo con un público mucho más amplio. Aunque basada en hechos reales que sucedieron en su propio pueblo hace un par de décadas, no se trata de un drama rural, ni de una aventura acaecida en el entorno paradisiaco de la huerta murciana. Miguel Ángel Hernández, ahondado en el dolor de los demás, se busca a sí mismo, tratando de darle sentido a su propia existencia.