Pablo Artal y Rafael Rebolo: La cúspide murciana de la ciencia

Catedrático de Óptica de la UMU (Zaragoza, 1961). Méritos: Premio Nacional de Investigación | Dtor. Instituto de Astrofísica de Canarias (Cartagena, 1961). Méritos: Premio Nacional de Investigación

Pablo Artal y Rafael Rebolo./Vicente Vicéns / AGM
Pablo Artal y Rafael Rebolo. / Vicente Vicéns / AGM
Alicia Negre
ALICIA NEGRE

Tras cuatro años sumidos en un 'impasse', los Premios Nacionales de Investigación volvieron este año a saltar al campo para recaer en dos grandes profesionales que han logrado colocar el nombre de la Región en la primera división de la liga mundial de la Ciencia. Difícilmente alguien discutirá a estas alturas los méritos del astrofísico cartagenero Rafael Rebolo y el físico zaragozano, afincado en Murcia, Pablo Artal para alzarse con estos galardones.

El primero, director del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), ha sido reconocido por el jurado, con el Premio Nacional Blas Cabrera de Ciencias Físicas, por el paso de gigante que sus contribuciones han supuesto para uno de los objetivos más perseguidos por la humanidad: el conocimiento del cosmos. Sus avances en el estudio de los exoplanetas gigantes y supertierras o el decaimiento de estrellas en agujeros negros -proyectos en los que ha trabajado codo con codo con otros investigadores del IAC- le han impulsado hasta el podio de la Ciencia nacional. Un empujón, aseguraba recientemente en una entrevista con 'La Verdad', «para seguir estudiando en el campo de la astrofísica con más ilusión, esfuerzo y energía».

El catedrático de Óptica de la Universidad de Murcia (UMU) Pablo Artal, ha demostrado, por su parte, que se puede hacer investigación mundialmente competitiva sin abandonar el campus de Espinardo. El expresidente de la Academia de Ciencias de la Región, que ya acumula a sus espaldas una veintena de patentes internacionales e innumerables trabajos de investigación, ha logrado barrer para casa el Premio Nacional de Transferencia de Tecnología, que lleva el nombre del murciano inventor del autogiro, Juan de la Cierva.

El jurado analizó «sus contribuciones pioneras en la utilización de métodos innovadores para la evaluación y corrección de la visión y su impacto en la salud ocular» y tuvo claro que era su momento. Destacó, asimismo, «su trayectoria científica y tecnológica de muy alto nivel», que en los últimos años ha colocado su nombre entre los primeros espadas de la Ciencia y lo ha hecho merecedor de otros importantes galardones, como la distinción 'Gold Fellow' de la Asociación Internacional de Visión y el Rey Jaime I de Nuevas Tecnologías, entre otros. Años y años de tesón y esfuerzo han situado a Rebolo y Artal como la cúspide murciana de la Ciencia.