Plataforma de apoyo al Real Murcia: Un tsunami de color grana

Movimiento para la salvación de la institución grana (Murcia, 2018). Méritos: Precursores del movimiento solidario en favor del Real Murcia que llegó a 94 países y que salvó a la entidad centenaria de la desaparición

Plataforma de apoyo al Real Murcia: Un tsunami de color grana
Nacho García / AGM
José Otón
JOSÉ OTÓN

Fue un movimiento espontáneo, una respuesta a una situación límite: el Real Murcia, un club con más de cien años de historia se moría y los murcianos no podían asistir a su defunción de forma impasible, sin hacer nada. Todo empezó con una pancarta en favor del club grana en un partido de ElPozo que rezaba 'SOS Real Murcia'. Los Gálvez, enrocados dentro de la entidad, mantenían a empleados y jugadores sin cobrar y la ampliación de capital, crucial para el futuro del club, apenas llegaba a los 3.000 euros recaudados. Con el club más antiguo de la Región a punto de saltar por los aires, los peñistas comenzaron a vender pulseras solidarias al precio de un euro destinadas a para pagar a los empleados. La iniciativa corrió como la espuma y las peticiones llegaron de todos los rincones de España. Los primeros, muchos exfutbolistas granas que, desde la distancia, sufren por el Real Murcia. Así hasta que una reunión en el despacho del abogado Gabriel Torregrosa, a la que acudieron dos representantes de los Accionistas Minoritarios, se convirtió en el gran detonante de una explosión solidaria sin precedentes en Murcia.

Solo días más tarde, en el Casino de la capital, se concentraron alrededor de una mesa un grupo de profesionales murcianistas, expertos en varios ámbitos de la economía y el derecho, que tenían un aspecto en común: desde niños habían mamado el amor por el color grana. Allí nació un movimiento que dio la vuelta al mundo. Empresarios, abogados, economistas, expertos de entidades bancarias, médicos, exfutbolistas, asesores y hasta un notario, pusieron en marcha una nueva marca que bajo el nombre de Plataforma de Apoyo al Real Murcia decidió no dejar morir al club de sus amores. Diseñaron un plan y consiguieron arrebatar de las manos de Gálvez las llaves de un Murcia que estaba en la UCI. Su llegada y la posterior campaña 'Hazlo tuyo' hicieron revivir una ampliación de capital que agonizaba. Convencieron a empresas murcianas y consiguieron hacer viral un mensaje que tocó el corazón de aficionados de hasta 94 países. La llamada de auxilio que tuvo eco en medios de comunicación de todo el mundo. El resultado final fue arrollador: más de 21.000 accionistas y cerca de 1,3 millones recaudados. El club grana sigue en la cuerda floja, pero ahora sí tiene esperanzas de sobrevivir gracias a más de una veintena de valientes que son historia del Murcia.