Ana Carrasco: Campeona entre hombres

Motociclista (Cehegín, 1997). Méritos: primera mujer en ganar un Mundial de motociclismo

Ana Carrasco. /Vicente Vicéns / AGM
Ana Carrasco. / Vicente Vicéns / AGM
FERNANDO PERALS TOMÁS

El año 2018 quedará marcado para siempre en la vida de la ceheginera Ana Carrasco. Se consagró en el motociclismo y se proclamó campeona del mundo en la categoría Supersport 300 de Superbikes el 30 de septiembre en Magny-Cours, Francia. Dominó y venció en una competición formada mayoritariamente por hombres y demostró al mundo el valor de una fémina en este deporte, donde ya no la ven como una mujer sino como una dura adversaria. Se coronó de la forma más emocionante: en la última vuelta de la última carrera de la competición. Reunió a todos frente al televisor esperando a que hiciera historia y así lo hizo. Montada en su Kawasaki Ninja y llevada en volandas por su equipo, el DS Junior Team, remontó desde la vigesimoquinta posición de salida hasta cruzar la meta como decimotercera. Esto le valió, por un solo punto de diferencia, para escribir su nombre en la historia de este deporte con solo 21 años.

La carrera de Ana Carrasco ha cosechado éxitos año tras año. En 2013 debutó en el Campeonato del Mundo de Motociclismo, en la categoría de Moto3, convirtiéndose en la mujer más joven en disputar en esta competición con solo 16 años. En 2017 fue la primera en ganar una carrera de motociclismo y este año, pionera en lograr un Mundial. La precocidad con la que la ceheginera ha batido récords invita a pensar que su futuro puede ser tan dorado como el título que aún luce con orgullo.

Criada en una familia apasionada de este vehículo, creció entre motocicletas, tanto que una de ellas fue su primer regalo, y su padre, mecánico, fue del que copió la pasión por las dos ruedas. Con los estudios de Derecho aparcados por la exigencia deportiva, Carrasco invierte su escaso tiempo libre en disfrutar de otros deportes como el pádel o el fútbol sala. Ana tenía un sueño, que no era otro que levantar un título de campeona del mundo y codearse con los mejores, y este año lo ha cumplido. Con la victoria como mayor motivación y haciendo gala de su constancia, competitividad y el trabajo duro, caminó con firmeza hasta lo más alto del podio en su competición.