https://static.laverdad.es/www/menu/img/alternavivo-desktop.png

La M.O.D.A.: «Nos implicamos y ponemos toda la pasión que podemos en los conciertos»

La M.O.D.A., durante su concierto en el Warm Up. / Álvaro Rabadán

La banda burgalesa, tras su paso por Murcia, se mantiene un verano más como una de las más demandadas en los festivales por su energía sobre el escenario

MIGUEL ÁNGEL MUÑOZ y ÁLVARO RABADÁN

La M.O.D.A. se convirtió en 2018 en la banda que actuó en más festivales del país, con un total de 24 conciertos, por delante de Izal (17) y nuestros queridos Rufus T. Firefly (15). Este año, aun sin tanta actividad, volverá a recorrer miles de kilómetros de carretera en furgoneta y estará presente las próximas semanas en el FIB (Benicasim, 19 de julio), Pirata Rock (Gandía, 20 de julio), Txunami Xixón (Gijón, 3 de agosto), Rabolagartija Fest (Villena, del 15 al 17 de agosto), Oh, See! Festival (Málaga, 14 de septiembre), Granada Sound (Granada, 20 y 21 de septiembre) y Caudal Fest (Lugo, 20 y 21 de septiembre), entre otros.

Y es que la fama de los directos del grupo les ha llevado a ser de los más demandados en la época primaveral y veraniega y a acostumbrarse a colgar el cartel de 'no hay entradas', porque su sonido, con una propuesta musical que mezcla sin miedo folk, rock, country, blues y punk, y sus letras han calado hondo en el público.

Buena prueba de ello fue su actuación en el Warm Up, con el escenario abarrotado, a pesar de que las primeras notas sonaron a las 19.25 horas. «Nos implicamos mucho en los conciertos y le ponemos toda la pasión que podemos. Solamente es eso», nos reveló el cantante de la banda, David Ruiz, en el 'backstage' minutos después de finalizar su actuación en tierras murcianas, y mientras sonaba de fondo Teenage Fanclub.

Y el mejor ejemplo de esa implicación y compenetración que existe entre los miembros del grupo es Alvar de Pablo (saxofón, clarinete, coros…), con quien bromeamos de que, aunque no esté tocando en una canción, la vive desde el primer segundo y es el que más mueve al público. «Con lo de que no está tocando había entendido eso que dicen de 'no es guapo, pero es simpático'. Algo parecido. Es que lo vive de verdad… Lo vivimos», remató Ruiz.

Alvar de Pablo, con su clarinete y animando al público.
Alvar de Pablo, con su clarinete y animando al público. / Álvaro Rabadán

La banda se subió al escenario de La Fica tras protagonizar en abril una minigira especial por Burgos, su provincia natal, donde ofrecieron cuatro 'shows' en formato acústico y totalmente gratis en los pueblos de Frías, Villadiego, Valle de Valdivieso y Hontoria del Pinar. «La idea era hacer conciertos al margen de lo habitual, de las giras, de los festivales… Tocar en salas y en festivales es la ostia, pero también lo es montar conciertos a nuestra manera, de forma improvisada y espontánea, y poder tocar con la gente al lado y tener ese trato más directo», explicó el cantante. La iniciativa, según la banda, también pretendía reivindicar que «la cultura es un derecho de toda la gente, viva en una gran ciudad o en un pueblo pequeño, y dar visibilidad al medio rural».

Y de esos conciertos ante un público más reducido, La M.O.D.A. pasó a tocar ante miles de personas durante dos días consecutivos, en el Viña Rock, en Albacete, y en el Warm Up. «Ayer fue increíble y hoy hemos tocado mucho más pronto, pero la gente ha respondido y hemos disfrutado un montón. Ojalá que todo siga igual. Tenemos ganas de seguir tocando y disfrutar con la gente», comentó Caleb Melguizo (batería). Aunque sin llegar a las cifras del verano pasado, «en el que hicimos todos los conciertos que pudimos», añadió Jorge Juan Mariscal (bajista), quien señaló que este año querían «un verano más tranquilo».

La banda acaba de presentar una nueva canción, 'La zona galáctica', que fue grabada en las mismas sesiones que 'Colectivo nostalgia', con la producción de Raül Refree, y de la que aseguran que es la más «distinta» a todo lo que han hecho antes, dentro de su filosofía de que no quieren encasillarse en ningún estilo en concreto ni en ninguna etiqueta. Sin embargo, todavía no quieren hablar sobre el sucesor de 'Salvavidas (de las balas perdidas)'. «De momento, solo pensamos en el siguiente concierto. Los planes nos los guardamos para nosotros», bromeó Ruiz.

La M.O.D.A. cerrará su actual gira con dos grandes citas, una en Barcelona (Razzmatazz, 15 de noviembre) y otra en Madrid (WiZink, 23 de noviembre) –las ventas marchan a buen ritmo, con más de 7.000 entradas vendidas para el concierto en la capital y poco menos del aforo disponible en la Ciudad Condal– y, a partir de ahí, el cuentakilómetros volverá a ponerse a cero.