https://static.laverdad.es/www/menu/img/alternavivo-desktop.png

Cut Copy: «Con Spotify resulta más sencillo escuchar música de 'playlists', pero sin saber a quién»

Los componentes de Cut Copy: Tim Hoey, Mitchell Scott, Dan Whitford y Ben Browning./Promo
Los componentes de Cut Copy: Tim Hoey, Mitchell Scott, Dan Whitford y Ben Browning. / Promo

El Low Festival arranca este viernes en Benidorm con la banda australiana de electrónica como uno de los principales atractivos de su cartel, junto a New Order, Foals, Vetusta Morla y los murcianos Viva Suecia, Second y Nunatak

Miguel Ángel Muñoz
MIGUEL ÁNGEL MUÑOZ

Hoy toca recomendar un destino clásico para el verano. Este viernes, 26 de julio, arranca en Benidorm el Low Festival, uno de los eventos musicales más interesantes de la temporada festivalera, con la mejor relación calidad-precio y en el que es más sencillo disfrutar de tu grupo favorito desde casi la primera fila sin apenas agobios. Y es que la posibilidad de ver a bandas internacionales como New Order –surgida de los míticos Joy Division–, Foals, Bastille, The Vaccines y Fischerspooner, además de lo mejorcito del panorama nacional –Vetusta Morla, Viva Suecia, Dorian, La Casa Azul, Fangoria, Carolina Durante, Second, Zahara, Mucho, Xoel López, Alice Wonder, Nunatak…–, a poco más de una hora en coche de Murcia, bien merece el viaje, aunque sea de ida y vuelta. En total, más de 70 artistas y 36 horas de música en directo en el recinto ubicado en la Ciudad Deportiva Guillermo Amor, donde tampoco faltará el calor y esa humedad pegajosa típica de la zona, aunque por suerte hay playa para refrescarse.

Entre las perlas que esconde el cartel de este año destaca Cut Copy, una de las bandas de música electrónica más interesantes y convertidas en referente para las nuevas generaciones gracias a su obra maestra, 'In ghost colours'. Tras su reciente paso por el BBK Live, los australianos –que compartirán el escenario principal este sábado, 27 de julio, con New Order, grupo con el que han sido comparados y son considerados sus herederos, Viva Suecia y Rinôçérôse– siguen inmersos en la gira de presentación de su quinto álbum, 'Haiku from zero', publicado en 2017, aunque según nos confirma su bajista, Ben Browning, se encuentran ya trabajando en nuevo material. Hablamos con el músico de Melbourne sobre su concierto en el Low Festival, la música en 'streaming' y las 'playlists' y cómo es componer y grabar nuevas canciones ahora que los miembros de la banda viven en diferentes continentes.

–¿Cómo describirías vuestra música para alguien que nunca os haya escuchado?

–Es siempre complicado definir nuestro estilo. Empezó como música dance electrónica, pero incorporamos guitarras y batería en directo y nuestro sonido evoluciona constantemente de disco a disco.

–La pregunta iba un poco enfocada a la experiencia de formar parte del cartel de un festival, como esta semana en el Low de Benidorm. ¿Consideráis un reto tocar delante de mucha gente que quizás no os conoce o se trata de una oportunidad para ganar seguidores?

–Siempre esperamos que la gente en el público conozca nuestra música, pero no pasa nada si no es así. Intentamos ganar nuevos seguidores con nuestras canciones. Afortunadamente en los conciertos se van sumando de una forma que es casi contagiosa.

–Piensas que gracias a las plataformas de música en 'streaming', como Spotify, los gustos de la gente son cada vez más abiertos, y por eso tienen cabida propuestas, como la vuestra, más originales y menos comerciales.

–Lo que creo es que la gente tiene acceso a mucha más música que antes. Es muy sencillo escuchar el álbum de un grupo sin tener que comprarlo, pero que eso sea una forma de contribuir a que la gente se abra o explore otros géneros no es algo de lo que esté tan seguro. La realidad es que también resulta más fácil escuchar música de 'playlists' –listas de reproducción– sin saber nunca quién es el artista.

–Cuando empezasteis vuestra carrera a principios de la década pasada, lo que triunfaba en Australia era el rock –las canciones más escuchadas eran 'Are you gonna be my girl', de Jet, y 'Get free', de The Vines– y muchos medios os describían como pioneros de la música electrónica. ¿Os sentís así?

–No somos pioneros de la música electrónica del mismo modo que, por ejemplo, Kraftwerk y Cassius. La primera vez que hicimos un 'tour' por Estados Unidos no existía mucha música electrónica que fuera popular, por lo que se percibió allí en cierto modo como una nueva escena, pero después muchas más bandas australianas de electrónica han girado y lo han hecho bien.

–¿Estáis ya trabajando en un nuevo álbum o simplemente os habéis centrado en acabar la gira?

–Sí, ya estamos trabajando en nueva música y estuvimos hace poco grabando en Australia, pero todavía no estoy seguro de si lo publicaremos en un LP. De cualquier modo, estamos muy contentos con el material en el que hemos estado trabajando.

–Ahora que cada componente de la banda vive en una parte del mundo –Estados Unidos, Dinamarca y Australia–, supongo que el proceso de composición y preproducción será más complicado, y que el Dropbox y las videoconferencias serán más útiles que nunca.

–Es un poco más difícil colaborar, pero nos sentimos cómodos mandando música por 'e-mail' y añadiendo pequeños fragmentos o partes a las canciones de esa manera. A veces es bueno estar separados y tener tiempo para comprobar lo que está haciendo cada uno por su cuenta. Otras veces sería más sencillo si estuviéramos todos en la misma habitación, pero hacemos que funcione.

–A la hora de grabar una canción, ¿pensáis en cómo la vais a tocar en directo, porque luego no es simplemente darle al 'play' y que suene la música, como hace The Chemical Brothers?

–Intentamos no pensar en los conciertos cuando trabajamos en nueva música. Simplemente tiene que funcionar para nosotros en el estudio al escucharla. Afortunadamente, lo que estamos haciendo es interesante y suena muy bien a nuestros oídos. Después, ya veremos cómo se puede tocar en directo.

–¿Y buscáis sorprender al público o darles también lo que quieren escuchar, aunque eso signifique copiaros a vosotros mismos?

–Odiamos la idea de repetirnos, por lo que no nos gustaría copiar ninguno de nuestros anteriores discos. Algunas bandas repiten siempre el mismo disco y eso está bien para ellos, pero nosotros necesitamos seguir creciendo. No tiene ningún sentido de cualquier otra manera.

«Algunas bandas repiten siempre el mismo disco, pero nosotros necesitamos seguir creciendo»

–¿Os atreveríais, por ejemplo, a grabar algo totalmente distinto a vuestra sonido actual, como hicisteis con 'January tape', un disco que era, básicamente, música ambiental e instrumental?

–Nos gustó mucho el proceso de grabación y de publicación de 'January tape' –se lanzó como un 'cassette' y como una edición limitada de tan solo 400 copias–. Creo que parte de ese sentimiento está presente en nuestro próximo proyecto.

–Parece evidente en los últimos años que la música electrónica evoluciona de forma más veloz que cualquier otro estilo. ¿Sois más de mirar hacia el futuro, y buscar alguna forma de innovar, o de revisar el pasado?

–Es cierto que a veces echamos la vista atrás, pero hay tantas producciones increíbles en discos recientes que nos fijamos más en lo que se publica ahora.