https://static.laverdad.es/www/menu/img/alternavivo-desktop.png

Crystal Fighters: «Hubo tantas mentiras sobre el 'Brexit' que no se sabe lo que quiere la gente»

Los tres miembros fundadores de Crystal Fighters: Sebastian Pringle (i), Gilbert Vierich y Graham Dickson./Promo
Los tres miembros fundadores de Crystal Fighters: Sebastian Pringle (i), Gilbert Vierich y Graham Dickson. / Promo

La banda británica publica este viernes, 1 de marzo, su cuarto álbum, 'Gaia & friends', que presentará en vivo en el Auditorio Parque de Fofó de Murcia el próximo 16 de marzo; hablamos con su cantante, Sebastian Pringle, sobre la enorme influencia de España en su música, el fichaje por una multinacional y el proceso de creación del nuevo LP

Miguel Ángel Muñoz
MIGUEL ÁNGEL MUÑOZMurcia

Lisboa, París, Londres, Berlín, Bruselas, Ámsterdam, Viena, Barcelona, Madrid… y Murcia. La gira europea de Crystal Fighters hará parada el próximo 16 de marzo en el Auditorio Parque de Fofó y promete convertirse en uno de los conciertos que figurarán entre los mejores del año en la Región. El grupo británico, capaz de insuflar con su energía sobre el escenario un chute de adrenalina al público de cualquier festival del mundo y banda sonora habitual de anuncios, series, películas y videojuegos –todo el que haya jugado al 'FIFA' lo sabe–, presentará las canciones de su nuevo álbum, 'Gaia & friends', que se publica este viernes, 1 de marzo, y que cuenta con colaboraciones más que interesantes como las de los colombianos Bomba Estéreo, la noruega Anna of the Noth, el sudafricano Petite Noir, los vascos Ugarte Anaiak y la chilena Soledad Vélez, a la que entrevistamos hace poco, entre otros muchos.

Será la cuarta visita de Crystal Fighters a tierras murcianas tras su paso por el desaparecido festival SOS 4.8, en 2013; por el Murcia Parque, ese mismo año, y por la bienvenida universitaria, conocida por entonces como BUM, en 2015. «Recuerdo con especial cariño el último concierto. Era un lugar alucinante para tocar –la plaza de toros La Condomina– y el público estuvo increíble», nos cuenta el cantante y líder de la banda, Sebastian Pringle, en conferencia telefónica desde Londres, donde prepara la gira, que arranca en apenas unos días, el 8 de marzo, en La Coruña. «Estamos muy a tope con el nuevo material y viendo el 'setlist' para los directos», destaca. El primer adelanto de 'Gaia & friends' se titula 'Wild ones', una canción de pop muy pegadiza y 'buenrollera'.

Uno de los detalles que más llaman la atención de Crystal Fighters es la enorme popularidad que la banda goza en España, mucho mayor que en su propio país, algo que, según explica Pringle, se debió al principio «probablemente» a su conexión con el País Vasco –utilizan habitualmente en los conciertos instrumentos de percusión vascos como la txalaparta, muy similar al xilófono, aunque con un aspecto más rústico y tocado por dos personas–, por Laure Stockley, una de las integrantes originales, que ya no forma parte del grupo. Tenía un abuelo que vivió en un caserío en Navarra y que al final de su vida escribió una ópera que no pudo acabar con el curioso título de 'Crystal Fighters', que dio pie al nombre del grupo.

«Intentábamos trasladar parte de la cultura española y vasca a nuestra música y la gente del resto del mundo no entendía muy bien esa mitología y folclore, mientras que aquí sí que se reconocía toda esa influencia de la música, el estilo de vida e incluso el idioma. Los españoles se sentían como peces en el agua con el sonido que hacíamos y eso era lo que les gustaba», argumenta.

Parece más que evidente al escuchar los discos de Crystal Fighters que se trata de una banda muy influenciada por la cultura de España –han hecho incluso alguna versión en castellano de sus canciones, como de 'Xtatic truth'– y el cantante inglés, que a lo largo de la entrevista tan solo recurrió al idioma de Cervantes al final para despedirse con un 'hasta luego', valora positivamente la enorme «diversidad» que existe en todo el país, que es a su vez compatible con una «conciencia colectiva».

Asimismo, revela que le encantaría vivir en el sur, donde las frutas y verduras «son increíbles» –es vegano desde hace unos años–, además de por el sol y porque la gente es «encantadora».

Banda del «planeta Tierra»

«Nuestra conexión con el norte fue realmente por casualidad. Por una amiga, una persona que cantaba con nosotros en aquel momento. Y decidimos centrarnos en eso, pero ya no tiene nada que ver con cómo nos sentimos ahora», confiesa Pringle, quien bromea con que no cree en las fronteras y no considera a Crystal Fighters como una banda británica o de Londres, sino «del mundo, o más bien del planeta Tierra».

Otro de los mayores activos, además de sus eufóricas y explosivas presentaciones en vivo, que caracterizan a Crystal Fighters es la fusión de estilos de su música, realmente difícil de etiquetar sin utilizar frases largas o palabras inventadas. ¿Electrofolk? ¿Folktrónica?

–¿Cómo definirías vuestra música?

–Nos lo preguntan mucho (risas). Algo así como indie-dance. O folk-dance, con influencias latinas y del País Vasco.

–Lo que parece evidente es que os gusta mucho experimentar y no tenéis miedo a arriesgar con nuevos sonidos. Supongo que con 'Gaia & Friends' buscáis volver a sorprender al público.

–Cuando entramos al estudio o escribimos nueva música siempre buscamos hacer algo que sorprenda, mezclas inusuales de géneros combinando diferentes estilos y música que quizás no hemos escuchado antes o que sentimos que no se hace ahora. Además, siempre hemos estado muy ligados a la música folk. Intentamos tomar elementos de diferentes culturas, de la música tribal más allá de Europa y España, como por ejemplo de África, Suramérica y lugares así. Y también nos encantan los sonidos más contemporáneos, la música dance. Siempre intentamos mezclarlo todo y buscar algo inusual que de repente se nos ocurre. Es básicamente lo que hemos hecho para el nuevo disco.

–¿Cómo describirías el proceso de crear vuestras canciones? Es algo que me imagino muy caótico.

–Sucede de muy distintas formas y algunas veces es cierto que es muy caótico, haciendo improvisaciones, usando diferentes guitarras pequeñas, máquinas y sintetizadores para lograr que la canción empiece a tener su punto, y luego ver qué letras funcionan. Otras veces simplemente te sientas con la guitarra y escribes algo con ese espíritu de Crystal Fighters. Hay muchas maneras distintas, como usar una flauta o un 'sample' que pensemos que resume nuestro estilo. Puede ser cualquier cosa, aunque luego nunca sabes qué pequeña idea que se te ocurre de madrugada puede convertirse en la buena. Hacemos cientos de maquetas que nunca ha escuchado nadie, trabajando de un modo o de otro. Es la vida del artista, que siempre está creando. A veces el material funciona y otras veces no.

«Nunca sabes qué pequeña idea que se te ocurre de madrugada puede convertirse en la buena; hemos hecho cientos de maquetas que nunca ha escuchado nadie» Sebastian Pringle

–'Gaia & friends' supone vuestro primer álbum con el sello Warner Music. Teniendo en cuenta todo ese espíritu y filosofía hippie que os acompaña desde siempre e incluso un halo místico, ¿no temíais en el momento de firmar el contrato que vuestros fans pudieran pensar que os habéis vendido a una multinacional?

–Bueno, ya sabes lo que dicen: 'tienes que vencerles desde dentro' (risas). Pero no, creo que la libertad es lo primero que tratamos con ellos. Simplemente queríamos hacernos más grandes y llegar a más gente, pero siempre intentando ser fieles a nuestro sonido y manteniendo todo nuestro rollo, y el disco prácticamente lo hemos producido nosotros. En estos tiempos que corren, con tanto cambio, con artistas independientes uniéndose a compañías más grandes, queríamos utilizar toda esa fuerza, por llamarlo de alguna forma, para conseguir cambios. Creo que necesitábamos una plataforma más grande para tratar de provocarlos y defender la justicia social, los derechos de los animales y todo aquello en lo que creemos. Así que realmente pienso que vamos a ayudar a la 'causa hippie' si nos quedamos con estos tipos (risas).

–En definitiva, sois libres para hacer vuestra música sin que nadie se entrometa.

–Exacto, sí. Ha sido genial. Hemos tenido un gran aprendizaje con ellos, y ellos con nosotros. Estamos en ese punto en el que si mantenemos todo lo que podamos el control sobre el estilo, es posible que eso realmente nos ayude a conservar la energía que tenemos desde el principio, y que llegue todo ese espíritu característico de Crystal Fighters.

–Ahora, con la perspectiva del paso del tiempo y la evolución en vuestro sonido, ¿cómo veis vuestros inicios y el primer disco, 'Star of love', con himnos para las pistas de baile como 'I love London' y 'Xtatic truth'?

–En esa época simplemente intentábamos hacer música, con ese vínculo especial que teníamos con España y el País Vasco y la energía que asociábamos a todo eso. Nunca se puede recrear ese sentimiento un poco de ingenuidad del primer álbum, de no saber cómo funciona el negocio de la música. Miro el pasado exactamente para encontrar eso que tiene algo de especial. Es lo que intentamos recrear ahora. Volver a esa mentalidad y esencia y crear algo novedoso que tal vez no haya escuchado o que no se escuche ahora. 'Star of love' ocupa un lugar muy especial en nuestro corazón y en el de mucha gente, que siempre dice eso de 'oh, es que el primer álbum… Bla, bla, bla' (risas). Creo que, al echar la vista atrás, fue un momento bueno para nosotros, aunque en aquella época simplemente pensábamos 'puede que esté bien' (risas).

–En 2007, cuando empezaste en la música, ¿dónde te imaginabas en el futuro? ¿Pensabas que ibas a llegar a triunfar?

–Realmente no sabía lo que iba a suceder. Solo hacíamos música para divertirnos con los amigos. Vivía aquí en Londres, y todavía sigo en el mismo almacén, y no habíamos montado ni siquiera el estudio. No teníamos un duro, aunque sí mucho tiempo para hacer música. No existía mucha oferta laboral por aquel entonces porque vino la crisis y perdimos nuestros empleos, así que ganábamos algo de dinero haciendo de DJ en clubs. Soñábamos con vivir en un país cálido, pensando que ojalá algún día pudiéramos tocar ante miles de personas y en qué tipo de música nos gustaría escuchar si viviéramos en un clima tropical o en España, y los tipos de energía que nos imaginábamos. Pero no lo sabíamos, y mucho vino de eso, de soñar un futuro en el que no estábamos en Londres. Volar hacia ese lugar, hacer música, conocer a gente, disfrutar del sol… A veces los sueños se hacen realidad (risas).

–¿Qué significa Crystal Fighters para ti?

–Creo que la banda ha sido muchas cosas para mí durante todos estos años, y una de ellas es, sin duda, una medicina. Pienso que todo es un poco una medicina. Por ejemplo, tu propio trabajo, cuando haces algo que amas, se convierte en medicina, curación, meditación… Y también es una forma de expresarme, de aprender sobre mí mismo, y un medio para descubrir el mundo y ser libre para hablar sobre ello. La manera en la que te obligan a afrontar diferentes situaciones, en plan 'tienes que ir a aquí o a allí a tocar'. Cada experiencia es una lección para el crecimiento personal y el análisis que te prepara mejor para el siguiente momento.

El «chiste» del 'Brexit'

–Y lo siguiente que viene es el 'Brexit', menudo lío que hay montado en el Reino Unido.

–Es un gran desastre. Creo que hemos sido engañados por las mentiras de los medios de comunicación y de los políticos, y que todo se ha convertido un poco en un chiste. Lo evidente es que debería haber un mayor control sobre lo que se les permite decir a los políticos, especialmente cuando son afirmaciones totalmente falsas, tal y como ha salido a la luz. Hubo tantas mentiras que ya no está nada claro qué es lo que quiere realmente la gente. Es muy deprimente, pero intento que no me dé el bajón y me doy cuenta de que todo es parte de este sistema babilonio y de cómo se termina convenciendo a los ciudadanos para terminar en este desastre. Todo pasa por una razón y tal vez exista una para esto, que estará clara al final. Pienso que el cambio se acerca, con revelaciones y el despertar de la gente, y todo esto es parte de eso, para que se den cuenta de que nos han estado mintiendo todos los días los políticos, las grandes empresas, los medios de comunicación… Y ya es cosa nuestra, de aquellos que quieren justicia y la verdad, encontrar la manera de conseguirlas.

–Después de la gira europea, volveréis este verano a España para tocar en algún festival.

–Sí, tenemos ya algunos festivales cerrados en Europa. Por ahora lo tenemos un poco en segundo plano por la gira que vamos a arrancar ahora. Pero sí, esperamos un gran verano, con un par de fechas en España.