https://static.laverdad.es/www/menu/img/alternavivo-desktop.png

Novedades Carminha: «Nos encanta amenizar el 'cubateo' de las gentes de España»

Los cuatro componentes de Novedades Carminha, con Xavi G. Pereiro (i)./Pablo Curto
Los cuatro componentes de Novedades Carminha, con Xavi G. Pereiro (i). / Pablo Curto

La banda gallega será uno de los platos fuertes de la jornada del sábado del Warm Up; su batería, Xavi G. Pereiro, revela que, tras la publicación de 'Ultraligero', ya se encuentran trabajando en nuevo material y reconoce que si el trío punk de sus inicios escuchara ahora su música, probablemente pensaría que son «una panda de pijos que flipas»

CARLOS GARCÍAMurcia

La importancia de Novedades Carminha dentro de la escena independiente nacional no ha hecho más que ganar y ganar peso con el paso de los años. El punk rock con el que iniciaron su andadura quedó apartado junto al garaje que tanto les ayudó a despegar y llamar la atención allá por donde tocaban. Contando ya con una reputación de banda con un directo muy potente, decidieron virar hacia un sonido más bailable, cuya última parada es 'Ultraligero', un disco gestado a lo largo de más de un año en el que han combinado conciertos y locales de grabación. Es, probablemente, su trabajo más arriesgado, con mucho de música urbana pero, a la misma vez, una oportunidad –aprovechada– de continuar explorando sonidos que definan lo indefinible de su personalidad. En unas semanas visitarán Murcia dentro del cartel del Warm Up – sábado 4 de mayo, a las 21.35, en el Escenario Warm– y aprovechamos para hablar con su batería, Xavi G. Pereiro (Vigo, 1988), un gallego fácilmente identificable por su acento, pero que no evita las respuestas directas.

–El viaje de 'Ultraligero' ha sido muy largo. Desde el primer single que sacasteis, 'Te quiero igual', hasta que ha salido el álbum ha pasado más de año y medio. ¿Por qué decidisteis hacerlo así, de un modo tan espaciado?

–Lo grabamos totalmente espaciado. Cuando terminamos 'Campeones del mundo' estábamos en un momento bastante calentito de creatividad y decidimos no parar de sacar canciones. En 2019 la tendencia que manda y lo que suele hacer la gran mayoría de los artistas es eso, sacar canción tras canción, y así no espaciar tanto los momentos de publicar contenido. Nosotros, cuando empezamos a hacer 'Te quiero igual', decidimos que íbamos a trabajar en canciones siguiendo una misma idea, que era básicamente nuestra interpretación de lo que es el baile. Y conforme íbamos grabando, publicábamos las canciones.

–¿Y has notado la diferencia, porque los discos anteriores sí que se grabaron más a la antigua usanza? ¿Resultaba sencillo volver al estudio a grabar o había un poco de desconexión?

–No, es bastante sencillo y cómodo. Si te lo planteas es mucho mejor ir quince veces en periodos de tres días al estudio, que hacer durante quince días todo un disco. Nos tomamos esa libertad de ir y volver, e incluso de ir grabando varias canciones a la vez, cambiarlas, modificar ideas… Por ejemplo, 'Joven con la edad' es una canción que empezó de una forma y acabó de otra, porque nos interesaba en ese momento más los sonidos del reggae. Y sin más. Antes hacíamos un planteamiento más romántico, pero ahora no nos cortamos un pelo en componer en casa y tirar de otras fuentes más flexibles que simplemente la tortura de encerrarte quince días a grabar un disco.

–Hace unos días llenasteis La Riviera, en Madrid, en un concierto que, por muchos motivos, me imagino que fue especial.

–Fue bastante potente. Un mes y pico antes de la fecha ya lo teníamos todo vendido, y eso no nos había pasado hasta ahora. Es bastante locura, porque la gente que se compra las entradas un mes antes o son muy fans, o son muy previsores, pero nunca nos había sucedido hasta el momento. Y la verdad es que el concierto fue muy bien. Tuvimos las cuatro colaboraciones del disco, que vinieron a cantar en directo. Fue una sorpresa y creo que el público disfrutó muchísimo.

–Una vez que una banda garajera como vosotros, que se ha curtido en muchos conciertos pequeños y con mucho sudor llega a un estatus en el que tocáis ya en escenarios grandes, ¿se echa de menos la cercanía con la gente?

–Bueno, sustituyes la cercanía por la impresión que da tocar ante 2.000 personas. Me gustan las dos opciones. Creo que seguimos siendo una banda cercana aunque toquemos delante de 2.000 personas. Siempre buscamos que el público baile, se choquen unos con otros, que suden y que se olviden de sus días para venir a ver un concierto ¡que le puede cambiar la puta vida! (risas).

–Vuestra trayectoria ha sido una exploración continua de nuevos sonidos. Si los Novedades Farinha –su primer nombre– de 2007 escuchasen a los Novedades Carminha de 2019, ¿qué crees que pensarían?

–¡Buah! Pues no lo sé. Pensaríamos que somos una panda de pijos que flipas (risas). Pero es guay, estoy muy orgulloso del cambio. Veo que Novedades Carminha es una banda que puede evolucionar a lo que nos apetezca, y eso es bastante punki de planteamiento, sin preocuparnos por estereotipos ni por aparentar. Buscamos tener un grupo que sea saludable y que pueda hacer las canciones que le apetezca, respetando lo que es la seña de identidad. Pienso que aunque hayamos evolucionado, hay un fondito que todavía permanece de aquel Novedades Carminha que era un trío de punk y que tocaba a toda ostia en 30 minutos. Algo conservamos todavía. Si lo piensas, tocamos 25 canciones en una hora y diez minutos que duró el concierto de La Riviera. Es un ritmo bastante guay.

–De Novedades Carminha hay un mantra que se repite mucho, y es que sois una banda que gana mucho en directo. ¿Estás de acuerdo?

–Sí. Empezamos con una actitud más de disfrute personal, de liarla en directo y ahora buscamos que la gente se lo pase guay y baile. Y que vengan no tanto a enfrentarse con nosotros cara a cara, que es lo que sucedía antes. Ahora es más bien incentivar a la peña para que baile y que se lo pase bien. Desde luego, lo del directo es algo que siempre hemos tenido claro, que los discos están para escuchar en casa, pero nuestra música tienes que trasladarla a los directos que vas a hacer a lo largo del año, y eso está guay en el fondo, porque hace que tus canciones cobren más vida y evolucionen respecto a esa versión que decidiste plasmar en un disco.

–Queda muy poco para el Warm Up de Murcia y la temporada festivalera. ¿Cómo la afrontáis este año?

–Con muchísimas ganas. Vamos a empezar a dar caña por los festivales y es lo que más nos gusta. Somos así. Es algo que puede parecer un poco masoquista, porque chupas horas de carretera que flipas y duermes en sitios que nunca es tu casa, pero es la ostia, es lo que nos da la chispita para seguir trabajando y seguir teniendo ganas de andar juntos por ahí, los festivales y el verano. Nos encanta ir a amenizar por ahí el 'cubateo' de las gentes de España (risas).

«No todos tenemos ese resentimiento de fondo de José Antonio Monago hacia la música en general; cada uno puede escuchar lo que quiera»

–¿Haréis gira por salas en la segunda parte del año?

–Sí, en invierno tenemos planteado volver a las salas y repetir en las ciudades importantes, aunque de momento no hay ninguna fecha anunciada. Tenemos planteado no parar nunca. Siempre que podamos, tocaremos.

–Ahora que dices lo de no parar nunca y que cuando acabasteis 'Campeones del mundo' os pusisteis a grabar prácticamente seguido 'Ultraligero', ¿os ha vuelto a pasar?

–Sí, ya estamos componiendo otra vez. Descansamos tras el concierto de La Riviera y decidimos juntarnos para poner sobre el papel cuatro o cinco ideas que ya tenemos, sonidos y ritmos nuevos. Para nosotros, Novedades Carminha es un grupo que se vive de forma continuada. Intentamos que la rueda no pare para mantenernos sanos y en forma.

–En este disco hay varias colaboraciones de muy diversa índole, como Alba Galocha, Erik Urano, Esteban & Manuel y Dellafuente. ¿Con quién os gustaría hacer una?

–Con mucha gente. Si me pongo a pensar, me gustaría hacer una colaboración con Robe Iniesta, de Extremoduro, y con Susana Estrada –actriz, vedette, cantante y mito erótico de la transición–, aunque no sé si estará disponible. Alguna colaboración sexi así. Alguna tenemos preparada, pero no puedo contarlo todavía.

–Una de vuestras frases más célebres en este disco es «aunque te gusten Los Planetas como a todos los puretas, yo te quiero igual». ¿Podrías dejar de querer a alguien por la música que escuchas?

–¡Qué va! Eso me parece de energúmeno. Hay que tener la cabeza ancha y olvidarse de los prejuicios. Cada uno puede escuchar la música que quiera, independientemente de si es música inteligente o de calidad. Es libre de sentirse como quiera y de escuchar lo que quiera. No todos tenemos ese resentimiento de fondo de (José Antonio) Monago –líder del PP extremeño– hacia la música en general. Mola vivir con salud.

Bonus tracks

–¿Qué disco ha marcado tu carrera?
–El primero de Led Zeppelin.
–¿Cuál fue la primera canción que aprendiste a tocar?
–'Smells like teen spirit', de Nirvana.
–¿Qué banda nunca faltaría en un festival organizado por ti?
–Manu Chao, por todos los medios.
–¿Qué canción debería sonar en un bar para que decidieses irte?
–El himno de la Legión, y creo que ni así me salgo del bar.
–¿Cuál es tu mejor recuerdo musical?
–La única vez en mi vida que vi a Rage Against the Machine. Tenía 15 años o así. Fue bastante loco. Ahora el grupo no me pita tanto como antes, pero en su momento me voló bastante la cabeza.
–Un concierto al que asistieras y que te decepcionase.
–De Wavves, un grupo que se puso de moda con la explosión garajera. Los vi en Madrid y me decepcionaron bastante. Igual fue el hype, pero me di un ostiazo de realidad al verlos. No eran tan guais.
–Cuando vas como público a un festival, ¿eres de los que pasas más tiempo en el escenario principal o en los secundarios?
–Soy de ir a lo que me interesa, así que no me importa si es el escenario principal o secundario. Imagino que al secundario, porque muchas veces los cabezas de cartel están muy vistos.
–¿Cuándo fue la última vez que te pusiste nervioso al conocer a alguien?
–Me pasa a menudo. No soy una persona muy tranquila. Cuando conocí a Dellafuente, que fue una sensación muy guay y estaba nervioso por conocer al hombre y no a la máquina.
–¿Liam o Noel?
–Ninguno de los dos.
–Si te llama C. Tangana y te pide una colaboración, ¿qué le contestarías?
–Le diría que claro que sí. Sin ningún problema, que cuando quiera que se pase por el local.