El joven desaparecido en el mar vivía de acogida y quería volver al Sahara

Buzos de Valencia reanudan sin éxito la búsqueda del chico y su familia en Tindouf ya conoce la tragedia El temporal obliga a atracar a un crucero y al rescate de otro hombre que obvió la prohibición de bañarse

M. C. S.ALICANTE

«El mar es como es», asegura resignada la delegada del Pueblo Saharaui en Alicante, Fatma Sidi, cuando se le pregunta por cómo ocurrió la fatalidad, cómo el mar se tragó en Torrevieja, y aún no ha devuelto, el cuerpo de un joven de su país al que ayer continuaban buscando buzos de la Guardia Civil desplazados desde Valencia.

Ahmed Dah iba a cumplir el próximo 11 de octubre la mayoría de edad y su ilusión era regresar este verano al Sahara para poder ver a su familia, refugiada como tantos otros apátridas saharauis en el campamento argelino de Tindouf. El mar, sin embargo, ha truncado ese deseo.

El chico residía con una familia de acogida en Orihuela desde el año 2001, cuando llegó a España en el marco del programa Vacaciones en Paz. Aquí estudiaba en un instituto y podía ser tratado de una perforación en los tímpanos que le producía frecuentes infecciones.

Ahmed desapareció a la una y media de la tarde del sábado en la Cala de los Trabajos, en Torrevieja, tras lanzarse a un agua embravecida que azotaba las rocas con la violencia de un látigo. «El mar estaba muy bravo», recuerda Sidi, y el chaval cometió la imprudencia de retarle. Desgraciadamente, el Mediterráneo no acostumbra a perder ese tipo de pulsos.

Ayer, con la salida del sol, se reanudó la búsqueda con un despliegue mayor que incluía un helicóptero. Cuatro buzos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (Geas) rastrearon los fondos marinos. Sin embargo, al cierre de esta edición no se había encontrado ni rastro del cuerpo.

Mientras tanto, amigos y familiares de acogida esperaban en la costa alguna noticia con el consuelo de la delegada del Pueblo Saharaui en Alicante, Fatma Sidi, quien la misma tarde del sábado transmitió lo que había ocurrido a la familia biológica del chico.

«Muy afligidos»

«Están muy afligidos», explicaba ayer Sidi a La Verdad, «pero no sienten la necesidad de echar la culpa a nadie por lo que ha pasado. Agradecen mucho a la familia de acogida la buena relación que tenía con Ahmed y el gran esfuerzo que han hecho por él todos estos años». Según la representante saharaui, el «anhelo» del muchacho era volver este verano a Tindouf, pero no iba a ser posible por los trámites burocráticos.

Sidi quiso destacar las muestras de solidaridad de las autoridades, entre ellas la Generalitat, que se ha ofrecido a repatriar los restos del desaparecido cuando el mar se decida a devolverlos.

Aunque la situación en tierra mejoró, el mar continuó ayer muy revuelto. Un bañista de 55 años que obvió la bandera roja fue rescatado en la Playa de San Juan con síntomas de ahogamiento e ingresó grave en el Hospital Universitario, informa Efe. Mientras tanto, un crucero que había zarpado de Algeciras y se dirigía a Valencia tuvo que pedir autorización para efectuar un atraque forzoso en el puerto de Alicante.