«Queremos ayudar a los niños a no caer en las drogas, a no ser violentos y a no robar»

Los 'Hip Hop Roots' visitan la Escuela de Música Intercultural para apoyarla y colaborar con ella «La música es la terapia del mundo», afirma Marquinhos Brown, hermano del músico brasileño Carlinhos

MIRIAM SÁNCHEZALICANTE

Los Hip Hop Roots, antiguos niños de Candeal, traen toda la alegría y la ilusión de los ritmos tropicales y fusión para apoyar a la Escuela de Música Intercultural de la Zona Norte de Alicante, que abrió sus puertas hace escasamente un mes.

Dedé, Junior, Elder y Marquinhos Brown (hermano de Carlinhos Brown) son los componentes de este grupo musical, nacido de una iniciativa gracias a la cual miles de niños han dejado las drogas y el robo en su país. Hoy quieren apoyar esta iniciativa en Alicante.

Por ello, ayer anunciaron, junto con Virgilio Candela, presidente de la Asociación Cultural Dánae, y Asunción Sánchez Zaplana, concejala de Acción Social del Ayuntamiento de Alicante, su deseo de participar y ayudar a esta nueva escuela.

«No hemos venido a enseñar a nadie», afirma Marquinhos Brown, «todos tienen una musicalidad en su corazón, y queremos ayudar a sacarla». Marquinhos explica que ellos, a pesar del éxito de su grupo musical, aún son alumnos y les queda mucho por aprender. Elder, otro miembro del grupo, insiste en que «estamos aquí para ayudar a los chavales porque tenemos algo que transmitir», lo que le quieren hacer ver a los menores que participan en la escuela es que «los grandes músicos tienen que aprender disciplina, educación» y afirma que entre los jóvenes de la Zona Norte y los niños de Candeal, de los que ellos mismos formaron parte, «no hay diferencia».

Formación

La Escuela de Música Intercultural de la Zona Norte se desarrolla los martes y los sábados, y es uno de los muchos proyectos dentro del Plan Integral de la Zona Norte. «A fecha de hoy, hemos hecho tres ensayos generales y tenemos unos 30 niños de edades entre 9 y 14 años de Bulgaria, Rusia, Guinea Ecuatorial...», cuenta Candela. En la escuela los niños aprenden expresión corporal, terapia de la risa y les muestran documentales con carga social y sobre su propio barrio, del que son parte y futuro y, por supuesto, percusión, samba y capoeira.

Estos jóvenes artistas participarán mañana, de 19.00 a 21.30 horas, en un espectáculo de música y baile, en el Anfiteatro del parque Lo Morant, y el sábado visitarán las instalaciones de la escuela intercultural, en el centro Gastón Castelló para hablar con los niños y darles una clase magistral. «La clase va a ser una experiencia para nosotros. Estamos para ayudar a los niños y apoyarles para no caer en la droga, no ser violentos con la familia y no robar», explica Brown.

Virgilio Candela, presidente de la Asociación Cultural Dánae, que da vida a este proyecto, afirma que es «un sueño compartir mesa con estos grandes músicos» y cuenta que para él son una fuente de inspiración y un modelo a seguir, ya que los Hip Hop Roots fueron, no hace mucho, niños del barrio de Candeal y, gracias a Carlinhos Brown y su proyecto, hoy en día su vida ha cambiado totalmente, no han caído en las drogas ni en la delincuencia juvenil.

Tanto Asunción Sánchez Zaplana como Virgilio Candela agradecieron a los músicos su colaboración y apoyo y explicaron que desean poder hacer un intercambio cultural entre los niños de Pracatum, la escuela que Carlinhos Brown fundó en Candeal, y los jóvenes de la Zona Norte en el futuro. Además, Candela dijo que esperan ejercer una colaboración de manera más seria con Candeal en forma de colaboración internacional, «sobre todo con la gente joven».

«La música es la terapia para el mundo», afirma Marquinhos Brown, «esa frase aparece en el documental El Milagro de Candeal y es muy cierto». Brown cree que la música es la mejor opción, ya que, según dice, en los barrios marginales, los niños tienen dos opciones: las drogas, con las que sacan dinero rápido, pero que a largo plazo les destroza la vida y, por otro lado, la música, que es un camino más arduo y difícil, pero que a la larga les depara muchas satisfacciones y una vida sana y plena. «Nuestra intención es que cada vez más chavales se vayan al lado de la música», dice.