Ricardo Molina llega a Alicante dispuesto a competir con Unanua

El joven portero viene de la UD Almería para darlo «todo» con tal de ser titular El andaluz ve «poca diferencia» entre su anterior club y el cuadro celeste

L. V.ALICANTE
A PELEAR. Unanua se enfunda los guantes dispuesto a pelear por el puesto. / LOLA GUIL/
A PELEAR. Unanua se enfunda los guantes dispuesto a pelear por el puesto. / LOLA GUIL

El portero Ricardo Molina sabe que tiene un difícil reto por delante. Es consciente de la dificultad que encontrará en el Alicante para ser el guardameta titular, teniendo por delante al veterano Jesús Unanua. En sus dos años en la entidad celeste, el navarro se ha asentado en la portería alicantinista, pero el almeriense Ricardo Molina afirmó ayer, a su llegada a Alicante, que dará «todo» para competir por la plaza entre los tres palos.

Ricardo al Alicante desde la UD Almería. El almeriense llegó hasta el primer equipo de su tierra pasando por todas las categorías inferiores. Por tanto, es la primera vez que abandona su tierra, aunque dijo estar «contento e ilusionado» con la nueva etapa que inicia. «Es una oportunidad única llegar a uno de los clubes punteros de Segunda B, con el objetivo de ascender a Segunda», comentó el andaluz.

El jugador almeriense hizo hincapié en que es consciente de que llega a un club con objetivos ambiciosos y en el que la competencia será duda, pero no dio por perdida la titularidad a favor de Unanua. «En el fútbol nunca se sabe y llego dispuesto a luchar, a trabajar, a ser solidario y luego el míster es el que decide», dijo.

Compañero y rival de Unanua, pero también alumno, como apunta Ricardo: «Unanua es todo un veterano del que voy a intentar aprender muchísimo y con el que voy a intentar competir todo lo que pueda», agregó.

Sólo conoce la historia más reciente del Alicante, y también la más triste, la de las tres últimas temporadas, en las que el Alicante ha estado a un paso de ascender a Segunda. Un final de campaña que espera no vivir en sus carnes: «Este es un año nuevo, un año para seguir luchando y creyendo que es posible», reafirma sus creencias.

«Todos somos conscientes de que esto no es sólo la competición regular, sino que luego viene una liguilla que es complicada», apunta sabiamente.

Pese a la diferencia de categorías, Ricardo se mostró «sorprendido» por las pocas diferencias que ha encontrado entre su ex equipo el Almería y el Alicante y se mostró seguro de no haberse equivocado con su elección de jugar en el club alicantinista.

«Lo que más me ha sorprendido es que, viniendo de un Almería que ha ascendido a Primera División, la poca diferencia que hay en todo: a nivel de club, de medios, de compañeros, de vestuario. Estoy muy sorprendido y muy contento de poder estar en un equipo profesional, aunque sea en Segunda B», señaló.

La ciudad, la afición y el nivel de sus compañeros le supone un aliciente importante: «Esto es un paso adelante para mí, es una nueva etapa y supone la posibilidad de disfrutar de minutos y conseguir logros», concluyó el cancerbero, que podría debutar en alguno de los cinco amistosos que ha firmado el Alicante esta pretemporada.

El compromiso más importante del equipo de Granero es el que les enfrentará al Real Murcia el próximo 5 de agosto en el Rico Pérez en la 13ª edición del trofeo Amaro González. El resto son compromisos contra rivales de Tercera División, aunque la dirección trabaja para cerrar otros dos amistosos en pretemporada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos