Un 'Inferno' con giros de 360º en Terra Mítica

La nueva atracción del parque alcanzará una velocidad máxima de 60 kilómetros por hora La tecnología más avanzada y los últimos diseños la sitúa entre las de cuarta generación

EFEBENIDORM
EXPECTACIÓN. Una visitante del parque observa desde tierra las evoluciones de Inferno. / EFE/
EXPECTACIÓN. Una visitante del parque observa desde tierra las evoluciones de Inferno. / EFE

El parque temático Terra Mítica puso ayer en funcionamiento Inferno, una montaña rusa única en el mundo que, pese a sus reducidas dimensiones, proporciona «una gran intensidad de sensaciones en pocos segundos», con giros de hasta 360 grados y una velocidad máxima de 60 kilómetros por hora.

La atracción, cuyo presupuesto ascendió a tres millones de euros, ha sido diseñada por la empresa suiza Intamin y se encuentra ubicada en el área de Roma del parque de atracciones, donde ocupa una superficie de 400 metros cuadrados.

El director general del complejo, John Fitzgerald, presentó esta atracción, que es una de las dos apuestas de la temporada y que se completará la próxima semana con la llegada de El Infinito, otra instalación al aire libre.

«Cuando compras atracciones para parques temáticos puedes adquirir algo que todos deben tener. Pero a veces se adquieren otro tipo de elementos, que son novedosos y que no existen en otra parte del mundo», resaltó Fitzgerald, quien precisó que esta atracción se ha construido simultáneamente para Benidorm y para un parque finlandés, de idénticas características al de aquí.

Según fuentes del parque, Inferno pertenece a las montañas rusas llamadas de cuarta generación, que utilizan la tecnología más avanzada y los últimos diseños, para hacerse notar entre el resto de las atracciones que ya contiene el parque.

Tiene un recorrido de 140 metros que se asemeja a una gran letra ese con tramos irregulares y pequeñas oscilaciones que provocan inestabilidad, y en cuyo punto más alto, situado a 26 metros de altura, adquiere la velocidad necesaria para completar el recorrido.

A partir de este punto, que se alcanza en tan sólo diez segundos, y hasta la estación de embarque, la intensidad de la atracción crece con giros, sobre su propio eje, de 360 grados que harán subir la adrenalina a más de uno, pues el cuerpo del usuario rodará sobre el mismo a tal velocidad que apenas podrá darse cuenta de las rotaciones.

La instalación cuenta con tres vehículos con capacidad para ocho personas cada uno y, según las fuentes del parque temático, podrá transportar cerca de 640 pasajeros por hora. Esto es posible gracias a la rapidez con la que se realizan las labores operativas de la atracción, al cargar y descargar usuarios en sólo ochenta segundos.

Fitzgerald destacó la apuesta de Terra Mítica por «atracciones al aire libre que den emociones fuertes», cuyo objetivo es propiciar «un ambiente alegre» en el parque temático y «con gente que esté disfrutando en espacios abiertos».

El director general del complejo atribuyó la apertura de Inferno durante la temporada y no en su inicio a «tener algo nuevo para vender justo cuando hay más visitas», al tiempo que reconoció «las relativas dificultades» que han existido al tener que desarrollar «comprobaciones muy profundas».

Desde hoy, a cualquier visitante de Terra Mítica se le hará más difícil no escuchar ni un solo grito. Y es que, año tras año, las atracciones que llegan son más fuertes y, con ellas, los gritos de miedo y adrenalina también. Inferno se suma a Tizona, llegada al parque en 2003, Synkope (2004) y Aquiles (2005), que se basan en el mismo criterio de «sensaciones extremas», algo en común que tienen todas las atracciones denominadas de cuarta generación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos