El CBM Mustang Elche se convierte en el mejor equipo de Primera Nacional

Las ilicitanas acaban la fase con el billete a División de Honor y campeonas de liga José Francisco Aldeguer continuará al frente del equipo la próxima temporada

JERÓNIMO TORMOELCHE
CAMPEONAS. Nedelcu, Ade, Ana y Esther celebran el ascenso con la Copa de campeonas./ A.F./
CAMPEONAS. Nedelcu, Ade, Ana y Esther celebran el ascenso con la Copa de campeonas./ A.F.

El Pabellón de Carrús se convirtió en una fiesta el sábado por la tarde cuando el cronómetro de la pista ilicitana marcó el final del encuentro entre el Mustang Elche y el Málaga.

El reloj se paraba para que la fiesta por el ascenso a División de Honor del equipo ilicitano comenzase. Después de una temporada cargada de tensión y nervios, en la que hasta el último partido de fase regular el equipo no sabía si podría disputar la fase de ascenso por una absurda sanción, el equipo de Aldeguer volvía al altar de los equipos de balonmano femenino. Tan sólo tenía que pasar un año en el destierro para volver al lugar al que sólo tienen acceso los mejores.

José Francisco Aldeguer, entrenador del equipo, destacaba el sufrimiento que se había tenido que vivir durante el encuentro. «Ha sido difícil. Los nervios de ir por delante durante todo el partido con una gran ventaja, y ver que el Málaga se acercaba peligrosamente en el marcador han hecho que sufriéramos mucho».

Una vez logrado el ascenso, y con la seguridad de que Aldeguer continuará al frente del equipo la próxima temporada, el entrenador de balonmano destacaba la importancia de conseguir hacer un equipo competitivo para afrontar el regreso a División de Honor con garantías. «Ahora vamos a luchar para conseguir el mayor presupuesto posible para estar entre las grandes pero lo importante es que lo hemos vuelto a lograr con mucha gente de la cantera y eso es muy importante para el club. Nos basamos en gente de casa».

Un trabajo de base que se ve recompensado con seis equipos jugando competiciones nacionales, dos juveniles, dos cadetes masculinos y dos cadetes femeninos.

A la primera

El Mustang tenía dos oportunidades para conseguir el ascenso, sin embargo, las ilicitanas no quisieron dejar los deberes para última hora como confesaba la capitana del equipo, Raquel Rosique. «Teníamos dos oportunidades pero queríamos conseguirlo a la primera para demostrar a la gente que luchando lo podíamos conseguir».

La ilicitana destacaba además la experiencia que han logrado en esta campaña en la que la igualdad en los marcadores ha hecho que las jugadoras hayan adquirido madurez a la hora de finalizar los encuentros. «Hemos tenido la ventaja de haber disputado esta temporada partidos muy disputados en los que hemos sabido adquirir experiencia a la hora de levantar resultados. Eso es algo que el Málaga o ha sabido hacer y ha jugado a nuestro favor».

La máxima anotadora del partido, la rumana Nedelcu, explicaba como se había vivido el partido dentro de la cancha. «Mucha tensión pero a la vez mucha alegría, hemos sufrido pero estoy muy contenta porque ha valido la pena. No tengo palabras para explicarlo». La rumana no podía contener las lágrimas de emoción tras el partido y descargaba la tensión vivida durante la temporada.

Por su parte, la portera Ade, restaba importancia a su buena actuación y concedía el mérito del ascenso «a todo el conjunto, al bloque» y descubría que «cuando faltaba un minuto para acabar el partido y teníamos una renta de tres goles de ventaja pude mirar el pabellón y sentir la importancia de lo que estábamos consiguiendo».

Un ascenso que permitirá a las ilicitanas pasear de nuevo el nombre del equipo de Elche por las pistas más importantes del balonmano femenino nacional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos